viernes, 19 de enero de 2018

Alcohol, drogas, depresión y estrés principales factores de riesgo asociados al suicidio




FUENTE: BERBES. 2009 OCT
Aproximadamente un millón de personas fallece por suicido en el mundo, y el número de tentativas suicidas es unas 10-20 veces mayor, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Es decir, se produce una muerte por suicidio cada 40 segundos y una tentativa cada 3. Concretamente, en nuestro país, los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que durante el año 2007 se suicidaron 3.263 personas.
Según la Prof. Pilar Saiz Martínez, del departamento de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo “estas cifras suponen un número de muertes similar al de personas fallecidas en accidentes de tráfico e incluso superior al número de defunciones causadas por los conflictos bélicos”.
El Pacto Europeo sobre Bienestar y Salud Mental, celebrado en Bruselas, en Junio de 2008, establece que la primera de las cinco áreas prioritarias de acción en Salud Mental, debe dedicarse a la prevención de la depresión y de los comportamientos suicidas. Las medidas prioritarias recomendadas incluyen: incrementar la formación de los profesionales de la salud; restringir el acceso a los principales métodos suicidas; fomentar la concienciación sobre el problema a nivel comunitario y entre profesionales sanitarios y de otros sectores relevantes; implementar medidas para reducir los principales factores de riesgo asociados a los comportamientos suicidas (consumo excesivo de alcohol y drogas, depresión y estrés) y, por último, facilitar las medidas de soporte adecuadas a aquellas personas que hayan realizado tentativas suicidas o que de modo indirecto se hayan visto afectadas por ellas.
Aproximadamente, en la mayor parte de los países en los que se ha estudiado el fenómeno del suicidio, las mujeres presentan mayores tasas de ideación suicida y de comportamientos suicidas. Sin embargo, “aproximadamente, los varones consuman el suicidio con una frecuencia entre 2 y 4 veces mayor que las mujeres, mientras que éstas realizan intentos de suicidio con una frecuencia 2-3 veces superior a la de los varones. Concretamente, en nuestro país, según datos del INE del año 2007, la tasa de suicidio por 100.000 habitantes fue de 11 para los hombres y de 3,5 para las mujeres”, comenta la Prof. Saiz Martínez.
Existen una serie de factores que se consideran como factores predictores de riesgo suicida: padecer un trastorno mental (siendo los señalados previamente los que se acompañan de un mayor riesgo), la presencia de ideación suicida, las verbalizaciones suicidas y la planificación del acto, los antecedentes personales de tentativa suicida (constituye el mejor factor predictor conocido hasta la fecha), el aislamiento social, los sentimientos de desesperanza, factores sociodemográficos entre los que se incluye el sexo masculino y la edad por encima de los 55-60 años, los antecedentes familiares de suicidio consumado, la presencia de factores estresantes agudos o crónicos (entre los que se puede incluir enfermedades físicas de tipo crónico o discapacitante), etc.
“El 90-95% de personas que se suicidan cumplen criterios de trastorno mental en el momento del suicidio. Hay que tener presente que todos los trastornos mentales incrementan el riesgo de suicidio en relación al de la población general, pero dicho riesgo varía en función del trastorno mental padecido, de modo que los trastornos que se acompañan de mayor riesgo son los trastornos afectivos, la dependencia de alcohol y/o de otras drogas y las psicosis no afectivas”.
Actualmente, se está tratando de conocer mejor aquellos factores que pueden tener un papel protector evitando la comisión de dichas conductas, tales como la ausencia de variantes genéticas que confieren susceptibilidad, presencia de soporte socio-familiar adecuado, tratamiento adecuado de la enfermedad de base, etc.
Según la Prof. Saiz Martínez, “en el momento actual no existen dudas de que el suicidio es un comportamiento determinado por factores bio-psico-sociales. En los últimos años se ha realizado un gran esfuerzo investigador para tratar de conocer los posibles biomarcadores de este tipo de comportamiento y hasta la fecha los hallazgos más sólidos provienen de la presencia de niveles bajos de ácido 5-hidroxiindolacético (5-HIAA), el principal metabolito de la serotonina, en el líquido cefalorraquídeo”.
En relación a las bases genéticas del suicidio, “conocer cuáles son los genes responsables, en última instancia de este comportamiento es algo muy complicado, ya que el suicidio, como la inmensa mayoría de los trastornos mentales se incluyen dentro de lo que se denominan enfermedades genéticamente complejas (no se transmiten según un patrón de herencia mendeliana)”, asegura la psiquiatra.
“Dichas enfermedades tienen un claro componente genético (descrito en estudios de familia, gemelares y de adopción), pero la susceptibilidad para el comportamiento viene dada por el efecto combinado de muchos genes (genes de efecto menor) y de diversos factores ambientales actuando conjuntamente”, señala la Prof. Saiz Martínez.
La investigación genética en suicidio se ha centrado principalmente en el sistema serotoninérgico, “cuya implicación ha demostrado ser la más consistente hasta el momento, siendo el gen más estudiados y, con el que quizás se han obtenido más resultados positivos, el transportador de serotonina (SLC6A4)”. No obstante, señala que en los últimos años se han obtenido resultados prometedores con otros genes, como por ejemplo el del BDNF. Quizás uno de los hallazgos más destacables en los últimos años es el realizado por el grupo de Caspi que ha puesto de manifiesto que existe una interacción entre los comportamientos suicidas, los acontecimientos vitales estresantes y determinadas variantes polimórficas del gen del transportador de serotonina. Habiendo sido, este hallazgo, replicado posteriormente por numerosos grupos de investigación. “No obstante, hay que señalar que estos posibles biomarcadores están aún en fase de consolidación y no se utilizan en la práctica clínica cotidiana”, afirma la Prof. Saiz Martínez.

