miércoles, 20 de enero de 2010

Oración para acercarnos a Jesús como liberador




"Voy a ti Señor como mi Liberador. Tu sabes todos mis problemas, las cosas que me atan, que me atormentan, que me asedian. Me suelto de todo espíritu de las tinieblas, de cualquier influencia maligna y de toda atadura demoníaca, de todo espíritu inmundo que esta en mi.


Yo ordeno a todos los espíritus demoníacos que me dejen ahora, en el Nombre de Jesucristo. Confieso que mi cuerpo es templo del Espíritu Santo, redimido, limpiado y santificado por la Sangre de Jesús. Por lo tanto, Satanás no tienes ni lugar ni poder en mí ya que soy libre a través de la Sangre de Jesús."

viernes, 15 de enero de 2010

Soltándonos de hechicería, brujería y poderes relacionados





"En el Nombre de Jesucristo ahora reprendo, rompo y me suelto así como suelto a mi familia, de toda maldición maligna que fue impuesta a través de personas, cultos o fuente ocultista. Yo ordeno a cualquier poder demoníaco que me deje en el nombre del Jesucristo. Yo soy la cabeza y no la cola. Yo estoy encima y no debajo."

domingo, 10 de enero de 2010

Librada del suicidio




Todo era un caos para mi.Las peleas,los insultos y los abusos eran la norma diaria de mi casa.El unico refugio que tenia,era un matrimonio de la iglesia que no podian tener hijos y eran profesores de la escuela dominical.Ellos me daban cariño y respeto.Y como eso solo lo tenia de ellos,pues cuando los veia,no habia quien me despegara.Yo hacia todo lo que a ellos les agradara con tal de seguir recibiendo de ellos lo que nunca habia recibido y que tanto me llenaba.Asi que era una de las mejores en la escuela dominical.Una vez,dijo ella por decir,que a ver quien se atrevía a memorizar para el domingo siguiente el salmo 23.Y me lo aprendi y lo dije.Ella se quedo anonadada.Pues yo era muy pequeña aun y todabia leia muy lento.Y con el,si que era especial.Pues,era mas cariñoso y me hacia mas carantoñas.Eso para mi era alucinante.Me sentia tan agradecida que siempre hacia dibujos y se los regalaba.

Pero abrieron un nuevo punto de emision en mi pueblo y nos separaron.
Ya no tenia mi apoyo para vivir.Comence a sentirme sola,y el caos en mi casa aumento.Hasta el punto de que uno de mis hermanos abuso sexualmente de mi.Lo cual,no sabe aun nadie.Quise buscar apoyo en la iglesia.Involucrarme en actividades,pero me rechazaron.Entonces, entrando en la adolescencia,me apoye en mis amigas de la calle.Porque eran las unicas que me trababan con respeto,y a las que no les molestaba mi presencia,sino que querian estar conmigo.Asi que poco a poco nos fuimos dejando llebar por hacer todo lo que veiamos en la calle que hacian los demas jovenes.Yo siempre era la mas reacia a hacer lo malo,pues en el fondo creia en Dios,pero como nunca le habia sentio,pues me dejaba arrastrar.Mi primera borrachera la cogi con 13 años y con 14 comenze a fumar.Decia a mi padre que no queria ir a la iglesia pero decia que hasta los 18 tenia que ir obligada.Asi que segui con mi vida a mi bola.Como en mi casa parecia que mi existencia era una molestia,pues me iba a la calle,y para olvidar,pues bebia.Hasta que me plantee salir con un chico para encontrar cariño.Alguien que me viera especial. Y asi lo hice,empece a salir con el y a los meses me entere que fumaba porros. Asi que solo hay que imaginar que clase de chico era. Inestable,que no me prestaba atencion,que le gustaban demasiado las juergas,etc.Asi que tenia novio,pero me sentia aun más sola y comence a no verle sentido a mi existencia.Pensaba en a quien le podria afectar que yo faltase.Y eran muchos,pero seria positivo para ellos que yo no existiera, y para otros indiferente. A el unico que sabia que podia afectar era a aquel profesor de escuela dominical,que para mi era como un padre.Era lo unico que me frenaba hasta que me entere que por culpa de una transfusion sanguinea habia cogido el sida.

