domingo, 31 de diciembre de 2017

Rimas LXXIII", de Michelangelo Buonarroti (Italia, 1475-1564)


Cargado de años y de pecados lleno
y con tan triste uso enraizado y fuerte,
cerca me veo de una y otra muerte,
y aún nutro el corazón de ese veneno.

Fuerzas me faltan en este cieno
para cambiar de vida, amor, hábito o suerte,
sin tu divina y luminosa escolta,
de todo falaz camino guía y freno.

Caro Señor mío, no basta que anhele
el cielo para que resulte el alma,
como al principio, de la nada hecha.

Antes que del cuerpo la arranques y despojes,
acórtame tan alta y yerta vía,
y mi vuelta será más clara y cierta.


Michelangelo Buonarroti, incluido en Antología esencial de la poesía italiana (Editorial Espasa Calpe, Madrid, 1999, selecc. y trad. de Antonio Colinas).

viernes, 29 de diciembre de 2017

¿Qué necesitan las personas al borde del suicidio?



Que alguien les escuche. Alguien que sinceramente dedique su tiempo para escucharles. Alguien que no juzgue, ni aconseje, ni dé opiniones, sino que ponga toda su atención en escuchar.
Alguien en quién confiar. Alguien que les respete y no intente tomar la iniciativa. Alguien que trate todo con una discreción absoluta.
Alguien que se preocupe. Alguien que se ponga a su disposición, tranquilizándoles y hablando con calma. Alguien que asegure, acepte y crea. Alguien que diga "te entiendo".
Que es lo que no quieren las personas al borde del suicidio?
Quedarse solos. El ser rechazados parece aumentar diez veces más el problema. El tener a alguien en quien confiar hace toda la diferencia.
Escuchar
Recibir consejos. Los sermones no ayudan. Tampoco ayuda la sugerencia de "anímate" o asegurarles que "todo saldrá bien". No analices, compares, califiques o critiques.
Escuchar
Ser interrogados. No cambies de tema, no compadezcas o condesciendas. El hablar de los sentimientos es difícil. Las personas al borde del suicidio no quieren ser apuradas o tener necesidad de defenderse.
Escuchar
 

lunes, 25 de diciembre de 2017

Qué bello es vivir


Nochebuena de 1945. George Bailey se dispone a suicidarse. Las oraciones por él, procedentes de los habitantes del pequeño pueblo de Bedford Falls, llegan al Cielo, donde una corte celestial se reúne para cumplir lo que le piden desde allí. La gente pide a Dios que se acuerde de George Bailey y le ayude a ser feliz. San José encarga el trabajo de ayudar a George a Clarence, un ángel de segunda clase, que es el que más tiempo lleva intentando ganarse las alas. Antes de enviar a Clarence a la tierra, San José le muestra a través de diversos flashbacks lo que ha sido la vida de George Bailey. El primero es de 1919, cuando George tenía 12 años y salvó a su hermano pequeño Harry de morir ahogado tras haber caído a través del hielo a un lago helado. Debido a ello, perdió la audición en el oído izquierdo. También trabajaba en la farmacia del pueblo, donde observó que el farmaceútico, el Sr. Gower, entristecido por la muerte de su hijo debido a la gripe, había puesto accidentalmente veneno en la medicina para un niño. George logra evitarlo, pero el farmacéutico, antes de darse cuenta y agrádecérselo, le da unos unos buenos golpes.

En la graduación de Harry en 1928, George habla con la joven Mary Hatch, que estaba enamorada de él desde que eran niños. Sin embargo, George debe interrumpir su cita con Mary al recibir la noticia de la muerte de su padre. George debe posponer sus planes de viajar para encargarse de la compañía de empréstitos creada por su padre, destinada a dejar dinero a aquellas personas que no pueden, y gran competidora de Henry F. Potter, el hombre más rico del pueblo, un tiburón de los negocios que es dueño del banco, de la prensa, de los hoteles y de todos los negocios rentables de la ciudad. Como accionista, Potter solicita que la compañía de empréstitos se disuelva, pero George convence a la junta directiva de votar contra la propuesta de Potter. Ellos están de acuerdo con la condición de que sea George quien la dirija junto a su tío Billy, o la compañía se disolverá. Una vez más, George cumple con su deber y manda a Harry a la universidad con el dinero que estaba destinado para él, con la promesa de que cuando vuelva, será él quien vaya a la universidad y su hermano ocupe su puesto. Pero cuando Harry vuelve, está casado y su suegro le ha ofrecido un buen empleo. Aunque Harry está dispuesto a cumplir con lo pactado con George, éste no lo permite y queda una vez más atado a Bedford Falls y a la pequeña compañía de empréstitos. George y Mary se casan, pero cuando se disponen a salir de luna de miel se produce un pánico bancario y deciden usar el dinero destinado a su luna de miel para conceder préstamos a los clientes de la compañía de empréstitos hasta que el banco abra de nuevo. Apenas le sobran dos dólares, y no puede dejar Bedford Falls.

A lo largo de los años, George construye Bailey Park, una urbanización de pequeñas viviendas construidas con los préstamos concedidos por su compañía de empréstitos, y que permite a la gente ser dueños de sus propias casas en lugar de tener que pagar altos alquileres por vivir en las chabolas de Potter. Frustrado al ver que no consigue arruinar la compañía de empréstitos y que está perdiendo el control del mercado inmobiliario, Potter trata de comprar a George ofreciéndole un buen empleo, y por un momento parece convencerle, haciéndole ver qué fácil es cumplir todos sus sueños. Pero cuando se estrechan las manos, George se da cuenta de que le están comprando y rechaza la oferta.

Cuando estalla la Segunda Guerra Mundial, George no es apto para el servicio debido a su oído. Sin embargo, Harry se convierte en piloto y derriba un avión kamikaze que se disponía a atacar a los ocupantes de un vehículo anfibio, salvando la vida de todos ellos. Por su logro, Harry recibe la Medalla de Honor. En la mañana del día de Nochebuena de 1945, el pueblo prepara una recepción triunfal para Harry, y el tío Billy acude al banco a depositar 8.000 dólares en la cuenta de la compañía de empréstitos. Allí se encuentra con Potter y le echa en cara el triunfo de Harry mostrándole la noticia en el periódico, olvidando que en su interior está el dinero. Potter se queda el periódico, y cuando encuentra el dinero, decide ocultarlo, sabiendo que su pérdida supone la ruina de la compañía de empréstitos. Ese día, la compañía tiene una inspección, y sabiendo que el inspector de hacienda le hará responsable de la pérdida del dinero, George se enfurece con su tío y a continuación se va a casa y paga su frustración con su familia. Tras disculparse con ellos, se marcha.

Sumido en la desesperación y sin nadie a quien poder pedir el dinero, George acude a Potter, pero solo puede ofrecer su seguro de vida como aval. Potter, que sabe lo que ha sucedido, aprovecha la desesperación de George y llama a la policía para denunciarle, diciéndole que vale más muerto que vivo. George ahoga sus penas en un bar donde también es agredido, y a continuación camina hasta un puente cercano, donde se plantea suicidarse arrojándose al río. Antes de que pueda saltar, ve que un anciano cae al agua. Una vez más, George olvida todos sus problemas y se lanza a salvar al anciano en lugar de suicidarse. Mientras se secan las ropas mojadas, el anciano le dice que se llama Clarence y que es su ángel de la guarda. George no le cree, pero en el transcurso de la conversación le dice que desearía no haber nacido. Clarence se lo concede, y le muestra una realidad alternativa en la que George nunca ha existido. Cuando regresan al pueblo, todo ha cambiado.