lunes, 15 de enero de 2018

Una mujer iba a tirarse por un puente y un joven la detuvo: ahí entendió él que tenía una vocación



Jesús García es un joven mexicano de 21 años que cursa segundo año de Filosofía en el seminario y se prepara para ser sacerdote. Cuenta que la historia de su vocación nace en un puente, donde una mujer estuvo a punto de suicidarse.

Recoge su testimonio, Siame.mx, la agencia digital de la arquidiócesis de México.

Un intento de suicidio, el comienzo de la vocación
Después de desayunar con los amigos de la preparatoria (el equivalente latinoamericano al Bachillerato), Jesús caminó, como cada día por avenida Constituyentes para abordar el metro. Jesús recuerda con detalle ese momento en el que comenzaría su vocación. "Fue en la esquina de la calle Rincón Gallardo donde miré a una mujer llorando sentada en la banqueta", explica.

Era su último año de preparatoria y el interés por la vida le llevó a acercarse a la mujer para preguntarla por qué lloraba. Su respuesta fue: “'Estoy bien, no tengo nada'. Se levantó, caminó unos pasos delante de mí y juntos subimos el puente", recuerda Jesús.

"Quedé impactado cuando aquella mujer quiso aventarse del puente, miré hacia atrás para ver si alguien más se encontraba ahí, pero estábamos solos", dice. Jesús intentó  convencer a la mujer para evitar un suicidio: “¡No lo haga!”, le gritó. A lo que ella contestó “¿Qué sentido tiene la vida?”



En ese momento él tenía 18 años y cuenta el joven que lo primero que se le pasó por la cabeza en ese momento de pánico fue correr. “Hay alguien que la está esperando", alentó a la mujer. La señora se giró ante la llamada y llorando le pidió a Jesús que la dejara sola.

Jesús no dejó de animarla. "Pensé en hacerlo, pero le dije: hay alguien en su casa que la espera, piense en sus hijos, su esposo, sus nietos”.

La señora, escuchó las súplicas de Jesús y él le ayudó a bajar del puente. Juntos se dirigieron hacia el Parque Lira. "Mi intención era tranquilizarla y evitar que se quitara la vida". Fue a la delegación Miguel Hidalgo para pedir ayuda, pero le dijeron que no tenían tiempo, que la dejara y que ella se tranquilizaría sola.

Camino hacia Dios
Jesús acompañó a la mujer a la escuela, para que recogiera a su nieta y de camino, le contó sus problemas. Después de escucharla, Jesús recomendó que se los ofreciera a Dios.

Todos los jueves, como tenía por costumbre, iba con sus amigos a desayunar. Pasados tres meses del suceso, Jesús cuenta que una señora se acercó a saludarle. Era la señora del puente. "No la reconocí de inmediato, pues estaba muy cambiada, platicamos un rato y me dijo: 'Tenía mucha razón cuando me dijo que Dios sí me escuchaba'”.



Sus problemas no habían acabado, pero sí disminuyeron. Estuvieron charlando durante un rato y la señora le preguntó si en algún momento pensó en ser sacerdote. Jesús dice que la idea le hizo gracia. “Si no puedo con mis problemas, menos con los de los demás”, contestó.

Aquel acontecimiento fue el detonante de la vocación de Jesús García y de su entrada entrar al Seminario. "Pido a Dios por aquella señora, de la que no sé ni su nombre ni ningún dato más, que donde quiera que se encuentre, la guíe, la cuide y la proteja, porque su testimonio fue lo que realmente me hizo escuchar la voz de Dios", cuenta el seminarista.