Si vierais el mosqueo tan monumental que cogi con Dios...Primero porque se lo iba a llebar a el de esa forma,siendo tal fiel como el era;y 2º,porque yo estaba deseando de morirme y hacia muchas cosas malas.Asi que tenia un cacao en la cabeza impresionante.No queria verle porque no queria que muriese viendo como yo estaba,pero sentia que tenia que estar a su lado.Por otro lado pensaba que ya se habria olvidado de mi.Pero para mi sorpresa ahi Dios comenzo hablarme usando a la gente.Porque fue pensar eso,y venirme gente de la iglesia que nunca conversaba conmigo a decirme que el se acordaba mucho de mi,y que siempre estaba mirando los dibujos que yo le habia hecho de niña.¡no los habia tirado!los tenia como su mayor tesoro en sus momentos de morir.

Yo sentia que tenia que morir con el porque ya no habria nadie en el mundo a quien yo le importase.Y espere a que el muriese.Ya habia planeado como hacerlo.Iba a ser super efectivo.Tirarme de un puente que habia en mi pueblo,bajo el cual,pasaba una autovia.Tirarme justo antes de que pasase un camion.Y ya era la noche,estaba sentada en unos escalones,pensando que ya lo habia intentado todo en la vida,y que no habia encontrado en nada aliento,esperanzas.Y cuando me levante para irme,algo en mi interior me dijo:¿Has intentado buscar tu apoyo en Dios?Me justificaba commigo misma diciendo que nunca le habia podido sentir.Pero se me vino la vida de mi profesor a la cabeza.El siempre me dijo que sentia su presencia en su vida,y que eso le daba animos para seguir.Que cada dia sentia su amor,y cuando enfermo,lo sentia aun con mas fuerza.Que no tenia miedo a morir,que se sentia privilegiado de morir así,porque la gente no podia entender como el era tan feliz,sabiendo lo que tenia y sintiendo como poco a poco se le iba la vida.Que nunca viviendo toda una vida hubiera podido testificar tanto como del modo que lo estaba experimentando.El era quien animaba a su mujer.Y yo queria eso para mi.Pero se me venia a la cabeza todo el mal que yo habia hecho,que ya no tenia perdon.Y justo en ese instante se me vino a la cabeza el salmo 23.Aquel que de niña aprendi en una semana,y que desde entonces no habia vuelto a recordar.En cada versiculo veia reflejada la vida de mi profesor.Estaba anonanada por recordar todo eso,y porque por 1ª vez en mi vida sentia como la biblia podia servir para mi vida real, como Dios estaba hablandome ¡a mi!
Llore mucho,por alegria y por tristeza.Pero una idea seguia amartilleandome la cabeza.Ya es demasiado tarde para ti.Ya no te va a aceptar por todo lo que has echo.Entonces pense,y dije,siempre me enseñaron que Dios habla a traves de la biblia.Asi que hable con el,y le dije que si me queria dar una oportunidad.Que pudiese encontrar en mi casa una biblia,y que cuando la abriese,el hiciese que yo leyese el texto que el quisiera decirme.Que entenderia si no me daba una oportunidad.Y que si asi fuera me quitaria de en medio.Pero queria morir tranquila sabiendo que lo habia intentado todo.Entonces llegue a mi casa, y en medio de la biblioteca como un iman atrajo la biblia a mis ojos. La abri, y mis ojos leyeron:
MIRA QUE TE MANDO,QUE TE ESFUERCES Y SEA VALIENTE,NO TEMAS NI DESMAYES,PORQUE JEHOVA TU DIOS,ESTARA CONTIGO DONDE QUIERA QUE VAYAS.