La visión que Clarence hace ver a George es desoladora: el pueblo ya no se llama Bedford Falls, sino Pottersville, y está lleno de bares, cabarets y otros locales propiedad de Potter. El Sr. Gower es un anciano alcohólico que acaba de salir de prisión por homicidio, ya que George no estuvo allí para evitar que envenenara a aquel niño; sus vecinos y amigos a los que tanto ha ayudado no le reconocen; la compañía de empréstitos cerró ya que George no estuvo para hacerse cargo de ella tras la muerte de su padre; las casas que ayudó a construir con sus empréstitos nunca se construyeron y en su lugar hay un cementerio en la que George ve la tumba de su hermano al que no pudo salvar por no haber nacido, y piensa en los que murieron en la guerra porque su hermano no estuvo allí para salvarlos; su tío Billy está en un manicomio; su madre, viuda y sin hijos, regenta una pensión; y su esposa es una bibliotecaria solterona. Cuando George le dice que es su marido, llama gritando a la policía.

Huyendo de la policía, George, ya convencido de que Clarence es realmente su ángel de la guarda, regresa al puente donde había intentado suicidarse y pide a Dios que le devuelva la vida. Cuando un amigo lo encuentra y lo llama por su nombre, George se da cuenta de que la visión ha terminado y que ha recuperado su vida. George vuelve a casa loco de contento, deseando feliz Navidad a todos los que encuentra en el camino, en la compañía de empréstitos e incluso al mismo señor Potter, a pesar de que sabe que irá a la cárcel por desfalco. Pero no le importa porque ha recuperado su vida, a su hermano, a su esposa, a sus hijos, a su madre y a todos sus amigos y vecinos por quien tanto se ha sacrificado.


Al llegar a casa, George abraza a toda su familia y saluda al inspector de hacienda y al sheriff que le están esperando para detenerle. Entonces llega el tío Billy y anuncia que Mary ha hablado con algunos amigos contándoles que George tenía problemas, y toda la ciudad ha hecho una gran colecta. Aparecen todos a los que George ha ayudado durante toda su vida, dando todo lo que tienen para que George pueda salir adelante y recaudando más que suficiente para cubrir los 8000 dólares perdidos y anular la denuncia de Potter. Finalmente llega Harry, que sabiendo que George tenía problemas, ha dejado plantado al Presidente y ha volado bajo una tormenta para estar junto a su hermano, y llega a tiempo para brindar por él. Una campana suena en el árbol de Navidad, y la hija de George recuerda una historia que dice que cada vez que suena una campana, un ángel recibe sus alas, lo que anuncia que Clarence ha ganado las suyas.

jueves, 21 de diciembre de 2017

¿QUIÉN SOY?



¿Quién soy? Me dicen a menudo
que salgo de mi celda,
sereno, risueño y seguro,
como un noble de su palacio.

¿Quién soy? Me dicen a menudo–,
cuando hablo con mis carceleros,
libre, amistosa y francamente,
como si mandara yo.

¿Quién soy? Me dicen también
que soporto los días de infortunio
con impasibilidad, sonrisa y orgullo,
como alguien acostumbrado a vencer.

¿Soy realmente lo que otros dicen de mí?
¿O bien sólo soy lo que yo mismo sé de mí?
¿Intranquilo, ansioso, enfermo,
cual pajarillo enjaulado,
aspirando con dificultad la vida,
como si me oprimieran la garganta,
hambriento de colores, de flores, de cantos de aves,
sediento de buenas palabras y de cercanía humana,
temblando de cólera ante la arbitrariedad y el menor agravio,
agitado por la espera de grandes cosas,
impotente y temeroso por los amigos en la infinita lejanía,
cansado y vacío para orar, pensar y crear,
agotado y dispuesto a despedirme de todo?

¿Quién soy? ¿Éste o aquel?
¿Seré hoy éste, mañana otro?
¿Seré los dos a la vez? ¿Ante los hombres, un hipócrita
y ante mí mismo, un despreciable y quejumbroso débil?
¿O tal vez lo que aún queda en mí se asemeja al ejército derrotado
que se retira en desorden
sin la victoria que se creía segura?

¿Quién soy? Las preguntas solitarias se burlan de mí.

Sea quien sea, Tú me conoces, tuyo soy, ¡oh, Dios!

Dietrich Bonhoeffer, escrito en el cautiverio.

martes, 19 de diciembre de 2017

Autolesión: ¿porqué y quienes?


¿Por qué nos hacemos Daño?

Nos hacemos daño cuando sentimos emociones o sentimientos que nos son intolerables y no conocemos de otro mecanismo más eficaz a corto plazo para tolerarlas
… cuando sentimos que NO hay salida a la soledad tan grande que llegamos a sentir
… cuando queremos un poco de paz

¿Qué pasa Mientras te haces Daño?

Sentimos que hay una salida al dolor
Cuerpo y mente se concentran
Es un momento de privacidad
El dolor emocional que sentías, aparentemente se vuelve concreto y tiene un escape (Aparentemente, porque este dolor emocional no desaparecerá a medio o largo plazo)
Puede que a el dolor físico te haga sentir: real, adormecido, con energía, tranquilo, acompañado o liberado.
Por esto la AUTOLESION a algunos les puede funcionar durante el tiempo que se buscan esos sentimientos. Si has adopatado este mecanismo para conseguir estos sentimientos, es difícil de dejar porque no recurres a otros mecanismos que te harían sentir mejor incluso a corto, medio y largo plazo.

¿Qué pasa Después de Autolesionarte?

La autolesión generará casi inmediatamente sentimientos negativos como CULPA, DESPRECIO, RECHAZO, SOLEDAD, DEPENDENCIA, APATIA… es decir, lo CONTRARIO a todos aquellos sentimientos que querías que desaparecieran.
Es decir, a algunas personas le puede hacer sentirse mejor durante un rato, pero cuando te vuelvas a sentir mal: Te vuelves a hacer daño. Y es el cuento de nunca acabar.

Para comprenderte mejor

Escena 1
Regresas de la escuela/trabajo
Te empiezas a angustiar por algo que pasó
Te es difícil contárselo a alguien
Te sube la angustia
Empiezas a contestar feo
No aguantas a nadie / nadie te aguanta a ti
Cada vez estás más y más angustiado
¿Qué haces? Te haces daño
Escena 2
Te enojas con la novia/novio
Le dices algo horrible y te vas
Luego te sientes terriblemente mal
No te atreves hablarle
Sientes que no vales nada
Te sientes solo/a y furioso/a
El mundo se te viene encima
¿Qué haces? Te haces daño
Escena 3
Aparentemente no ha pasado nada
Te empiezas a sentir angustiado/triste
Te dan ganas de hacerte daño
Piensas que si alguien se entera ya no te van a querer
Más ganas de hacerte daño
No entiendes que te pasa
¿Qué haces? Te hacers daño

¿Estoy LOCO/A o qué?

No estás loco/loca
Estás SUFRIENDO
Y hasta ahora la única forma que has aprendido para aliviarlo es: haciéndote daño

¿La Autolesión es la única forma de aliviar el Dolor?

NO, PARA NADA
EXISTEN MUCHÍSIMAS FORMAS QUE FUNCIONAN PARA TRATAR CON LAS EMOCIONES Y CON SU SUFRIMIENTO. Incluso las puedes combinar
Las más eficaces y rápidas de aprender son la mayoría de las relacionadas con:
  • Habilidades de Autocontrol Emocional: ejercicios de conciencia plena, pensamiento positivo, ejercicios de aumento de autoestima, ejercicios de relajación, ejercicio físico…
  • Habilidades Sociales e Interpersonales: habilidades de comunicación, asertividad, empatia, …
  • Habilidades de Estimular cambios: realistas, rehalizables, junto al entorno, establecimiento de metas, metodos de resolucion de problemas…
Invéntalas o encuentralas y practica con profesionales, amigos, en la calle, en Internet… Un día, encontrarás y adoptarás las herramientas emocionales necesarias para dejarlo. ¡¡Tú puedes conseguir sentirte mejor!!

¿Quienes se Autolesionan?

