lunes, 11 de diciembre de 2017

Quién dará testimonio

¡Qué breve fue la nube!
¿Quién dará testimonio de su pequeña historia?
De su fecha y su instante,
de su morir en vuelo, desintegrada, sola.

Concha Lagos en Tema fundamental (Ágora, Madrid, 1961).

https://franciscocenamor.blogspot.fr/2010/01/poema-del-dia-quien-dara-testimonio-de.html

sábado, 9 de diciembre de 2017

¿Conoces a alguien que piensa en el suicidio?



Lo más importante es estar a su lado, escucharle y no dejarla sola.
Escuchar NO ES FACIL, tenemos que controlar el deseo de decir algo, de hacer comentarios, de especificar o ampliar el relato.

No sólo se trata de escuchar los hechos que nos exponen sino de entender los sentimientos que producen en la persona. Se trata de ponerse en la situación del que sufre para poder comprenderle.

Las personas al borde del suicidio necesitan: 

1. Que se les escuche, de manera sincera. Sin juzgarles, ni hacer reproches, ni dando opiniones.
2. Alguien en quien puedan confiar y que se preocupe por ellas, que les hable con calma y les tranquilice.
3. No quedarse solos en ningún momento y sentirse protegidos.
4. Que se les acompañe a un profesional lo antes posible.

martes, 5 de diciembre de 2017

“Yo intenté quitarme la vida” - René Severin, herrero:




“Un tipo me golpeó y me decía: ‘Hey, despiértate’. Y luego escuché: ‘Está respirando’. Llamaron a una ambulancia y me desperté por completo en ella, con mucho, mucho dolor. Lo único que podía pensar era en mi mamá. Me preguntaron a quién llamar y dije que a ella, de inmediato. Yo no era cercano a mi familia, pero es familia. Siguen ahí para mí todavía. Mi tía, al verme, me dijo: ‘No puedo creer que hicieras eso, hemos debido apoyarte más’. Odio cuando la gente hace eso, intentar culparse ellos. No, no es tu culpa. Es mi culpa y soy el único culpable. No quiero que nadie cargue esa cruz”. | Foto: Cortesía Dese’Rae L. Stage | Univision


Encuéntralo en este enlace: http://uni.vi/14P6100FM9p

viernes, 1 de diciembre de 2017

La voz

Estaba, yo no sé, como buscando,
en acecho, a la espera, detenida,
inclinada en el puente, por si el agua...
Y, de pronto, casi remotamente,
¡la voz!

Yo no sé.
La voz, el agua...
¿Se me fuga el principio de la historia,
o es que nunca lo tuvo?
Yo no sé.
Detenida me estaba a la espera, acechando,
cuando sonó la voz

¡La voz! ¡La voz!
Por el agua la voz, sí por el agua.

Concha Lagos en Tema fundamental (Ágora, Madrid, 1961).

https://franciscocenamor.blogspot.fr/2009/11/poema-del-dia-la-voz-de-concha-lagos.html

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Anorexia - ¿Qué pueden hacer los amigos?


Los amigos tenéis un papel muy importante a la hora de darle soporte y apoyo a una persona afectada por un trastorno de la conducta alimentaria, pero lamentablemente no podéis curarla, esto es tarea de los profesionales que le hacen el tratamiento. A continuación te facilitamos algunas pautas que pueden orientarte sobre cómo actuar con la persona afectada:


¿Qué hacer?

  • Escuchar la persona y mostrarse comprensivo con su situación. Aunque te pueda parecer que no es mucho, saber escuchar a la persona es una gran ayuda para ella.
  • Animar a la persona a que pida ayuda profesional. Esto es fundamental porque una personsa se puede recuperar de un trastorno de la conducta alimentaria siempre y cuando haga tratamiento con profesionales especializados. Por la forma en cómo se desarrollan estos trastornos es habitual que la persona no acceda a recibir tratamiento. Si se encuentra en esta situación insiste en la necesidad de que reciba ayuda profesional. 
  • Si a pesar de insistir en la necesidad de que reciba tratamiento la persona continúa negándose lo mejor que se puede hacer es decirle que se vea en la obligación de hablar con sus familiares, especialmente si la persona afectada es menor de edad, para que busquen ayuda profesional. Seguramente la familia también habrá identificado las señales de alerta, pero siempre es conveniente que reciba información de parte de los amigos del afectado/a. Dando este paso es muy probable que la persona se moleste con vosotro, pero más adelante lo entenderá y lo os agradecerá sinceramente. 
  • Si tenéis la sospecha de que habla con "amigos/as" por Internet con los que conversa sobre cómo adelgazar, disimular delante los padres, etc., es muy importante que le demostréis que vosotros sí sois amigos de verdad porque lo que queréis no es que adelgace, sino que lo que queréis es que tenga salud y bienestar. También es necesario que sus padres se enteren de estas "amistades" virtuales para que las puedan alejar.

¿Qué NO hacer?

  • Ocultar la enfermedad. Es muy probable que la persona afectada os cuente, porque confía en vosotros, lo que le está pasando y, además, le pida que no le explique a nadie, especialmente a sus padres y familiares. Si accedemos a esta petición estaremos, en realidad, favoreciendo la enfermedad.
Si crees que un amigo/a puede estar sufriendo un trastorno de la conducta alimentaria, contacta con ACAB en el siguiente formulario: http://www.acab.org/es/que-son-los-trastornos-de-la-conducta-alimentaria/que-pueden-hacer-los-amigos

sábado, 25 de noviembre de 2017

El Cristo en quien no creía la rescató de una vida de depresión crónica y tres intentos de suicidio



La vida de Milly Gualteroni no tenía la brillantez que aparentaban sus éxitos profesionales.





Grandes opinadores de medios de comunicación italianos no han ocultado su impresión ante el testimonio de conversión de Milly Gualteroni, su influyente compañera de profesión, celebrada periodista habitual de las páginas del Cosmopolitan o el Panorama y de los principales diarios nacionales, que disfrutaba de una sólida presencia en los círculos más glamurosos e influyentes de Milán.

