miércoles, 15 de mayo de 2013

JESUS HABLA A LOS QUE PIENSAN EN EL SUICIDIO.


Jesús: “Tengo muchas cosas que decirles a los que están considerando este acto de auto destrucción.
TE AMO.
Veo tu dolor.
Comprendo que anhelas descansar de tu angustia.
Te pido que me ofrezcas tu angustia, Yo te puedo ayudar.
Eres tan valioso para el Reino y necesito que me ayudes llevándome a otros.
“¿Cómo?” te preguntarás en medio de tu profunda tristeza interior. “¿Cómo sería posible que yo fuera útil para Jesús y para otros?”
Te lo diré. El dolor que padeces lo padecen muchos en el mundo actual. Son muchas las almas que sienten la misma tristeza que tú sientes, esa falta de esperanza. Son muchos los que van cargando cruces muy pesadas de enfermedades y adicciones; soledad y desesperanza; rechazo y ansiedad. Muchos de mis hijos pierden el valor al vislumbrar su futuro, pues lo único que ven es más tristeza y dolor.
Querido amigo, no hagas esto: no mires al mañana pensando que la pena que hoy padeces será la misma de mañana. No puedes estar seguro de ello; y no puedes estar seguro porque Yo, Dios, podría cambiar tu vida durante este día, hoy mismo. Debes permanecer en el hoy, en el presente, porque Yo te envío la gracia necesaria para llevar tu cruz hoy. Sólo cuando miras al futuro pensando que tu Jesús no te enviará alivio, es cuando sientes que la vida se hace insoportable. Entiéndelo: tu vida será insoportable únicamente si me sacas de ella, pero si me dejas en tu corazón, en tu vida, Yo no sólo haré que sea soportable, sino hasta alegre.
Te muestras escéptico. No puedes creer en un futuro alegre porque el presente es tan doloroso; y lo comprendo, así como comprendo todo acerca de ti. Probablemente no me conozcas bien, por eso te diré algo acerca de Mí que te ayudará a convencerte de que confiar en Mí es una buena decisión. Nunca se Me ha conocido por haber roto una promesa. Nunca. Hoy tengo una promesa para ti. Si me pides que te ayude, te ayudaré. Pídemelo, amado mío. Eres importante para este Reino y tengo un plan para ti. Te necesito. Necesito que sirvas de una forma que no comprendes, ni podrás comprender ahora por estar inmerso en tu gran desesperanza. Te revelaré el plan, pero tendrás que tener valor y permitirme que te mueva de este lugar de desesperación a un lugar de esperanza en tu corazón. Lo haré. Te iré moviendo y alejando de tu tristeza. Confía en Mí un poquito y dame sólo un poco de tiempo. Incluso ahora, mientras lees estas palabras, la esperanza comienza a agitarse en tu interior. Esta esperanza viene de Mí y es una muestra mínima de lo que podré hacer por ti. Te estoy dando valor; te estoy infundiendo esperanza. Descansa conmigo.
Repite esto, “Descansaré en Jesús y esperaré a que Él me envíe el alivio.”
Te enviaré alivio. No temas. Estoy contigo ahora mismo y jamás te dejaré”

2 comentarios:

  1. Ayúdame dios mío tú conoces mi situación , necesito tu ayuda hoy más que nunca estoy cansado, confundido desesperado ya no puedo, ayúdame. Ya no puedo más

    ResponderEliminar
  2. Mentiras mentiras, le he pedido tanto a Dios y el no me escucha, el no me quiere, no importa lo que haga para estar bien con él y no me escucha, nunca me ha querido, le pido por mis hijos y tampoco.. yo no quiero vivir.
    Mentiras y más mentiras de los religiosos..

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, este es un espacio de escucha y oración.