Entonces rompi a llorar,y le pedi perdon por todo lo que habia echo,y le agradeci que me diese el privilegio de poder sentirle.Que por favor nunca lo dejase de sentir.Que siempre me hablara,aunque fuera para reñirme.Y le di gracias a Jesus porque su sangre habia podido limpiar aun mis pecados.Que gracias a El,podia hablar con Dios y sentirle.Seguí llorando tirada en la cama hasta quedarme dormida.Mi vida ya nunca a vuelto a ser igual.Ande bien o ande mal,le siento,me habla,me enseña,me riñe,me ama.En fin,es Dios,¿que más se puede decir?


http://www.foroekklesia.com/showthread.php?t=52289

jueves, 7 de enero de 2010

Cuando el limonero florezca




Servando Almenara estaba radiante, feliz, en medio del bullicio y la algarabía con que sus compañeros de trabajo le festejaban ese día su jubilación. La música del mariachi llenaba el espacio de aquella oficina de gobierno que fue durante los últimos veinticinco años su lugar de vida y en donde quedaban sus mejores esfuerzos, responsabilidades, lealtades, triunfos y fracasos laborales. Hombres y mujeres que compartían con él, día a día la rutina burocrática, lo acompañaron en procesión jubilosa a chequear por última vez su tarjeta personal. Las quince horas, marcaba el reloj, ni un minuto antes, ni un minuto después, siempre fiel a su costumbre de puntualidad y seriedad a toda prueba.


A los pocos días, cuando terminaron los festejos, Servando haciendo honor a su proclividad por el orden y la disciplina se dio a la tarea de organizar su vida a las nuevas circunstancias de un hombre de edad madura jubilado. Elaboró una lista de las actividades que desarrollaría en las semanas y meses siguientes. Había programado visitas a los hogares de sus hijos que estaban casados. Ya no se limitaría a esperarlos los fines de semana a que les llevaran a sus nietos que quería tanto. ¡No!, ahora tenía el tiempo suficiente para convivir más con ellos y demostrarles el gran cariño que les tenía. Acudiría también a visitar a los viejos camaradas que se jubilaron antes que él para compartir experiencias de su nueva forma de vida. Se emocionó mucho cuando anotó en aquella lista el reencuentro con los amigos entrañables de la infancia, de la juventud, con los condiscípulos de los hermosos tiempos de la universidad. Desde luego que motivado por la rutina adquirida tenía planeado conseguir un empleo aunque sea de medio tiempo, para no perder la costumbre -se decía-. No olvidó incluir en esa lista de intenciones, un acercamiento tierno y amoroso con su esposa, con aquella mujer que silente, condescendiente, afanosa, lo acompañó literalmente como su sombra durante todo el tiempo que su trabajo los distanció.


Servando Almenara se enfrentó entonces con su nueva realidad. Su horario donde ahora el tiempo sobraba nunca se compaginó con el de sus hijos y nietos donde el tiempo faltaba. Terminó por resignarse a esperarlos como siempre los fines de semana y descubrir pasados los años que esas visitas muchas veces eran forzadas, no deseadas, porque aquellos a quienes tanto quería, tenían también sus propios intereses, sus compromisos, otros afectos y sus propios problemas personales.


Cuando se reunió con sus excompañeros también jubilados, encontró a la mayoría en medio del desánimo, la soledad, la tristeza, muchos de ellos eran presa de esa terrible enfermedad que es la depresión, aquella que está al acecho de los que están o se sienten solos, de los seres que se abandonan al desaliño, al infortunio, a la inactividad. Después de convivir algunas horas con ellos regresaba a su hogar con la carga moral de haber visto un cuadro patético que bien podría llegar a ser el suyo. -¡Jamás caeré en un estado de depresión!- se prometió resuelto. Sin embargo tomó el camino fácil de dejar de visitar a esos desgraciados con los que alguna vez compartió ilusiones, esfuerzos, metas y triunfos. Ni siquiera volvió para sugerirles que buscaran ayuda profesional para enfrentar ese terrible mal.


A los amigos de la infancia y juventud los encontró decrépitos, inmersos en pensamientos fatalistas o agoreros. La mayoría era un compendio de enfermedades reales o inventadas, psíquicas o somáticas. Le aterrorizó pensar que él podía llegar a ese estado extremo de falta de salud. A otros los encontró aún fuertes, vigorosos, llenos de proyectos y en la práctica de actividades productivas pese a tener la misma o menor edad que él. Eso lo atemorizó más, pues estos últimos fueron como un cruel espejo donde se reflejó su realidad que lo acercaba mucho más al primer grupo que al segundo.


¿Trabajar medio turno?, después de buscar afanosamente en diferentes lugares y por mucho tiempo, al fin comprendió que pese a las campañas mediáticas y electoreras del gobierno, para la gente de la tercera edad no existían oportunidades de trabajo.