Lo ha dejado por escrito en un libro electrizante, el relato y profundo en su aproximación a los males sufridos por ella y a los bienes recibidos de Dios al final de un recorrido vital atormentado. Arrancada del abismo. De los psicofármacos a la fe (Voz de Papel) acaba de publicarse en España tras agotar ya cuatro ediciones en Italia en menos de dos años.


Pincha aquí para adquirir ahora Arrancada del abismo, de Milly Gualteroni.

Con una formación cosmopolita en Estados Unidos y Europa, especializada en Lengua y Literatura Inglesas, la fachada de esplendor de sus éxitos profesionales escondía un drama recurrente y muy temido por ella. Dos veces al año, en torno a los aniversarios de dos hechos que traumatizaron su juventud, sencillamente se hundía en una depresión devastadora que la destruía hasta el extremo. No había conseguido superar los efectos del suicidio de su hermano mayor en 1971, cuando ella tenía 13 años, y de su padre en 1975 cuando ella tenía 18.

Tres intentos de suicidio
Ya en su vida adulta, cuando caía la careta que se ponía en las tertulias políticas y los círculos sociales, aparecía esa realidad de la depresión y de los psicofármacos. Insomnnio, aislamiento, un recorrido de un psiquiatra a otro, de una estancia hospitalaria a otra a la búsqueda de un tratamiento que nunca fue eficaz pero implicaba un continuo trasiego de pastillas.

Intentó suicidarse tres veces a lo largo de unos años marcados por los fármacos y las terapias. Arrojándose a un río, por sobredosis... Sufría además inconscientemente la herida viva de una agresión sexual sufrida en el pasado que su psique había sepultado en un olvido aparente.

Y cuando su descenso a los infiernos parecía completo… irrumpió el Misterio, y esta mujer racionalista que ironizaba sobre la religión empezó a ser protagonista de sucesos impresionantes e inexplicables. Una Luz inesperada liberó su cuerpo y su alma. Y volvió la fe en Alguien que, de forma discreta y amorosa, nunca había dejado de tenderle la mano.

En algún caso, de forma casi literal, como cuando, en su primer intento de suicidio, se debatía por no ahogarse tras lanzarse a unas aguas donde no debía haber habido nadie para rescatarla, pero su instinto vital pidió socorro. O como cuando, en la cripta del Duomo de Milán, pudo poner nombre (Jesús) a una presencia amorosa que le llevaba a una paz desconocida, y al mismo tiempo a exigencias inasumibles para una persona alejada hasta entonces de Él. Las lágrimas que derramó entonces no fueron las lágrimas estériles a las que estaba acostumbrada, sino un impulso decisivo a un cambio de vida.

Tres impactos de la obra
Vittorio Messori, amigo personal de Milly, destaca el valor de estas confesiones en las que lo sobrenatural está muy presente en la vida de alguien que había ido rechazando paulatinamente a Dios desde su adolescencia: "Rosanna, mi mujer, y yo, que la conocemos personalmente muy bien, sabemos hasta qué punto es ajeno a ella la sospecha de ser una crédula visionaria... Su temperamento es positivista, alejado de cierta mística demasiado ilusoria... Si Milly se ha decidido a confesarlo todo, pero absolutamente todo, incluidos algunos episodios tan perturbadores como inexplicables, sin duda no es para sí misma, sino para los demás", explica el escritor, quien añade que "el misterio de lo sobrenatural tiene un papel decisivo en este relato conmovedor de deseo de muerte y de imprevista resurrección".


Milly Gualteroni, junto a monseñor Angelo Riva y Vittorio Messori en la presentación de Arrancada del abismo en Como.

"Es un mensaje positivo para todos", afirma el vaticanista Andrea Tornielli sobre estas páginas: "Para quien busca y para quien sufre del mismo mal oscuro. También para quien quiere enfrentarse con los dramas más profundos de la vida, que tienen que ver con los abismos del alma".

"Esta historia emocionante y realista se lee en un suspiro", confirma Antonia Arslan en Famiglia Cristiana: "Es el viento de Dios que irrumpe, susurrándole al oído, penetrando en sus defensas y sustituyendo la desesperación por esperanza y haciéndole descubrir la intensidad de su Amor".

Carismáticos y monasterios
El relato de Milly Gualteroni adquiere, tras la dureza de una vida de sufrimiento interior, el aire vibrante de una fe y una esperanza reconquistadas hace muy pocos años.

Arrancada del abismo es un expresivo título de significación espiritual que también refleja la mano que tiró de ella para salvarla de su primer intento de darse muerte. Es la historia de una salvación del alma, y también de una salvación de la mente por la salvación del alma.


Milly Gualteroni, durante la presentación de una vida de Luigi Giussani, fundador de Comunión y Liberación.

Milly, poco amiga -como recuerda su amigo Messori- de las manifestaciones expansivas de religiosidad, vivió sorprendentes historias en círculos carismáticos. Ha nutrido su reencontrada experiencia de fe en varios movimientos eclesiales. Y, como en las viejas historias de redención, tuvo sabios monjes cuyos buenos consejos seguir.

Es lo que hace más universal su experiencia, más allá de la concreta circunstancia de la depresión que ha superado. "De las tribulaciones y de un largo camino de errores ha nacido una persona nueva, en la que finalmente ha podido tomar forma mi verdadero ser", resume Gualteroni: "Porque, en el fondo, mi depresión era también una especie de des-personalización; la pérdida de mi verdadera identidad de Persona, la que puede crecer y madurar en el armonioso interactuar de cuerpo, mente y alma espiritual". Y ¿quién no puede decir que no necesita también esa armonía?

Pincha aquí para adquirir ahora Arrancada del abismo: https://www.ociohispano.es/libro/arrancada-del-abismo/



martes, 21 de noviembre de 2017

Hasta saber la orilla

Por cuánto tiempo sin medir palabras,
gritando la dureza de la roca,
sin reparar en su camino largo
hasta saber la orilla verdadera.

