domingo, 23 de enero de 2011

si yo no tengo tiempo de hacerlo, Tú encargarás a otro




¿Qué bueno es para mí vivir Contigo, Señor!
¡Qué confortante me resulta creer en Ti!
Cuando mi espíritu desfallece y deja de comprender,
cuando los hombres más inteligentes no ven más allá del fin del día
e ignoran qué deberan hacer mañana,
Tú me mandas la clara certidumbre de Tu existencia
y del cuidado que pones en que no se cierren todas las puertas del bien.

Llegado a la cumbre de la gloria terrena,
miro con sorpresa el camino recorrido
y que en soledad jamás yo habría descubierto,
un sorprendente camino que a través de la falta de esperanza,
me ha conducido hacia este lugar desde el cual he podido
devolver a la humanidad el reflejo de Tus rayos.

Y Tú seguirás dejándome reflejarlos en la medida en que esto sea necesario.
Y si yo no tengo tiempo de hacerlo, Tú encargarás a otro que lo haga.

PLEGARIA, Alexander Solzhenitsyn.

4 comentarios:

  1. ¡Que hermosa oración!
    Para decirla a cada instante.
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. ¿quienes son los de la foto que nos miran con esas caras tan misteriosas? parecen de un campo de concentración pero no estoy muy segura ¿quienes son estos que miran desde sus literas y sus miradas nos atraviesan como dardos ?

    ResponderEliminar
  3. Es una foto tomada en un gulag soviético.

    ResponderEliminar
  4. Hambriento y rabioso, yo sabía que nada en el mundo me obligaría a suicidarme. Fue justamente entonces cuando empecé a comprender la esencia del gran instinto de la vida, esa cualidad de la que está dotado en grado sumo el hombre. Los caballos morían por culpa del Norte, por el extenuante trabajo, por la mala comida, por los golpes, y aunque todo ello se les aplicara con mil veces menos dureza que a los hombres, de todos modos morían antes que ellos. Y entonces comprendí lo más importante: que el hombre se hizo hombre no porque fuera una criatura divina o porque estuviera dotado de un fantástico dedo pulgar en cada mano. No, si no porque era físicamente más fuerte, más resistente que el resto de los animales, y más tarde había sabido poner sus principios espirituales al servicio de su ser físico".Esto dice otro superviviente de un Gulagen el libro 'memorias de Kolimac

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, este es un espacio de escucha y oración.