Las personas que se autolesionan son: hombres, mujeres, niños, jóvenes, adultos, ricos, pobres, heterosexuales, homosexuales, con estudios, sin estudios, cultos, ignorantes, inteligentes, tontos, …

¿Y quiénes se autolesionan sobre todo?

Mujeres y Hombres entre los 12 y 25 
 
 

¿Qué tienen en común?

  • Sienten: dolor – angustia – miedo – soledad – tristeza-enojo – desesperación
  • No saben como manejar todas estas emociones

¿Algo en su pasado?

Algunos (pero no todos) sufrieron de:
  • Abuso físico
  • Abuso verbal
  • Abuso emocional
  • Abuso sexual
  • Otros de abandono
Pero en general casi todos sufrieron de: INVALIDACIÓN
Es decir, que cuando sentían o les pasaba algo sus padres/familiares/tutores:
  • No les creían
  • No les hacían caso
  • Se burlaban
  • No le daban importancia
Y además:
  • Faltaba una guía para aprender a manejar situaciones y emociones que estén llenas de tensión, miedo, angustia, desesperación o tristeza.
Aprendemos de ver cómo nuestros padres o tutores se enfrentan a situaciones difíciles:
si ellos no lo hacen sanamente Nosotros tampoco

Fuente: http://www.autolesion.com/guia-autolesion/te-autolesionas/porque-y-quienes-se-autolesionan/
 

viernes, 15 de diciembre de 2017

Se iba a suicidar en su celda cuando apareció un capellán y le dio una Biblia: ahora está bautizado


Los presos son parte del mensaje evangélico y de las obras de la Iglesia. Jesús los tiene muy presentes, “estuve preso y vinisteis a verme”, y precisamente la sexta obra de misericordia que plantea la Iglesia es visitar a los encarcelados. Porque ellos necesitan misericordia, necesitan sentirse perdonados y también perdonarse ellos mismos.

Por ello, el Papa Francisco ha querido seguir el camino de Jesús y este domingo ha convocado el Jubileo de los Presos, que se enmarca en el Año de la Misericordia. Cuántos milagros se han visto en las cárceles, cuántas conversiones, cuántos asesinos, violadores, traficantes, ladrones o terroristas han encontrado a Cristo entre las rejas.

Casi mil presos de cárceles de once países participarán este domingo con el Papa en este acto. Encarcelados de Inglaterra, Letonia, Madagascar, Malasia, México, Holanda, Estados Unidos, Sudáfrica, Suecia y Portugal estarán presentes en el Jubileo. Dee España han viajado 25 presos, 18 hombres y 7 mujeres de once cárceles.

Con este jubileo la Iglesia quiere recordar una de las principales misiones que le han sido encomendadas y de ahí la importancia de una buena labor pastoral en las cárceles pues los presos están ávidos de misericordia.

Son muchos los testimonios de convictos que han logrado volver a tener esperanza y han abrazado la fe. Es por ejemplo el caso de Nasser, ahora en libertad, pero que gracias a la visita inesperada de un capellán no se suicidó. Después de aquella situación emprendió un camino que le llevó al bautismo y ahora en la Iglesia es feliz.

Una voz que le llamaba a suicidarse
Desde joven había llevado una vida difícil inmersa en la delincuencia por lo que acabó preso en una celda minúscula. Llevaba una vida rutinaria que no conseguía aguantar a lo que había que sumar el complicado día a día con el resto de presos.

Recuerda que una noche una voz en su interior le decía que estaba sufriendo sin sentido, que nunca había hecho nada bien en la vida y que en realidad nadie le esperaba fuera de la cárcel. Y esa ‘voz’ le ofreció una solución: “la libertad absoluta”. Y que pasaba por dejar de sufrir a través del suicidio.

La visita inesperada de un ángel
Decidió que iba a suicidarse y así pasó aquella noche. Pero al día siguiente ocurrió un hecho extraordinario: “después del paseo, oí pasos y una llave y un guardia me pidió que me acercara porque ‘alguien estaba allí’. Él era un capellán que iba por las celdas. Debía tener unos sesenta años y nunca olvidaré sus ojos llenos de bondad y caridad. Me dio la mano y nos miramos (las palabras eran inútiles porque no nos preguntamos si a alguien en mi situación le va bien) y me dio una Biblia. La tomé y continuamos mirándonos fijamente”.


El Papa, visitando una cárcel en Filadelfia (EEUU)

Nasser continua su testimonio que recoge Famille Chretienne, afirmando que “cuando se fue tenía la Biblia en la mano. Me senté en la cama y empecé a leer. La lectura se prolongó durante todo el día y los días siguientes. Descubrí el Nuevo Testamento, sobre todo la vida de Nuestro Señor”.

Además, este exconvicto recuerda que “yo no podía dejar de hacer la conexión entre la escena de aquella voz interior y la llegada de este capellán. Algo en mí se había abierto, una sensación que nunca había experimentado, pero era muy buena. Todavía no logro identificar lo que era…”.

Tras su conversión el bautizo: "Soy una persona nueva"
Durante su estancia en la cárcel desechó ya la idea del suicidio y su vida cobró un sentido nuevo. Su día a día rutinario ya no era insoportable. Él seguía leyendo la Biblia y llevando las escenas del Nuevo Testamento a su vida.

Y así vivió hasta que salió de prisión. Y en ese momento decidió bautizarse. “Hoy en día doy gracias todos los días por esta visita inesperada en un momento tan oscuro de mi vida”, afirma Nasser.

Y es que recuerda que el día de su bautizo alguien le dijo: “ahora eres como un recién nacido”. Y él cree que esta frase es completamente cierta, “soy una persona nueva. El Señor me recogió del fondo del abismo y me ofrece una segunda vida, una nueva vida. Ahora llevo una vida ‘normal’ y puedo decir que estoy muy feliz, guiado diariamente por mi fe en Aquel que es tan bueno y misericordioso”.

Esta es la clave. Tanto él como muchos otros pesos han experimentado de una manera extraordinaria la misericordia de Dios, capaz de transformar la muerte en vida.

De encontrarse con Cristo a llevarlo al resto de presos
Y como este testimonio hay miles en todos los países. Como por ejemplo un preso de la cárcel toledana de Ocaña, que gracias al servicio de pastoral penitenciaria pudo encontrarse con Dios dedicándose posteriormente a hacer apostolado entre el resto de presos.

“La verdad es que soy un hombre de suerte y mi suerte va ligada a Cristo, ahora lo sé”, cuenta este recluso, que además asegura que “gracias a las palabras del Evangelio y a la Eucaristía me he reencontrado a Cristo y he recibido el don de la fe, la esperanza y el amor y como consecuencia me he podido arrepentir de mis culpas y he podido dejar las drogas”.


Una de las obras de misericordia es visitar a los encarcelados

La carta al resto de presos
Y sentir esta misericordia le llevó a querer ayudar al resto de presos, a los que escribió una carta, que entre otras cosas decía:

“El vicio, las drogas, la vida desordenada y el exceso conducen al delito, al dolor y sufrimiento nuestro y de nuestros seres queridos; conducen a desperdiciar nuestra vida. Sé de lo que estoy hablando pues he sido alcohólico y fumador empedernido de base de cocaína. He visto el dolor en la mirada de mi madre, la angustia de mi padre, la tristeza de mi esposa, la vergüenza de mis hijas…he llorado de vergüenza, de rabia e impotencia. He conocido el fracaso y el desperdicio de mi vida.

»Se puede detener esa espiral de degradación. Yo, gracias a Dios, lo he conseguido, por eso sé que se puede; que tú compañero, también puedes. Hazlo por ti, por aquellos que te aman. Deja la droga, deja el trapicheo, toma en serio tu vida porque, créeme, es algo serio. Recuerda que la juventud no es eterna, que la salud se pierde y que peor aun que morir de sobredosis es envejecer sin dignidad, esclavo del vicio, sin salud ni amor”.