Frente a la anchura azul clavó la proa.
Qué ternura deshecha golpe a golpe,
dueña ya del secreto y penetrada.

Concha Lagos en Tema fundamental (Ágora, Madrid, 1961).

http://franciscocenamor.blogspot.com.es/2010/06/poema-del-dia-hasta-saber-la-orilla-de.html

domingo, 19 de noviembre de 2017

Depresión y suicidio infantil


La clínica para la depresión infantil

  • Afecta diferentes aspectos (nivel cognitivo, nivel afectivo, nivel motriz).
  • Se acostumbra a apreciar tanto el principio como el final.
  • Afecta el humor: el niño se siente triste, llora con facilidad, es incapaz de encontrar disfrute en diferentes cosas que antes le hacían sonreír,…
  • En el aspecto cognitivo apreciamos que su cognición, sus pensamientos están distorsionados, parece haberse alterado la capacidad de comprensión y la capacidad de atención.
  • En el aspecto psicomotor se cansan sin motivo y su actividad desciende a pasos agigantados.
  • Se perciben también aspectos psicosomáticos: alteración del sueño, alteración en el comer, pérdida de apetito, cefaleas, vómitos, enuresis o dolores abdominales.
La prevención se hace muy difícil por impedimento en incidir en su entorno inmediato.

Factores de riesgo de la depresión

  • Un entorno familiar desorganizado.
  • Depresiones de los padres.
  • Enfermedades psiquiátricas de los padres.
  • Situaciones escolares y sociales adversas.
  • Patologías orgánicas o psicológicas en el niño.
A lo largo de la historia diferentes modelos han tratado de dar explicación a la Depresión infantil. Podemos agruparlos en dos grandes bloques:
  1. Modelo Biológico
  2. Modelo Psicológico
El modelo biológico dice que la depresión infantil se produce por una alteración de los neurotransmisores y la manera de tratar será mediante la administración de psicofármacos.
En el modelo psicológico podemos distinguir tres corrientes:
  1. Psicoanálisis: Cree que la depresión se produce por la pérdida de un objeto. El objeto puede ser la autoestima o la muerte de un ser querido.
  2. Conductual: Se cree que la depresión infantil se produce por falta de reforzamientos.
  3. Cognitiva: Postulan que el niño se deprime porque tiene unas distorsiones cognitivas respecto a:
    • sí mismo
    • el mundo que lo envuelve
    • el futuro

Evaluación de la depresión infantil

  • Pruebas psicofisiológicas
  • Pruebas psicológicas dentro de las cuales destacamos:
    1. Escalas autoevaluativas como el CDI o el BIRLENSON.
    2. Escalas heteroevaluativas para que contesten los padres, otros adultos o inclusive sus propios compañeros.
    3. Entrevistas estructuradas como la DISC.
    4. Entrevistas semiestructuradas como la POZNANSKI.
El concepto de muerte en el niño se va adquiriendo progresivamente. Según Piaget, el concepto de muerte irreversible el niño no lo adquiere hasta los 12 años.
El niño potencialmente suicida tendría ideas patológicas de muerte; son niños que piensan más en la muerte que otros. A nivel cognitivo están mucho más desestructurados, viven los fracasos de forma más grave de lo que realmente es, sin encontrar vías alternativas de solución.

La conducta suicida pasa por cuatro fases

  1. Ideación suicida.
  2. Amenazas.
  3. Intentos (de muy leves a muy severos).
  4. Suicidio consumado.
La frecuencia del suicidio consumado es pequeño por debajo de los 14 años, pero existe. Muchas veces son los propios padres los que no lo declaran como tal. El impacto para los padres es terrible tanto por el hecho en sí como por la sociedad que los señala. Esto provoca que a menudo se sienten culpables y nieguen el hecho hablando de accidentes, lo cual es menos traumatizante.
Es importante incidir en los factores de riesgo para prevenirlos. Destacamos los siguientes factores de riesgo inherentes en el propio niño:
  • Concepto de muerte.
  • Funcionamiento cognitivo (tipo de pensamientos).
  • Depresión.
  • Agresividad, hiperquinesia.
  • Falta de comunicación.
  • Motivacional.
El niño suicida tiene más variaciones en el concepto de la muerte, piensa más en ella como un fenómeno reversible.
El niño suicida vive el fracaso escolar como un fenómeno sin solución. Su capacidad de pensamiento es limitada y poseen visión de túnel lo que les imposibilita encontrar alternativas viables.
Algunas motivaciones inmediatas que provocan el suicidio infantil pueden ser los intentos de venganza, dejar de ser una molestia, el abuso o maltrato, cualquier síntoma de perturbación familiar.
Toda experiencia negativa de la primera infancia puede provocar el suicidio infantil.
La terapia a seguir frente a la ideación suicida es la cognitiva y si el entorno familiar es nocivo deberá separarse al niño se ese entorno perturbador.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

“Yo intenté quitarme la vida” Cecelia Markow,




Estudiante y músico: “En un Día de San Valentín mi novio en ese entonces me violó. Después la relación se deterioró y luego tuve problemas de memoria, lo que hizo que mis calificaciones en la universidad empeoraran. Justo antes del intento estaba tratando de no pensar en todas las cosas malas cuando todas explotaron. Horriblemente. Decidí que ya no quería manejarlo porque no podía. Los medicamentos no funcionaban. A quienes pueden estar atravesando una situación similar les digo
que por más que cueste, salgan del agua. Recuerden a todos los que los aman y a quienes ustedes aman. Es asombroso porque a mí me cuesta tanto pensar de forma positiva, pero quiero que la gente sepa que no importa cuán dura sea una situación, siempre hay alguien allí que te ama y que te quiere aquí”. | Foto: Cortesía Dese’Rae L. Stage | Univision


Encuéntralo en este enlace: http://uni.vi/14P6100FM9p

sábado, 11 de noviembre de 2017

En las rojas auroras



Eran muchos paisajes ya por dentro,
mucho mar de la vida
y mucho navegar contra corriente.