Con los compañeros de la universidad nunca pudo coincidir porque la mayoría vivía en ciudades muy distantes incluso en otros países. Servando sabía muy bien que sus ahora precarios recursos económicos producto de su jubilación no podían dilapidarse en viajes de reencuentros amistosos. Sólo le quedaba refugiarse en la compañía y afecto de Alicia su fiel esposa. Entonces descubrió con infinita tristeza que con aquella mujer compañera de toda su vida se le dificultaba la comunicación, todos los años anteriores fueron rutinarios, apegados a horarios inflexibles, a costumbres casi maniacas. El gran amor y la pasión que los unió al principio se habían convertido en breves intercambios de palabras, gestos y monosílabos. Ahora tenían muy poco en común como pareja, sólo los recuerdos de los primeros años y una cama compartida en donde hasta las sábanas permanecían frías. Para aquellos dos seres que habían ido tejiendo el desamor entre la rutina y sus propios quehaceres quedaba muy poco interés, al menos para entibiar con arrumacos y un remedo de acto sexual aquellas sábanas que ahora cubrían dos cuerpos cargados de años envueltos en el gélido ambiente del desinterés. Entonces Servando comenzó a desesperarse al darse cuenta que finalmente estaba… ¡solo! en medio de tantos, luego fue perdiendo el apetito, extraviando el sueño en pensamientos y auto recriminaciones por haber cometido el error de dejar pasar el tiempo sin consolidar su vida personal.


Pero reaccionó decidido, -¡No caeré en la depresión!, soy lo suficientemente inteligente para manejar apropiadamente la situación-. Desechó de inmediato la idea de buscar ayuda profesional. No la necesito, -se dijo- Intentó entonces volver a ser el hombre de ideas brillantes, ordenado, disciplinado. Buscó en su actual entorno en que invertir el tiempo que le sobraba y entretener en la mente los pensamientos de soledad que ya lo martirizaban. Primero habrá que hacer ejercicio para recuperar el cuerpo sano -pensó- para ello tendré que adquirir algunos aparatos para ejercitarse y colocarlos en el patio de la casa. Bajó entonces al lugar que siempre estuvo tan próximo y que apenas reconoció. Le pareció inmenso, tan desolado como él. Plantaré árboles, -decidió-


Aquella mañana de abril, muy temprano empezó la tarea de sembrar en su patio. Fueron plantas y frutales que no crecían mucho. Dejó para el final la siembra de un limonero al que le reservó el mejor lugar. Escogió esta especie porque las hojas del limonero mantienen su verdor aun en el invierno más frío. Ese verde de vida era tan acentuado como su esperanza de encontrar la paz y el bienestar para sus últimos años. Cuando terminó de sembrar el limonero desde lo más profundo de su ser brotaron estas palabras: -¡Que al menos la vida me conceda el tiempo suficiente para ver florecer este limonero!- -Cuando el limonero florezca… ¡será mi tiempo de morir!


Tres años pasaron y en que cada mañana Servando regaba sus plantas y le concedía especial cuidado a su limonero. Llegó al extremo de limpiar con un trapo húmedo una a una sus hojas para que se vieran más verdes, más lozanas. Empezó a buscar con vehemencia -sin explicarse por qué- cada amanecer en las ramas del limonero indicios de que fueran a brotarle las flores que ya esperaba con ansiedad. El hombre con una actitud obsesiva arrancaba algunas hojas y durante el día les iba haciendo dobleces para aspirar su agradable aroma y así mantenerse en sintonía con su ilusión.


Los problemas propios de su condición tomaron por asalto a Servando, la salud se le fue quebrantando, se llenó de dolencias, ciertas o imaginadas. Se sintió marginado por todos, los problemas económicos lo alcanzaron, con lastimosa frecuencia era avisado que alguno de sus excompañeros de trabajo o amigos de la infancia estaba grave de salud o que había fallecido. El distanciamiento con su esposa se hizo más patente, primero fueron camas, luego habitaciones separadas. Los monosílabos que convirtieron en largos lapsos de silencio, de indiferencia entre ambos. Un atardecer se encontró atónito hablándole al limonero: -¡Florece ya amigo mío! -le decía--Tu tiempo es mi tiempo--Cuando florezcas, yo terminaré de marchitarme--Mi esencia se esparcirá en el ambiente como el aroma de tus flores--¡Florece amigo limonero, para librarme de mis males!