»Sé que no es fácil, yo sé lo duro que es porque lo he hecho y te juro que viendo la alegría de mi madre, viendo a mi padre, a mi mujer y a mis hijas orgullosas de mí, doy gracias a Dios y, con una serenidad del alma que creía haber perdido, me digo a mí mismo que ha valido la pena”.

La Puerta Santa en la cárcel
Por estos testimonios y por tantos sufrimientos que hay en las cárceles el Papa Francisco ha querido tener un gesto como este con los encarcelados. Por ello, en una carta dirigida a los capellanes Francisco asegura que “en las capillas de las cárceles podrán obtener la indulgencia, y que cada vez que pasen por la puerta de sus celdas, dirigiendo el pensamiento y la oración al Padre, este gesto pueda significar para ellos pasar por la Puerta Santa, porque la misericordia de Dios, capaz de transformar los corazones, también es capaz de transformar las barras en experiencia de libertad’



lunes, 11 de diciembre de 2017

Quién dará testimonio

¡Qué breve fue la nube!
¿Quién dará testimonio de su pequeña historia?
De su fecha y su instante,
de su morir en vuelo, desintegrada, sola.

Concha Lagos en Tema fundamental (Ágora, Madrid, 1961).

https://franciscocenamor.blogspot.fr/2010/01/poema-del-dia-quien-dara-testimonio-de.html

sábado, 9 de diciembre de 2017

¿Conoces a alguien que piensa en el suicidio?



Lo más importante es estar a su lado, escucharle y no dejarla sola.
Escuchar NO ES FACIL, tenemos que controlar el deseo de decir algo, de hacer comentarios, de especificar o ampliar el relato.

No sólo se trata de escuchar los hechos que nos exponen sino de entender los sentimientos que producen en la persona. Se trata de ponerse en la situación del que sufre para poder comprenderle.

Las personas al borde del suicidio necesitan: 

1. Que se les escuche, de manera sincera. Sin juzgarles, ni hacer reproches, ni dando opiniones.
2. Alguien en quien puedan confiar y que se preocupe por ellas, que les hable con calma y les tranquilice.
3. No quedarse solos en ningún momento y sentirse protegidos.
4. Que se les acompañe a un profesional lo antes posible.

martes, 5 de diciembre de 2017

“Yo intenté quitarme la vida” - René Severin, herrero:




“Un tipo me golpeó y me decía: ‘Hey, despiértate’. Y luego escuché: ‘Está respirando’. Llamaron a una ambulancia y me desperté por completo en ella, con mucho, mucho dolor. Lo único que podía pensar era en mi mamá. Me preguntaron a quién llamar y dije que a ella, de inmediato. Yo no era cercano a mi familia, pero es familia. Siguen ahí para mí todavía. Mi tía, al verme, me dijo: ‘No puedo creer que hicieras eso, hemos debido apoyarte más’. Odio cuando la gente hace eso, intentar culparse ellos. No, no es tu culpa. Es mi culpa y soy el único culpable. No quiero que nadie cargue esa cruz”. | Foto: Cortesía Dese’Rae L. Stage | Univision


Encuéntralo en este enlace: http://uni.vi/14P6100FM9p

viernes, 1 de diciembre de 2017

La voz

Estaba, yo no sé, como buscando,
en acecho, a la espera, detenida,
inclinada en el puente, por si el agua...
Y, de pronto, casi remotamente,
¡la voz!

Yo no sé.
La voz, el agua...
¿Se me fuga el principio de la historia,
o es que nunca lo tuvo?
Yo no sé.
Detenida me estaba a la espera, acechando,
cuando sonó la voz

¡La voz! ¡La voz!
Por el agua la voz, sí por el agua.

Concha Lagos en Tema fundamental (Ágora, Madrid, 1961).

https://franciscocenamor.blogspot.fr/2009/11/poema-del-dia-la-voz-de-concha-lagos.html

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Anorexia - ¿Qué pueden hacer los amigos?


Los amigos tenéis un papel muy importante a la hora de darle soporte y apoyo a una persona afectada por un trastorno de la conducta alimentaria, pero lamentablemente no podéis curarla, esto es tarea de los profesionales que le hacen el tratamiento. A continuación te facilitamos algunas pautas que pueden orientarte sobre cómo actuar con la persona afectada:


¿Qué hacer?

  • Escuchar la persona y mostrarse comprensivo con su situación. Aunque te pueda parecer que no es mucho, saber escuchar a la persona es una gran ayuda para ella.
  • Animar a la persona a que pida ayuda profesional. Esto es fundamental porque una personsa se puede recuperar de un trastorno de la conducta alimentaria siempre y cuando haga tratamiento con profesionales especializados. Por la forma en cómo se desarrollan estos trastornos es habitual que la persona no acceda a recibir tratamiento. Si se encuentra en esta situación insiste en la necesidad de que reciba ayuda profesional. 
  • Si a pesar de insistir en la necesidad de que reciba tratamiento la persona continúa negándose lo mejor que se puede hacer es decirle que se vea en la obligación de hablar con sus familiares, especialmente si la persona afectada es menor de edad, para que busquen ayuda profesional. Seguramente la familia también habrá identificado las señales de alerta, pero siempre es conveniente que reciba información de parte de los amigos del afectado/a. Dando este paso es muy probable que la persona se moleste con vosotro, pero más adelante lo entenderá y lo os agradecerá sinceramente. 
  • Si tenéis la sospecha de que habla con "amigos/as" por Internet con los que conversa sobre cómo adelgazar, disimular delante los padres, etc., es muy importante que le demostréis que vosotros sí sois amigos de verdad porque lo que queréis no es que adelgace, sino que lo que queréis es que tenga salud y bienestar. También es necesario que sus padres se enteren de estas "amistades" virtuales para que las puedan alejar.

¿Qué NO hacer?

  • Ocultar la enfermedad. Es muy probable que la persona afectada os cuente, porque confía en vosotros, lo que le está pasando y, además, le pida que no le explique a nadie, especialmente a sus padres y familiares. Si accedemos a esta petición estaremos, en realidad, favoreciendo la enfermedad.
Si crees que un amigo/a puede estar sufriendo un trastorno de la conducta alimentaria, contacta con ACAB en el siguiente formulario: http://www.acab.org/es/que-son-los-trastornos-de-la-conducta-alimentaria/que-pueden-hacer-los-amigos

sábado, 25 de noviembre de 2017

El Cristo en quien no creía la rescató de una vida de depresión crónica y tres intentos de suicidio



La vida de Milly Gualteroni no tenía la brillantez que aparentaban sus éxitos profesionales.





Grandes opinadores de medios de comunicación italianos no han ocultado su impresión ante el testimonio de conversión de Milly Gualteroni, su influyente compañera de profesión, celebrada periodista habitual de las páginas del Cosmopolitan o el Panorama y de los principales diarios nacionales, que disfrutaba de una sólida presencia en los círculos más glamurosos e influyentes de Milán.

Lo ha dejado por escrito en un libro electrizante, el relato y profundo en su aproximación a los males sufridos por ella y a los bienes recibidos de Dios al final de un recorrido vital atormentado. Arrancada del abismo. De los psicofármacos a la fe (Voz de Papel) acaba de publicarse en España tras agotar ya cuatro ediciones en Italia en menos de dos años.


Pincha aquí para adquirir ahora Arrancada del abismo, de Milly Gualteroni.

Con una formación cosmopolita en Estados Unidos y Europa, especializada en Lengua y Literatura Inglesas, la fachada de esplendor de sus éxitos profesionales escondía un drama recurrente y muy temido por ella. Dos veces al año, en torno a los aniversarios de dos hechos que traumatizaron su juventud, sencillamente se hundía en una depresión devastadora que la destruía hasta el extremo. No había conseguido superar los efectos del suicidio de su hermano mayor en 1971, cuando ella tenía 13 años, y de su padre en 1975 cuando ella tenía 18.