Árboles gigantescos
le prestaron su sombra.
Otra vez campo joven
le pedía la sangre.

En las rojas auroras,
un galopar de vida
la bañaba de luz hasta inundarle
las bóvedas del sueño.

Era ya un ir sin tregua,
una prisa de estreno
por la andadura alegre.

En los pámpanos tersos
brillaba la esperanza.
Todo se le ofrecía
más allá de las cimas.

Concha Lagos en Tema fundamental (Ágora, Madrid, 1961).

https://franciscocenamor.blogspot.fr/2010/05/poema-del-dia-en-las-rojas-auroras-de.html

jueves, 9 de noviembre de 2017

Viviendo con la Autolesión

Por mucho que quisiéramos, la conducta de autolesión no es algo que se pueda esconder en un rinconcito de tu vida donde no afectará a nadie más. Inclusive después de que se ha detenido, sigue afectando tu personalidad y la forma en que interactúas con la gente.
Las cicatrices se desvanecen, pero nunca desaparecen completamente. Los sentimientos de alienación pueden disminuir, pero en el fondo todavía están al acecho. Si todavía te estás haciendo daño activamente, la vida se hace aún más complicada. Esta página se propone ofrecer algunas respuestas referentes a los dilemas únicos de la conducta de autolesión que forman parte de tu vida.




Hacerlo Público

Admitir ante las personas que rodean tu vida que te haces daño es parecido desde muchos puntos de vista al proceso de reconocerse como gay o bisexual. Aquí hay una lista que adaptamos de Bass y Kayfman (1996) de cosas a considerar cuando decides contarles a aquellos que decidas tu modo de enfrentarte a la tensión.
Podemos suponer que les contarás a las personas que están cerca de ti sobre tu conducta de autolesión (automutilación) durante una conversación, pero ésta no es la única forma de revelarlo. Algunas personas han descubierto que anotar todo lo que quieren decir y mostrárselo a alguien les ha funcionado.
Si eliges este acercamiento, sigue las pautas generales que se señalan a continuación y asegúrate de estar disponible para la discusión después de que la persona haya leído lo que le has escrito.
Si quieres contárselo a alguien a través del correo electrónico, yo sugeriría que después de mandarlo te comuniques con ellos ya sea por chat o por teléfono.
Otra forma que me han reportado que ha sido muy efectiva es mandarles la dirección de este sitio: www.autolesion.com. De esta forma ya vas a tener con ellos un lenguaje común y es más fácil comunicar y explicar lo que te está pasando.

Ahora lo que debes de considerar:

► Dale tiempo a la otra persona para que lo asimile, aunque – si la sigues y te dice que “le gustaría pensar en ello un ratito,” dale espacio. Pídele que te avise cuando esté lista para hablar, y déjala ir.
► Sé sensible ante los sentimientos de la otra persona.
Puede ser casi tan difícil para ella/él oírlo como lo es para ti decirlo. Date cuenta que las personas probablemente se pregunten qué hicieron mal o cómo podrían haber impedido que sintieras tanto dolor o por qué te “enfermaste”. No tienes que aceptar sus juicios de valor sobre tu autolesion, pero mantente abierto a escuchar lo que tienen que decir sobre ello. Podrías aprender algo, y puedes enseñarles mucho.
► Explícales que revelarlo es un acto de amor.
Hazles saber que tu decisión de contarles que te haces daño es una señal de tu amor y confianza en ellos. Por lo general, una persona decide contarle a alguien sobre ésto porque lo ama, quiere o necesita su apoyo cariñoso, y está cansada de ocultarle toda una parte de sí misma. El deseo de ser abierto y confiar pesa más que el miedo al rechazo u odio o repugnancia. Deja que la persona a la que le cuentas sobre tu auto-daño sepa que no estás tratando de castigarla, manipularla, o culparla.
► Escoge un lugar privado y un momento de calma.
Esto es cosa seria. Busca un momento en que cada uno de los implicados estén disponibles para una conversación larga. Hazlo en un lugar donde todos estén cómodos y no haya necesidad de preocuparse de que otros oigan sin querer.
► No les digas cosas con ira.
No uses tu conducta de autolesión como arma: ¡”Ah, sí, miren, me hicieron que me cortara / quemara / rasguñara /golpeara!” Para conseguir el amor y la comprensión que buscas, deberás dar algo a cambio. Ya sea que la persona con la que has decidido compartir tu secreto haya contribuido o no a los problemas que te condujeron a hacerte daño, es irrelevante para una conversación de confesión. Si comienzas a enojarte y a culpar, vas a poner a la otra persona a la defensiva y se enfadará. Todo el proceso se atascará y será horriblemente desagradable e improductivo. Utilizar la autolesión como arma también aumenta la probabilidad de que la persona a la que se lo estás confesando reaccione exactamente del modo que esperas que no lo haga.
► Piensa en invitar a un “aliado”.
Si tienes un amigo o terapeuta que entiende tu conducta de autolesión, posiblemente quieras pedirle que participe en la conversación. Una tercera persona neutral puede ayudar a mantener la calma.
► Proporciona la mayor información que puedas.
Esto es determinante. Entre más sepa alguien sobre algo, menos le teme. Muchas personas no han oído nunca hablar de la conducta de auto-lesión o han leído artículos en periódicos populares sensacionalistas. Prepárate para darle a la persona libros o títulos de libros, artículos, fotocopias, listados, direcciones de sitios web, etc. Junta toda la información posible de modo que puedas contestar a sus preguntas exacta y francamente.
► Muéstrate dispuesto (y preparado) para contestar sus preguntas.
Posiblemente deberás educarlos sobre la auto-lesión. Anímalos a hacer cualquier pregunta que puedan tener. Si te hacen una pregunta para la que no tengas una respuesta, diles “no sé” o “no sabría decir” o hasta, “prefiero no entrar en eso ahora mismo”. Sé lo más abierto que puedas. Podrías querer anticiparte a sus preguntas y tener una idea de la forma en que las contestarás antes de hacer público que te haces daño. Puedes preguntarles a otros que hayan revelado su conducta lo que les preguntaron para que tengas algunas ideas.
También deberás tener una buena idea en mente de lo que quieres hacer en cuanto a hacerte daño- te lo van a preguntar. ¿Quieres un tratamiento? ¿De qué clase? Si no, ¿cuál es la razón fundamental para no tratarlo? ¿Quieres que te ayuden a detenerlo o a controlarlo? ¿Cómo te pueden ayudar? ¿Qué es entrometerse demasiado y qué no lo es? Ahora es un buen momento para comenzar a poner límites.
►No es necesario sacar a la luz los temas más perturbadores en la primera conversación.
No comiences describiendo con vivos detalles la vez que necesitaste 43 puntadas y una transfusión. Lo mejor será evitar descripciones gráficas de lo que haces; si te preguntan, solamente di “me corté la muñeca” o “golpeé las paredes hasta que me salieron moretones” o lo que sea. Trata de no alucinarlos; puedes dar detalles (si es necesario) en alguna otra conversación.
► Confía en tu propio juicio.
Haz lo que para ti es natural. Tú te conoces a ti mismo y a tu familia y amigos mucho mejor que alguien más.
► Comunícate.
Muéstrate dispuesto a hablar con las personas con quienes te estás confesando acerca de tus reacciones, y pídeles que te digan lo que piensan. La comunicación es de dos vías.