A partir de entonces Servando Almenara se convirtió en un hombre irascible, que luego se mostraba taciturno, por algunos días neurótico, un remedo de la muñequita fea de la canción infantil que lloraba por los rincones sin saber por qué. El insomnio se convirtió en su confidente, hablaba, reía a distancia con sus nietos, los aconseja y recriminaba por no ir a visitarlo. Sin haber razón aparente buscó el viejo revolver de su padre e inició la interminable tarea de limpiarlo de día y de noche. En un momento de lucidez, Servando escondió las balas del revolver y se empecinó en olvidar el lugar donde estaban, era su último y desesperado intento de auto defensa. Aun en este estado tan decadente en que se reconocía víctima de la depresión, Servando se empecinó en enfrentarlo solo, sin comentarlo con sus seres queridos, sin ayuda profesional, un error fatal que frecuentemente cometen quienes caen en las garras de este terrible mal.
Aquella madrugada sorprendió a Servando despierto presa del insomnio y de fuertes dolores renales, como en pasos perdidos se dirigió al patio, se sentó casi inmóvil frente del limonero y se quedó con la mirada extraviada entre las ramas y hojas de su árbol favorito. Todos sus pensamientos se quedaron clavados en las largas espinas de su limonero.


El amanecer esplendoroso encontró a Servando Almenara estremeciéndose entre sollozos y llanto. Con la luz del día aquel hombre victima de la depresión había descubierto entre las ramas de su limonero unas hermosísimas y aromáticas flores blancas, a la vista de aquéllas recordó como un mal augurio el lugar donde se encontraban las balas que había escondido. Para su mente enferma el mensaje estaba más que claro y lo llevó a tomar aquella terrible resolución. El hombre entre el llanto incontenible tomó con devoción las flores que le habían brotado al limonero y aspiró su fragancia como en un acto de despedida casi religioso.


Al darse la vuelta para ir a buscar las balas y el revolver se encontró de frente con la figura de Isis su nietecita consentida que con una sonrisa casi angelical le dijo: -¡Buenos días abuelito!- -¡Te quiero mucho!- Ese encuentro fue providencial para aquel hombre desesperado que buscaba la puerta falsa para huir de la depresión que lo estaba matando. El amor por los suyos, especialmente por aquella niña le dieron la fortaleza de espíritu para tomar una nueva resolución, ahora sí definitiva. Buscaría de inmediato ayuda profesional para enfrentar su depresión, ese terrible mal que en nuestros días se ha convertido en un problema de salud pública. Mientras eso sucedía, tomó de la mano a su nietecita y la acercó a su amigo el limonero y le dijo: -¡Mira mi niña, las flores del limonero que hermosas son!- -¡El próximo año cuando vuelva a florecer, estarás aquí conmigo para disfrutar de su belleza y de su magnifico aroma que son una invitación a vivir con alegría!-


Jesús Octavio Contreras Severiano.

Sagitarion


martes, 5 de enero de 2010

Escríbeles...


Cuando tengas la tentación de suicidarte, escríbele una carta a los Reyes Magos y no creas a los que dicen que no existen o que su viaje a Belén fue inútil. Ellos le llevarán tu carta al Niño como un presente más precioso que el oro, el incienso o la mirra, porque, ¿qué hay más precioso que tu vida?

domingo, 3 de enero de 2010

Rompiendo maldiciones heredadas





"En el Nombre de Jesucristo, ahora, yo y mi familia renunciamos, rompemos y nos soltamos de toda maldición heredada, y de toda atadura demoníaca puesta en nosotros como resultado de pecados, transgresiones o iniquidades transmitidos a través mío, de mis padres o de cualquiera de mis antepasados. Yo confieso los pecados de mis antepasados."

viernes, 1 de enero de 2010

Rompiendo ataduras impías del alma




"En el nombre del Señor Jesucristo, ahora renuncio, rompo y me suelto de todo dominio y atadura demoníaco ejercida a través de mi madre, mi padre, mis abuelos y de todo ser humano, vivo o muerto, que me ha dominado y controlado de cualquier manera. Te agradezco Señor por liberarme."