Tres intentos de suicidio
Ya en su vida adulta, cuando caía la careta que se ponía en las tertulias políticas y los círculos sociales, aparecía esa realidad de la depresión y de los psicofármacos. Insomnnio, aislamiento, un recorrido de un psiquiatra a otro, de una estancia hospitalaria a otra a la búsqueda de un tratamiento que nunca fue eficaz pero implicaba un continuo trasiego de pastillas.

Intentó suicidarse tres veces a lo largo de unos años marcados por los fármacos y las terapias. Arrojándose a un río, por sobredosis... Sufría además inconscientemente la herida viva de una agresión sexual sufrida en el pasado que su psique había sepultado en un olvido aparente.

Y cuando su descenso a los infiernos parecía completo… irrumpió el Misterio, y esta mujer racionalista que ironizaba sobre la religión empezó a ser protagonista de sucesos impresionantes e inexplicables. Una Luz inesperada liberó su cuerpo y su alma. Y volvió la fe en Alguien que, de forma discreta y amorosa, nunca había dejado de tenderle la mano.

En algún caso, de forma casi literal, como cuando, en su primer intento de suicidio, se debatía por no ahogarse tras lanzarse a unas aguas donde no debía haber habido nadie para rescatarla, pero su instinto vital pidió socorro. O como cuando, en la cripta del Duomo de Milán, pudo poner nombre (Jesús) a una presencia amorosa que le llevaba a una paz desconocida, y al mismo tiempo a exigencias inasumibles para una persona alejada hasta entonces de Él. Las lágrimas que derramó entonces no fueron las lágrimas estériles a las que estaba acostumbrada, sino un impulso decisivo a un cambio de vida.

Tres impactos de la obra
Vittorio Messori, amigo personal de Milly, destaca el valor de estas confesiones en las que lo sobrenatural está muy presente en la vida de alguien que había ido rechazando paulatinamente a Dios desde su adolescencia: "Rosanna, mi mujer, y yo, que la conocemos personalmente muy bien, sabemos hasta qué punto es ajeno a ella la sospecha de ser una crédula visionaria... Su temperamento es positivista, alejado de cierta mística demasiado ilusoria... Si Milly se ha decidido a confesarlo todo, pero absolutamente todo, incluidos algunos episodios tan perturbadores como inexplicables, sin duda no es para sí misma, sino para los demás", explica el escritor, quien añade que "el misterio de lo sobrenatural tiene un papel decisivo en este relato conmovedor de deseo de muerte y de imprevista resurrección".


Milly Gualteroni, junto a monseñor Angelo Riva y Vittorio Messori en la presentación de Arrancada del abismo en Como.

"Es un mensaje positivo para todos", afirma el vaticanista Andrea Tornielli sobre estas páginas: "Para quien busca y para quien sufre del mismo mal oscuro. También para quien quiere enfrentarse con los dramas más profundos de la vida, que tienen que ver con los abismos del alma".

"Esta historia emocionante y realista se lee en un suspiro", confirma Antonia Arslan en Famiglia Cristiana: "Es el viento de Dios que irrumpe, susurrándole al oído, penetrando en sus defensas y sustituyendo la desesperación por esperanza y haciéndole descubrir la intensidad de su Amor".

Carismáticos y monasterios
El relato de Milly Gualteroni adquiere, tras la dureza de una vida de sufrimiento interior, el aire vibrante de una fe y una esperanza reconquistadas hace muy pocos años.

Arrancada del abismo es un expresivo título de significación espiritual que también refleja la mano que tiró de ella para salvarla de su primer intento de darse muerte. Es la historia de una salvación del alma, y también de una salvación de la mente por la salvación del alma.


Milly Gualteroni, durante la presentación de una vida de Luigi Giussani, fundador de Comunión y Liberación.

Milly, poco amiga -como recuerda su amigo Messori- de las manifestaciones expansivas de religiosidad, vivió sorprendentes historias en círculos carismáticos. Ha nutrido su reencontrada experiencia de fe en varios movimientos eclesiales. Y, como en las viejas historias de redención, tuvo sabios monjes cuyos buenos consejos seguir.

Es lo que hace más universal su experiencia, más allá de la concreta circunstancia de la depresión que ha superado. "De las tribulaciones y de un largo camino de errores ha nacido una persona nueva, en la que finalmente ha podido tomar forma mi verdadero ser", resume Gualteroni: "Porque, en el fondo, mi depresión era también una especie de des-personalización; la pérdida de mi verdadera identidad de Persona, la que puede crecer y madurar en el armonioso interactuar de cuerpo, mente y alma espiritual". Y ¿quién no puede decir que no necesita también esa armonía?

Pincha aquí para adquirir ahora Arrancada del abismo: https://www.ociohispano.es/libro/arrancada-del-abismo/



martes, 21 de noviembre de 2017

Hasta saber la orilla

Por cuánto tiempo sin medir palabras,
gritando la dureza de la roca,
sin reparar en su camino largo
hasta saber la orilla verdadera.

Frente a la anchura azul clavó la proa.
Qué ternura deshecha golpe a golpe,
dueña ya del secreto y penetrada.

Concha Lagos en Tema fundamental (Ágora, Madrid, 1961).

http://franciscocenamor.blogspot.com.es/2010/06/poema-del-dia-hasta-saber-la-orilla-de.html

domingo, 19 de noviembre de 2017

Depresión y suicidio infantil


La clínica para la depresión infantil

  • Afecta diferentes aspectos (nivel cognitivo, nivel afectivo, nivel motriz).
  • Se acostumbra a apreciar tanto el principio como el final.
  • Afecta el humor: el niño se siente triste, llora con facilidad, es incapaz de encontrar disfrute en diferentes cosas que antes le hacían sonreír,…
  • En el aspecto cognitivo apreciamos que su cognición, sus pensamientos están distorsionados, parece haberse alterado la capacidad de comprensión y la capacidad de atención.
  • En el aspecto psicomotor se cansan sin motivo y su actividad desciende a pasos agigantados.
  • Se perciben también aspectos psicosomáticos: alteración del sueño, alteración en el comer, pérdida de apetito, cefaleas, vómitos, enuresis o dolores abdominales.
La prevención se hace muy difícil por impedimento en incidir en su entorno inmediato.

Factores de riesgo de la depresión

  • Un entorno familiar desorganizado.
  • Depresiones de los padres.
  • Enfermedades psiquiátricas de los padres.
  • Situaciones escolares y sociales adversas.
  • Patologías orgánicas o psicológicas en el niño.
A lo largo de la historia diferentes modelos han tratado de dar explicación a la Depresión infantil. Podemos agruparlos en dos grandes bloques:
  1. Modelo Biológico
  2. Modelo Psicológico
El modelo biológico dice que la depresión infantil se produce por una alteración de los neurotransmisores y la manera de tratar será mediante la administración de psicofármacos.
En el modelo psicológico podemos distinguir tres corrientes:
  1. Psicoanálisis: Cree que la depresión se produce por la pérdida de un objeto. El objeto puede ser la autoestima o la muerte de un ser querido.
  2. Conductual: Se cree que la depresión infantil se produce por falta de reforzamientos.
  3. Cognitiva: Postulan que el niño se deprime porque tiene unas distorsiones cognitivas respecto a:
    • sí mismo
    • el mundo que lo envuelve
    • el futuro

Evaluación de la depresión infantil

  • Pruebas psicofisiológicas
  • Pruebas psicológicas dentro de las cuales destacamos:
    1. Escalas autoevaluativas como el CDI o el BIRLENSON.
    2. Escalas heteroevaluativas para que contesten los padres, otros adultos o inclusive sus propios compañeros.
    3. Entrevistas estructuradas como la DISC.
    4. Entrevistas semiestructuradas como la POZNANSKI.
El concepto de muerte en el niño se va adquiriendo progresivamente. Según Piaget, el concepto de muerte irreversible el niño no lo adquiere hasta los 12 años.
El niño potencialmente suicida tendría ideas patológicas de muerte; son niños que piensan más en la muerte que otros. A nivel cognitivo están mucho más desestructurados, viven los fracasos de forma más grave de lo que realmente es, sin encontrar vías alternativas de solución.