Tratando con Preguntas Desagradables

Tarde o temprano sucede – estás en la escuela o en tu trabajo, en el autobús, en una tienda, y alguien pregunta. “¿Qué le pasó a tu brazo, pierna, cara, o lo que sea?”
Por lo general, la gente no está tratando de hacerte sentir incómodo. Bastante a menudo, sólo están haciendo plática; realmente no quieren saber por qué tienes cicatrices, sino que lo hacen por decir algo. Sin embargo, te quedas atorado buscando una respuesta.
Con mucha frecuencia, la solución más fácil es medio reírse o hacer una cara pesarosa y decir “Me lastime por andar en la luna”, o bien “Es una historia larga de contar”. Luego cambias el tema. Esto desvía a la mayoría de las personas; si persisten, puedes decir, “Realmente preferiría no hablar de esto”. Puedes ser un poquito frío aquí – después de todo, ellos están siendo algo rudos haciéndote preguntas personales y no te dan oportunidad de evadir la respuesta elegantemente.
Por otra parte, podrías intentar algunas de las respuestas que se sugirieron durante una discusión de excusas en la lista de correos electrónicos. Probablemente no las usarás todas, pero léelas para que te rías un rato:
— Quise sacar a mis lagartos a dar un paseo y se resistieron como desesperados.
— El gato del vecino y yo tuvimos un desacuerdo sobre las huellas de patas que habían en mi coche.
— Tuve sexo sin protección con un puerco espín.
— La policía no cumplió con rapidez las demandas de los terroristas, y entonces la agarraron contra nosotros los rehenes.
— “Um, uh…yo, uh….verás….yo…uh…bueno,…” A esto generalmente tratan de echarte una mano contestando, “¿Te caíste?” Y entonces dices, “Sí, gracias.”
— Bien, sólo déjame decirte esto: NUNCA DE LOS NUNCAS, bajo NINGUNA circunstancia, deberás salir con un tipo o chica que hayas conocido en el Internet.
— Me lastimé.
— Sigo cayéndome de los acantilados tratando de agarrar a ese condenado correcaminos.
— “Estuve cazando ostiones”. Se me quedan mirando en blanco. Luego digo, con un guiño, “Obviamente nunca has cazado ostiones”.
— “Es una larga historia”. Por lo general te dejan en paz, pero si te dicen, “Tengo tiempo”, les dices, “Me caí. [pausa larga] Okey, es obvio que no fue TAN larga”.
— Estaba yo en una fiesta con Tyson y todo el mundo se abrazaba (mordía).
— Perdí una pelea con una lata de atún.
— Me resbalé haciendo una ensalada.
— Me dormí, y el coco me agarró.
— Lo pondré de este modo: cuando te dicen que no alimentes a los osos, es por una maldita buena razón.
— Pensé que esas etiquetas de seguridad de los pantalones solamente rociaban tinta, pero por lo visto rocían pedazos de vidrios rotos, también.
— No son cortadas, son mehendis (tatuajes hindúes).
— Le hice un favor al consumidor. Debido a mí, ¡ahora esas cosas tienen una etiqueta de advertencia!
— ¿¿De qué hablas?? (mientras me subo las mangas rápidamente.)
— Maldito gato.
— Bueno, cuando era más joven, tenía yo este sueño de que un perro me perseguía … corría, y corría, pero entre más rápido corría, él subía más la velocidad. Yo quería llegar a mi casa… Ya casi estaba allí…, pero justo cuando llegaba al pórtico del frente, el perro me mordía. En todas partes. Muchas veces. Me dejó marcas que no parecen mordidas para nada. Y cuando me desperté… ::ojos bien abiertos:: tenía yo ÉSTAS.
— “¿Qué cicatrices?” Por lo general contestan “ésas”; a lo que yo contesto, “no veo nada”.
— Las voces me dijeron que lo hiciera.
— Lucho con tigres…
— Me las hice subiendo una cerca para evitar este lugar horrible. (dicho en la escuela)
— Lo hice como una ofrenda sacramental a mi señor de la oscuridad. ::Sonríes::
— (acerca de las cicatrices de mi estómago) “Ah, esas son de cuando nació mi bebé”. “¡Tú no tienes ningún bebé!” “No, pero podría tenerlo”.
— Es cosa que no te importa, tú, tonto (inserta una maldición apropiada aquí)
— Yo me las hice. (Hey, algunas veces la franqueza funciona.)

¿Que pasa con las Cicatrices?

Para algunas personas, las cicatrices no son un problema – la gente se autolesiona de modo que no les quedan señales permanentes o sólo se lesionan en sitios que normalmente están cubiertos por la ropa (el torso, los hombros, los tobillos, etc.) La mayoría de las personas que se cortan o queman les aparecen cicatrices. A algunos les gustan sus cicatrices y las consideran como heridas de guerra o hasta mapas de vida. Muchos otros odian sus cicatrices y quieren encontrar el modo de deshacerse de ellas. Las dos actitudes son igualmente válidas.
Las dos preguntas más comunes acerca de las cicatrices son “¿Cómo las explico?” y “¿Cómo las hago desaparecer?”

Tratando con las cicatrices

Si odias tus heridas o tus cicatrices y quieres hacer algo al respecto, tienes dos opciones: Puedes buscar el modo de ocultarlas, o puedes tratar de curarlas/minimizarlas.

Cicatrices y Heridas: Como curarlas o esconderlas

Escondiendo las heridas y las cicatrices

A veces es posible esconderlas:
  • Las cicatrices de las muñecas pueden cubrirse con mangas largas, pulseras, o relojes.
  • En el verano, ponte camisas de manga larga de un material ligero (seda, algodón de gasa, lino y otros por el estilo).
  • Otra idea para el verano es llevar puesta una camisa de manga larga abierta sobre un top o una camiseta. Si te preguntan, puedes decirles que te preocupa la exposición al sol.
  • Algunas cicatrices en las piernas de las mujeres pueden esconderse bajo las medias o mallas.
  • Se puede usar maquillaje simulador para esconder algunas cicatrices. Se han reportado muy buenos resultados con Dermablend, el cual fue formulado para cubrir marcas de nacimiento como las manchas de vino de oporto y afecciones de la piel como vitiligo. Es impermeable y puede combinarse para emparejarlo con el color de la piel.

Curación de las heridas y tratamiento de la cicatriz

El primer paso para obtener una buena cicatriz es probablemente un buen cuidado de la herida. A de ser adecuado, (ver Primeros Auxilios), lávate con Betadine y ponte diariamente sobre la herida un buen ungüento con antibiótico (como Neosporin). Johnson & Johnson fabrica un nuevo vendaje, Band-Aid Advanced Healing, que cierra la herida completamente. Los fluidos de la herida son absorbidos por partículas especiales de la venda, que los convierten en un gel que amortigua la herida. Esto mantiene húmeda la herida, lo cual reduce la comezón y ayuda a curarse más rápido. También puede reducir el impulso de picotearte la herida, porque se supone que debes mantener la venda puesta continuamente hasta que la herida se haya curado, o durante una semana más o menos.
Para algunos tipos de marcas que dejan cicatriz, pueden ser útiles las cremas o vendas especiales que contengan Allium Cepae y Alantoína. Estas cremas están diseñadas para minimizar las marcas de cicatrices, pero deben usarse cuando la cicatriz es muy nueva. Los reportes sobre su eficacia son variados.
Hay varias marcas de láminas y almohadillas de silicona disponibles en el mercado. Los nuevos productos que combina silicona líquida, cortisona blanda, y vitamina E dan muy buenos resultados. Se aplica el líquido sobre las cicatrices para formar algo parecido a una lámina de silicona, y se usa del mismo modo que utilizas las láminas
Las láminas de silicona se adhieren fuertemente (hay algunas que son autoadhesivas) sobre las cicatrices durante varias horas al día. El tratamiento se continúa con duraciones variables (días a semanas). Los fabricantes afirman que estas láminas pueden ablandar y decolorar las cicatrices más levantadas o rojas, incluso las queloides. Algunos centros para quemaduras las usan para ayudar a disminuir las marcas que dejan las cicactrices después de los injertos, y a diferencia de Mederma, sirve tanto para cicatrices viejas como nuevas.
Ninguno de estos productos hará que las cicatrices desaparezcan, pero pueden ayudar a hacerlas menos obvias (y reducir las preguntas impertinentes).
Otro producto es un tratamiento que utiliza poliuretano en vez de silicona, que permite que el aire circule; y en lugar de llevar puesta la lámina unas horas al día, la llevas puesta continuamente; todos los días te quitas la lámina anterior y te pones la nueva que es autoadhesiva. Igual que las láminas de silicona, se dice que son capaces de aplanar y aligerar las cicatrices (en otras palabras, ninguna de éstas hará mucho por las cicatrices planas que son más pálidas que la piel circundante).
La cirugía plástica podría ser eficaz en algunos tipos de marcas de cicatriz, pero es muy cara y deja cicatrices de por sí. El Dermabrasion podría funcionar para marcas de cicatrices muy ligeras, pero he tenido noticias de varias personas que lo encontraron inútil, caro, y doloroso. Lo mismo aplica para el recubrimiento con láser. No he oído si funciona bien en cicatrices de auto-lesión – si sabes de alguien que le haya ayudado (o a ti), por favor envíame un correo.
Las inyecciones de cortisona combinadas con terapia de láser pueden aplanar las queloides grandes, pero te quedará todavía un remanente de la cicatriz. El tratamiento puede ser doloroso, y los resultados no están garantizados.
Pueden hacerse injertos de piel para reducir una red de cicatrices en una sola cicatriz grande que puede ser explicada más fácilmente, pero todavía te dejan con una cicatriz grande y fea. Alguien reportó haberse sometido a una cirugía en cuña en la cual las áreas que tienen cicatrices se recortan en una cuña y los bordes de la piel se vuelven a coser, dejando una cicatriz larga. He oído también acerca de un procedimiento en el cual se deslizan globos bajo la piel y se inflan lentamente para estirar la piel. Luego se cose la piel floja sobre el área que tiene cicatrices. Si sabes algo sobre esto, me gustaría conocer algunos detalles.
Si decides hacerte la cirugía plástica, tendrás que convencer a tu cirujano de que ya dejaste de auto-lesionarte; la mayoría de los doctores no te ayudarán a cubrir las cicatrices si piensan que vas a salir y te vas a hacer nuevas lesiones en seguida. Algunos pueden exigir que demuestres que estás libre de la conducta de hacerte daño durante un período de tiempo antes de considerar hacerte la cirugía.
El tatuaje sobre las cicatrices puede ser una opción para algunas personas, pero las marcas de cicatrices en la piel son muy difíciles de trabajar y pueden no conservar bien la tinta. Si quieres intentar esta ruta, pregunta por y checa referencias hasta que encuentres un artista del tatuaje muy bueno, muy experimentado y haz una cita con él para hablar de las posibilidades. Si el artista piensa que los tatuajes no funcionarán bien sobre tu cicatriz, lo mejor será abandonar la idea. Repito, esto se hace sólo si estás bastante seguro de que no te vas a marcar el área con otra cicatriz después.