La conducta suicida pasa por cuatro fases

  1. Ideación suicida.
  2. Amenazas.
  3. Intentos (de muy leves a muy severos).
  4. Suicidio consumado.
La frecuencia del suicidio consumado es pequeño por debajo de los 14 años, pero existe. Muchas veces son los propios padres los que no lo declaran como tal. El impacto para los padres es terrible tanto por el hecho en sí como por la sociedad que los señala. Esto provoca que a menudo se sienten culpables y nieguen el hecho hablando de accidentes, lo cual es menos traumatizante.
Es importante incidir en los factores de riesgo para prevenirlos. Destacamos los siguientes factores de riesgo inherentes en el propio niño:
  • Concepto de muerte.
  • Funcionamiento cognitivo (tipo de pensamientos).
  • Depresión.
  • Agresividad, hiperquinesia.
  • Falta de comunicación.
  • Motivacional.
El niño suicida tiene más variaciones en el concepto de la muerte, piensa más en ella como un fenómeno reversible.
El niño suicida vive el fracaso escolar como un fenómeno sin solución. Su capacidad de pensamiento es limitada y poseen visión de túnel lo que les imposibilita encontrar alternativas viables.
Algunas motivaciones inmediatas que provocan el suicidio infantil pueden ser los intentos de venganza, dejar de ser una molestia, el abuso o maltrato, cualquier síntoma de perturbación familiar.
Toda experiencia negativa de la primera infancia puede provocar el suicidio infantil.
La terapia a seguir frente a la ideación suicida es la cognitiva y si el entorno familiar es nocivo deberá separarse al niño se ese entorno perturbador.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

“Yo intenté quitarme la vida” Cecelia Markow,




Estudiante y músico: “En un Día de San Valentín mi novio en ese entonces me violó. Después la relación se deterioró y luego tuve problemas de memoria, lo que hizo que mis calificaciones en la universidad empeoraran. Justo antes del intento estaba tratando de no pensar en todas las cosas malas cuando todas explotaron. Horriblemente. Decidí que ya no quería manejarlo porque no podía. Los medicamentos no funcionaban. A quienes pueden estar atravesando una situación similar les digo
que por más que cueste, salgan del agua. Recuerden a todos los que los aman y a quienes ustedes aman. Es asombroso porque a mí me cuesta tanto pensar de forma positiva, pero quiero que la gente sepa que no importa cuán dura sea una situación, siempre hay alguien allí que te ama y que te quiere aquí”. | Foto: Cortesía Dese’Rae L. Stage | Univision


Encuéntralo en este enlace: http://uni.vi/14P6100FM9p

sábado, 11 de noviembre de 2017

En las rojas auroras



Eran muchos paisajes ya por dentro,
mucho mar de la vida
y mucho navegar contra corriente.

Árboles gigantescos
le prestaron su sombra.
Otra vez campo joven
le pedía la sangre.

En las rojas auroras,
un galopar de vida
la bañaba de luz hasta inundarle
las bóvedas del sueño.

Era ya un ir sin tregua,
una prisa de estreno
por la andadura alegre.

En los pámpanos tersos
brillaba la esperanza.
Todo se le ofrecía
más allá de las cimas.

Concha Lagos en Tema fundamental (Ágora, Madrid, 1961).

https://franciscocenamor.blogspot.fr/2010/05/poema-del-dia-en-las-rojas-auroras-de.html

jueves, 9 de noviembre de 2017

Viviendo con la Autolesión

Por mucho que quisiéramos, la conducta de autolesión no es algo que se pueda esconder en un rinconcito de tu vida donde no afectará a nadie más. Inclusive después de que se ha detenido, sigue afectando tu personalidad y la forma en que interactúas con la gente.
Las cicatrices se desvanecen, pero nunca desaparecen completamente. Los sentimientos de alienación pueden disminuir, pero en el fondo todavía están al acecho. Si todavía te estás haciendo daño activamente, la vida se hace aún más complicada. Esta página se propone ofrecer algunas respuestas referentes a los dilemas únicos de la conducta de autolesión que forman parte de tu vida.




Hacerlo Público

Admitir ante las personas que rodean tu vida que te haces daño es parecido desde muchos puntos de vista al proceso de reconocerse como gay o bisexual. Aquí hay una lista que adaptamos de Bass y Kayfman (1996) de cosas a considerar cuando decides contarles a aquellos que decidas tu modo de enfrentarte a la tensión.
Podemos suponer que les contarás a las personas que están cerca de ti sobre tu conducta de autolesión (automutilación) durante una conversación, pero ésta no es la única forma de revelarlo. Algunas personas han descubierto que anotar todo lo que quieren decir y mostrárselo a alguien les ha funcionado.
Si eliges este acercamiento, sigue las pautas generales que se señalan a continuación y asegúrate de estar disponible para la discusión después de que la persona haya leído lo que le has escrito.
Si quieres contárselo a alguien a través del correo electrónico, yo sugeriría que después de mandarlo te comuniques con ellos ya sea por chat o por teléfono.
Otra forma que me han reportado que ha sido muy efectiva es mandarles la dirección de este sitio: www.autolesion.com. De esta forma ya vas a tener con ellos un lenguaje común y es más fácil comunicar y explicar lo que te está pasando.

Ahora lo que debes de considerar:

► Dale tiempo a la otra persona para que lo asimile, aunque – si la sigues y te dice que “le gustaría pensar en ello un ratito,” dale espacio. Pídele que te avise cuando esté lista para hablar, y déjala ir.
► Sé sensible ante los sentimientos de la otra persona.
Puede ser casi tan difícil para ella/él oírlo como lo es para ti decirlo. Date cuenta que las personas probablemente se pregunten qué hicieron mal o cómo podrían haber impedido que sintieras tanto dolor o por qué te “enfermaste”. No tienes que aceptar sus juicios de valor sobre tu autolesion, pero mantente abierto a escuchar lo que tienen que decir sobre ello. Podrías aprender algo, y puedes enseñarles mucho.
► Explícales que revelarlo es un acto de amor.
Hazles saber que tu decisión de contarles que te haces daño es una señal de tu amor y confianza en ellos. Por lo general, una persona decide contarle a alguien sobre ésto porque lo ama, quiere o necesita su apoyo cariñoso, y está cansada de ocultarle toda una parte de sí misma. El deseo de ser abierto y confiar pesa más que el miedo al rechazo u odio o repugnancia. Deja que la persona a la que le cuentas sobre tu auto-daño sepa que no estás tratando de castigarla, manipularla, o culparla.
► Escoge un lugar privado y un momento de calma.
Esto es cosa seria. Busca un momento en que cada uno de los implicados estén disponibles para una conversación larga. Hazlo en un lugar donde todos estén cómodos y no haya necesidad de preocuparse de que otros oigan sin querer.
► No les digas cosas con ira.
No uses tu conducta de autolesión como arma: ¡”Ah, sí, miren, me hicieron que me cortara / quemara / rasguñara /golpeara!” Para conseguir el amor y la comprensión que buscas, deberás dar algo a cambio. Ya sea que la persona con la que has decidido compartir tu secreto haya contribuido o no a los problemas que te condujeron a hacerte daño, es irrelevante para una conversación de confesión. Si comienzas a enojarte y a culpar, vas a poner a la otra persona a la defensiva y se enfadará. Todo el proceso se atascará y será horriblemente desagradable e improductivo. Utilizar la autolesión como arma también aumenta la probabilidad de que la persona a la que se lo estás confesando reaccione exactamente del modo que esperas que no lo haga.
► Piensa en invitar a un “aliado”.
Si tienes un amigo o terapeuta que entiende tu conducta de autolesión, posiblemente quieras pedirle que participe en la conversación. Una tercera persona neutral puede ayudar a mantener la calma.
► Proporciona la mayor información que puedas.
Esto es determinante. Entre más sepa alguien sobre algo, menos le teme. Muchas personas no han oído nunca hablar de la conducta de auto-lesión o han leído artículos en periódicos populares sensacionalistas. Prepárate para darle a la persona libros o títulos de libros, artículos, fotocopias, listados, direcciones de sitios web, etc. Junta toda la información posible de modo que puedas contestar a sus preguntas exacta y francamente.
► Muéstrate dispuesto (y preparado) para contestar sus preguntas.
Posiblemente deberás educarlos sobre la auto-lesión. Anímalos a hacer cualquier pregunta que puedan tener. Si te hacen una pregunta para la que no tengas una respuesta, diles “no sé” o “no sabría decir” o hasta, “prefiero no entrar en eso ahora mismo”. Sé lo más abierto que puedas. Podrías querer anticiparte a sus preguntas y tener una idea de la forma en que las contestarás antes de hacer público que te haces daño. Puedes preguntarles a otros que hayan revelado su conducta lo que les preguntaron para que tengas algunas ideas.
También deberás tener una buena idea en mente de lo que quieres hacer en cuanto a hacerte daño- te lo van a preguntar. ¿Quieres un tratamiento? ¿De qué clase? Si no, ¿cuál es la razón fundamental para no tratarlo? ¿Quieres que te ayuden a detenerlo o a controlarlo? ¿Cómo te pueden ayudar? ¿Qué es entrometerse demasiado y qué no lo es? Ahora es un buen momento para comenzar a poner límites.
►No es necesario sacar a la luz los temas más perturbadores en la primera conversación.
No comiences describiendo con vivos detalles la vez que necesitaste 43 puntadas y una transfusión. Lo mejor será evitar descripciones gráficas de lo que haces; si te preguntan, solamente di “me corté la muñeca” o “golpeé las paredes hasta que me salieron moretones” o lo que sea. Trata de no alucinarlos; puedes dar detalles (si es necesario) en alguna otra conversación.
► Confía en tu propio juicio.
Haz lo que para ti es natural. Tú te conoces a ti mismo y a tu familia y amigos mucho mejor que alguien más.
► Comunícate.
Muéstrate dispuesto a hablar con las personas con quienes te estás confesando acerca de tus reacciones, y pídeles que te digan lo que piensan. La comunicación es de dos vías.

Tratando con Preguntas Desagradables

Tarde o temprano sucede – estás en la escuela o en tu trabajo, en el autobús, en una tienda, y alguien pregunta. “¿Qué le pasó a tu brazo, pierna, cara, o lo que sea?”
Por lo general, la gente no está tratando de hacerte sentir incómodo. Bastante a menudo, sólo están haciendo plática; realmente no quieren saber por qué tienes cicatrices, sino que lo hacen por decir algo. Sin embargo, te quedas atorado buscando una respuesta.
Con mucha frecuencia, la solución más fácil es medio reírse o hacer una cara pesarosa y decir “Me lastime por andar en la luna”, o bien “Es una historia larga de contar”. Luego cambias el tema. Esto desvía a la mayoría de las personas; si persisten, puedes decir, “Realmente preferiría no hablar de esto”. Puedes ser un poquito frío aquí – después de todo, ellos están siendo algo rudos haciéndote preguntas personales y no te dan oportunidad de evadir la respuesta elegantemente.
Por otra parte, podrías intentar algunas de las respuestas que se sugirieron durante una discusión de excusas en la lista de correos electrónicos. Probablemente no las usarás todas, pero léelas para que te rías un rato:
— Quise sacar a mis lagartos a dar un paseo y se resistieron como desesperados.
— El gato del vecino y yo tuvimos un desacuerdo sobre las huellas de patas que habían en mi coche.
— Tuve sexo sin protección con un puerco espín.
— La policía no cumplió con rapidez las demandas de los terroristas, y entonces la agarraron contra nosotros los rehenes.
— “Um, uh…yo, uh….verás….yo…uh…bueno,…” A esto generalmente tratan de echarte una mano contestando, “¿Te caíste?” Y entonces dices, “Sí, gracias.”
— Bien, sólo déjame decirte esto: NUNCA DE LOS NUNCAS, bajo NINGUNA circunstancia, deberás salir con un tipo o chica que hayas conocido en el Internet.
— Me lastimé.
— Sigo cayéndome de los acantilados tratando de agarrar a ese condenado correcaminos.
— “Estuve cazando ostiones”. Se me quedan mirando en blanco. Luego digo, con un guiño, “Obviamente nunca has cazado ostiones”.
— “Es una larga historia”. Por lo general te dejan en paz, pero si te dicen, “Tengo tiempo”, les dices, “Me caí. [pausa larga] Okey, es obvio que no fue TAN larga”.
— Estaba yo en una fiesta con Tyson y todo el mundo se abrazaba (mordía).
— Perdí una pelea con una lata de atún.
— Me resbalé haciendo una ensalada.
— Me dormí, y el coco me agarró.
— Lo pondré de este modo: cuando te dicen que no alimentes a los osos, es por una maldita buena razón.
— Pensé que esas etiquetas de seguridad de los pantalones solamente rociaban tinta, pero por lo visto rocían pedazos de vidrios rotos, también.
— No son cortadas, son mehendis (tatuajes hindúes).
— Le hice un favor al consumidor. Debido a mí, ¡ahora esas cosas tienen una etiqueta de advertencia!
— ¿¿De qué hablas?? (mientras me subo las mangas rápidamente.)
— Maldito gato.
— Bueno, cuando era más joven, tenía yo este sueño de que un perro me perseguía … corría, y corría, pero entre más rápido corría, él subía más la velocidad. Yo quería llegar a mi casa… Ya casi estaba allí…, pero justo cuando llegaba al pórtico del frente, el perro me mordía. En todas partes. Muchas veces. Me dejó marcas que no parecen mordidas para nada. Y cuando me desperté… ::ojos bien abiertos:: tenía yo ÉSTAS.
— “¿Qué cicatrices?” Por lo general contestan “ésas”; a lo que yo contesto, “no veo nada”.
— Las voces me dijeron que lo hiciera.
— Lucho con tigres…
— Me las hice subiendo una cerca para evitar este lugar horrible. (dicho en la escuela)
— Lo hice como una ofrenda sacramental a mi señor de la oscuridad. ::Sonríes::
— (acerca de las cicatrices de mi estómago) “Ah, esas son de cuando nació mi bebé”. “¡Tú no tienes ningún bebé!” “No, pero podría tenerlo”.
— Es cosa que no te importa, tú, tonto (inserta una maldición apropiada aquí)
— Yo me las hice. (Hey, algunas veces la franqueza funciona.)

¿Que pasa con las Cicatrices?

Para algunas personas, las cicatrices no son un problema – la gente se autolesiona de modo que no les quedan señales permanentes o sólo se lesionan en sitios que normalmente están cubiertos por la ropa (el torso, los hombros, los tobillos, etc.) La mayoría de las personas que se cortan o queman les aparecen cicatrices. A algunos les gustan sus cicatrices y las consideran como heridas de guerra o hasta mapas de vida. Muchos otros odian sus cicatrices y quieren encontrar el modo de deshacerse de ellas. Las dos actitudes son igualmente válidas.
Las dos preguntas más comunes acerca de las cicatrices son “¿Cómo las explico?” y “¿Cómo las hago desaparecer?”

Tratando con las cicatrices

Si odias tus heridas o tus cicatrices y quieres hacer algo al respecto, tienes dos opciones: Puedes buscar el modo de ocultarlas, o puedes tratar de curarlas/minimizarlas.