Asuntos de Salud para quien se Corta

Si todavía estás utilizando las autolesiones como un modo de enfrentarte a situaciones abrumadoras, tienes que prestar atención a tu salud y monitorearte para saber si sufres de síntomas de anemia o deshidratación.
Si te cortas, estás perdiendo dos cosas importantes: fluido (plasma) y glóbulos rojos. Tu cuerpo puede reemplazar el plasma en aproximadamente 48 horas si bebes bastantes líquidos. Las células rojas tomarán aproximadamente dos meses para reabastecerse.
La deshidratación puede provocarte un shock (ver Primeros auxilios) El síntoma más común es el mareo, sobre todo al cambiar de posición (por ejemplo, al levantarte después de haber estado acostado un rato). También puedes tener un pulso muy rápido. Si la deshidratación es severa (estás muy mareado, tus ojos se ven hundidos, no puedes contener los fluidos, tu piel es húmeda y te sientes débil), ve al doctor inmediatamente – ahí te administrarán fluidos por vía intravenosa y estarás bien en unas horas. Para evitar llegar a ese punto, asegúrate de beber 8 vasos de agua diariamente (más en los días en que has perdido sangre). Si tienes mareos después del autolesionarte, bebe agua o jugos lo más que puedas y monitoréate en busca de síntomas de shock.
La Anemia se presenta cuando pierdes demasiado hierro al perder demasiadas células rojas. Si estás anémico, te verás pálido y te sentirás muy débil. Podrías estar irritable y falto de respiración y sencillamente sentirte mal. Si tienes estos síntomas, puedes ver a un médico que te confirme la anemia; él te dará entonces suplementos de hierro y vitamina C y te dirá que te sentirás mejor en un par de meses. Si quieres evitar volverte anémico, pero no estás listo para dejar de cortarte, deberás tomar una multivitamina con hierro y vitamina C diariamente y detener el sangrado de tus cortadas lo más rápido posible.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Ocultó su depresión, con 16 años fue un conductor suicida pero vivió: hoy ayuda a miles de menores

Este joven intentó suicidarse a los 16 años y a los 21 ha ayudado a numerosos adolescentes




Luke Maxwell tiene 21 años pero pese a su corta edad ha ayudado a numerosos adolescentes que caen en la depresión y no se atreven a contárselo a nadie. Así ha impedido que muchos se hayan intentado suicidar. Y la fuerza con que lo hace le viene de su propia experiencia, pues él fue uno de esos adolescentes.

A los 12 años este joven estadounidense empezó sentir los síntomas de la depresión pero fue a los 16 cuando la situación estalló. Tenía una tristeza permanente, grandes problemas para dormir, le faltaba la energía para afrontar el día y además perdió su fe en Dios.

Fue un conductor kamikaze
Este adolescente que era monaguillo y crecía en una familia católica feliz sentía lo contrario, que nadie le quería ni se preocupaba de él. Y así fue como el 3 de diciembre de 2012 tomó una decisión que cambió su vida pero que podía habérsela costado.

Luke tomó la camioneta de su familia y se fue con ella. Sin cinturón de seguridad a propósito, este joven vio que en sentido contrario se aproximaba otro coche por lo que aceleró al máximo y a más de 100 km/h se empotró de frente contra el otro vehículo buscando evitar el sufrimiento mediante el suicidio.

Contra todo pronóstico este joven sobrevivió y ahora aprovecha la oportunidad que Dios le dio.



Sufría un trastorno depresivo
Tras este intento de suicidio y ser por fin tratado de un problema que se empeñaba en esconder, Luke fue diagnosticado de un trastorno depresivo provocado por un rasgo genético hereditario, lo que le hacía creer tras rezar el Rosario todas las noches con su familia que “Dios no me ama. Si hay un Dios, que no permita que esto me pase a mí, estoy solo”.

En una entrevista en The Christophers, Luke recuerda que “mi visión del mundo se convirtió en un realidad que no era cierta”. Avergonzado de sus sentimientos provocados por esta depresión se fue encerrando en sí mismo y cada vez pasaba más tiempo en su dormitorio.

El problema salió a la luz
Ni él sabía lo que padecía ni su familia lo sospechaba por lo que los síntomas fueron creciendo hasta que intentó matarse con el coche.  El único punto positivo, si se puede llamar así, que se pudo extraer del intento de suicidio es que sacó a la luz el problema que tenía. “Mi peor pesadilla se había hecho realidad, porque ahora todo el mundo lo sabrá, no podré mantener mi secreto más tiempo”, fue el primer pensamiento que le vino a la cabeza cuando vio que había sobrevivido.

Cuando llegó la Policía confesó que había provocado el accidente por lo que fue detenido y llevado al hospital para que le hicieran pruebas, entre ellas un escáner cerebral.  Fue trasladado a una unidad mental donde por fin fue diagnosticado y empezó a recibir un tratamiento.

Recuperar su vida de fe
Pero más importante incluso que la medicina fue cómo quedó completamente descolocado cuando sus padres le dijeron que le querían y que podía contar con ellos para contarles cualquier cosa.

Con la ayuda de la familia y de una terapeuta su vida dio un giro que se vio muy ayudado con su vuelta a una vida de fe. Recuperó el tiempo de oración y participó activamente en los sacramentos. Todo era un engranaje que iba funcionando. Sacar a la luz el problema provocó que pudiera ser ayudado y llevar una vida espiritual ordenó sus pensamientos.