Cicatrices y Heridas: Como curarlas o esconderlas

Escondiendo las heridas y las cicatrices

A veces es posible esconderlas:
  • Las cicatrices de las muñecas pueden cubrirse con mangas largas, pulseras, o relojes.
  • En el verano, ponte camisas de manga larga de un material ligero (seda, algodón de gasa, lino y otros por el estilo).
  • Otra idea para el verano es llevar puesta una camisa de manga larga abierta sobre un top o una camiseta. Si te preguntan, puedes decirles que te preocupa la exposición al sol.
  • Algunas cicatrices en las piernas de las mujeres pueden esconderse bajo las medias o mallas.
  • Se puede usar maquillaje simulador para esconder algunas cicatrices. Se han reportado muy buenos resultados con Dermablend, el cual fue formulado para cubrir marcas de nacimiento como las manchas de vino de oporto y afecciones de la piel como vitiligo. Es impermeable y puede combinarse para emparejarlo con el color de la piel.

Curación de las heridas y tratamiento de la cicatriz

El primer paso para obtener una buena cicatriz es probablemente un buen cuidado de la herida. A de ser adecuado, (ver Primeros Auxilios), lávate con Betadine y ponte diariamente sobre la herida un buen ungüento con antibiótico (como Neosporin). Johnson & Johnson fabrica un nuevo vendaje, Band-Aid Advanced Healing, que cierra la herida completamente. Los fluidos de la herida son absorbidos por partículas especiales de la venda, que los convierten en un gel que amortigua la herida. Esto mantiene húmeda la herida, lo cual reduce la comezón y ayuda a curarse más rápido. También puede reducir el impulso de picotearte la herida, porque se supone que debes mantener la venda puesta continuamente hasta que la herida se haya curado, o durante una semana más o menos.
Para algunos tipos de marcas que dejan cicatriz, pueden ser útiles las cremas o vendas especiales que contengan Allium Cepae y Alantoína. Estas cremas están diseñadas para minimizar las marcas de cicatrices, pero deben usarse cuando la cicatriz es muy nueva. Los reportes sobre su eficacia son variados.
Hay varias marcas de láminas y almohadillas de silicona disponibles en el mercado. Los nuevos productos que combina silicona líquida, cortisona blanda, y vitamina E dan muy buenos resultados. Se aplica el líquido sobre las cicatrices para formar algo parecido a una lámina de silicona, y se usa del mismo modo que utilizas las láminas
Las láminas de silicona se adhieren fuertemente (hay algunas que son autoadhesivas) sobre las cicatrices durante varias horas al día. El tratamiento se continúa con duraciones variables (días a semanas). Los fabricantes afirman que estas láminas pueden ablandar y decolorar las cicatrices más levantadas o rojas, incluso las queloides. Algunos centros para quemaduras las usan para ayudar a disminuir las marcas que dejan las cicactrices después de los injertos, y a diferencia de Mederma, sirve tanto para cicatrices viejas como nuevas.
Ninguno de estos productos hará que las cicatrices desaparezcan, pero pueden ayudar a hacerlas menos obvias (y reducir las preguntas impertinentes).
Otro producto es un tratamiento que utiliza poliuretano en vez de silicona, que permite que el aire circule; y en lugar de llevar puesta la lámina unas horas al día, la llevas puesta continuamente; todos los días te quitas la lámina anterior y te pones la nueva que es autoadhesiva. Igual que las láminas de silicona, se dice que son capaces de aplanar y aligerar las cicatrices (en otras palabras, ninguna de éstas hará mucho por las cicatrices planas que son más pálidas que la piel circundante).
La cirugía plástica podría ser eficaz en algunos tipos de marcas de cicatriz, pero es muy cara y deja cicatrices de por sí. El Dermabrasion podría funcionar para marcas de cicatrices muy ligeras, pero he tenido noticias de varias personas que lo encontraron inútil, caro, y doloroso. Lo mismo aplica para el recubrimiento con láser. No he oído si funciona bien en cicatrices de auto-lesión – si sabes de alguien que le haya ayudado (o a ti), por favor envíame un correo.
Las inyecciones de cortisona combinadas con terapia de láser pueden aplanar las queloides grandes, pero te quedará todavía un remanente de la cicatriz. El tratamiento puede ser doloroso, y los resultados no están garantizados.
Pueden hacerse injertos de piel para reducir una red de cicatrices en una sola cicatriz grande que puede ser explicada más fácilmente, pero todavía te dejan con una cicatriz grande y fea. Alguien reportó haberse sometido a una cirugía en cuña en la cual las áreas que tienen cicatrices se recortan en una cuña y los bordes de la piel se vuelven a coser, dejando una cicatriz larga. He oído también acerca de un procedimiento en el cual se deslizan globos bajo la piel y se inflan lentamente para estirar la piel. Luego se cose la piel floja sobre el área que tiene cicatrices. Si sabes algo sobre esto, me gustaría conocer algunos detalles.
Si decides hacerte la cirugía plástica, tendrás que convencer a tu cirujano de que ya dejaste de auto-lesionarte; la mayoría de los doctores no te ayudarán a cubrir las cicatrices si piensan que vas a salir y te vas a hacer nuevas lesiones en seguida. Algunos pueden exigir que demuestres que estás libre de la conducta de hacerte daño durante un período de tiempo antes de considerar hacerte la cirugía.
El tatuaje sobre las cicatrices puede ser una opción para algunas personas, pero las marcas de cicatrices en la piel son muy difíciles de trabajar y pueden no conservar bien la tinta. Si quieres intentar esta ruta, pregunta por y checa referencias hasta que encuentres un artista del tatuaje muy bueno, muy experimentado y haz una cita con él para hablar de las posibilidades. Si el artista piensa que los tatuajes no funcionarán bien sobre tu cicatriz, lo mejor será abandonar la idea. Repito, esto se hace sólo si estás bastante seguro de que no te vas a marcar el área con otra cicatriz después.

Asuntos de Salud para quien se Corta

Si todavía estás utilizando las autolesiones como un modo de enfrentarte a situaciones abrumadoras, tienes que prestar atención a tu salud y monitorearte para saber si sufres de síntomas de anemia o deshidratación.
Si te cortas, estás perdiendo dos cosas importantes: fluido (plasma) y glóbulos rojos. Tu cuerpo puede reemplazar el plasma en aproximadamente 48 horas si bebes bastantes líquidos. Las células rojas tomarán aproximadamente dos meses para reabastecerse.
La deshidratación puede provocarte un shock (ver Primeros auxilios) El síntoma más común es el mareo, sobre todo al cambiar de posición (por ejemplo, al levantarte después de haber estado acostado un rato). También puedes tener un pulso muy rápido. Si la deshidratación es severa (estás muy mareado, tus ojos se ven hundidos, no puedes contener los fluidos, tu piel es húmeda y te sientes débil), ve al doctor inmediatamente – ahí te administrarán fluidos por vía intravenosa y estarás bien en unas horas. Para evitar llegar a ese punto, asegúrate de beber 8 vasos de agua diariamente (más en los días en que has perdido sangre). Si tienes mareos después del autolesionarte, bebe agua o jugos lo más que puedas y monitoréate en busca de síntomas de shock.
La Anemia se presenta cuando pierdes demasiado hierro al perder demasiadas células rojas. Si estás anémico, te verás pálido y te sentirás muy débil. Podrías estar irritable y falto de respiración y sencillamente sentirte mal. Si tienes estos síntomas, puedes ver a un médico que te confirme la anemia; él te dará entonces suplementos de hierro y vitamina C y te dirá que te sentirás mejor en un par de meses. Si quieres evitar volverte anémico, pero no estás listo para dejar de cortarte, deberás tomar una multivitamina con hierro y vitamina C diariamente y detener el sangrado de tus cortadas lo más rápido posible.