Su vida era otra pero tocaba afrontar las consecuencias de sus actos pues en su intento de suicidio se abalanzó contra otro vehículo, lo que podría haber provocado la muerte del conductor, Lenny Ross.

El fiscal iba a imputar a Luke por intento de asesinato e iba a pedir para él la pena máxima. Se reunió con el joven y éste le contó lo que hoy es su gran obra, la importancia de mostrar a los adolescentes la importancia de abrirse a sus padres sobre estos síntomas y cómo su experiencia podría servir a otros para no pasar por lo mismo que él.



La importancia del perdón
Finalmente, el fiscal defendió que Luke fuera declarado inocente e hizo de intermediario para que este joven pudiera disculparse con su víctima.

Ese momento ocurrió ocho meses después.  El encuentro se produjo en una cafetería. “Cuando llegó le di un gran abrazo y todo lo que pude decir fue: ‘lo siento’”. Su víctima, por su parte, dio un paso atrás y le dijo: “eso es todo lo que necesitaba oír”. El perdón le quitó un gran peso de encima. Ambos hablaron durante horas.

"Les hablo de la vida real"
Fue así como poco después decidió crear UcantbeErased, un sistema de ayuda a adolescentes y padres para detectar y ayudar a jóvenes con depresión. “Soy Luke, y después de superar mi propia trágica historia de depresión en mi adolescencia y mi intento de suicidio, es ahora mi misión ayudar a otros adolescentes y a los que les rodean para reconocer, superar, y sin vergüenza, sus problemas de salud mental. ¿Te unes a mi movimiento para salvar al menos una vida preciosa?”. Así es como se presenta en esta página web, que ya ha ayudado a muchos adolescentes y a sus familias.

No les cuenta cuentos ni les endulza la verdad. “Les hablo de la vida real”. La gran mayoría no le llegan en persona sino que empiezan a escribirle por mensajes de Facebook. El mismo reconoce que el 60% de los que le piden ayuda tiene entre 12 y 13 años de edad.


miércoles, 1 de noviembre de 2017

A un poeta muerto

Así como en la roca nunca vemos 
La clara flor abrirse, 
Entre un pueblo hosco y duro 
No brilla hermosamente 
El fresco y alto ornato de la vida. 
Por esto te mataron, porque eras 
Verdor en nuestra tierra árida 
Y azul en nuestro oscuro aire. 

Leve es la parte de la vida 
Que como dioses rescatan los poetas. 
El odio y destrucción perduran siempre 
Sordamente en la entraña 
Toda hiel sempiterna del español terrible, 
Que acecha lo cimero 
Con su piedra en la mano. 

Triste sino nacer 
Con algún don ilustre 
Aquí, donde los hombres 
En su miseria sólo saben 
El insulto, la mofa, el recelo profundo 
Ante aquel que ilumina las palabras opacas 
Por el oculto fuego originario. 

La sal de nuestro mundo eras, 
Vivo estabas como un rayo de sol, 
Y ya es tan sólo tu recuerdo 
Quien yerra y pasa, acariciando 
El muro de los cuerpos 
Con el dejo de las adormideras 
Que nuestros predecesores ingirieron 
A orillas del olvido. 

Si tu ángel acude a la memoria, 
Sombras son estos hombres 
Que aún palpitan tras las malezas de la tierra; 
La muerte se diría 
Más viva que la vida 
Porque tú estás con ella, 
Pasado el arco de tu vasto imperio, 
Poblándola de pájaros y hojas 
Con tu gracia y tu juventud incomparables. 

Aquí la primavera luce ahora. 
Mira los radiantes mancebos 
Que vivo tanto amaste 
Efímeros pasar junto al fulgor del mar. 
Desnudos cuerpos bellos que se llevan 
Tras de sí los deseos 
Con su exquisita forma, y sólo encierran 
Amargo zumo, que no alberga su espíritu 
Un destello de amor ni de alto pensamiento. 

Igual todo prosigue, 
Como entonces, tan mágico, 
Que parece imposible 
La sombra en que has caído. 
Mas un inmenso afán oculto advierte 
Que su ignoto aguijón tan sólo puede 
Aplacarse en nosotros con la muerte, 
Como el afán del agua, 
A quien no basta esculpirse en las olas, 
Sino perderse anónima 
En los limbos del mar. 

Pero antes no sabías 
La realidad más honda de este mundo: 
El odio, el triste odio de los hombres, 
Que en ti señalar quiso 
Por el acero horrible su victoria, 
Con tu angustia postrera 
Bajo la luz tranquila de Granada, 
Distante entre cipreses y laureles, 
Y entre tus propias gentes 
Y por las mismas manos 
Que un día servilmente te halagaran. 

Para el poeta la muerte es la victoria; 
Un viento demoníaco le impulsa por la vida, 
Y si una fuerza ciega 
Sin comprensión de amor 
Transforma por un crimen 
A ti, cantor, en héroe, 
Contempla en cambio, hermano, 
Cómo entre la tristeza y el desdén 
Un poder más magnánimo permite a tus amigos 
En un rincón pudrirse libremente. 

Tenga tu sombra paz, 
Busque otros valles, 
Un río donde del viento 
Se lleve los sonidos entre juncos 
Y lirios y el encanto 
Tan viejo de las aguas elocuentes, 
En donde el eco como la gloria humana ruede, 
Como ella de remoto, 
Ajeno como ella y tan estéril. 

Halle tu gran afán enajenado 
El puro amor de un dios adolescente 
Entre el verdor de las rosas eternas; 
Porque este ansia divina, perdida aquí en la tierra, 
Tras de tanto dolor y dejamiento, 
Con su propia grandeza nos advierte 
De alguna mente creadora inmensa, 
Que concibe al poeta cual lengua de su gloria 
Y luego le consuela a través de la muerte.

Luis Cernuda