viernes, 1 de enero de 2010

Rompiendo ataduras impías del alma




"En el nombre del Señor Jesucristo, ahora renuncio, rompo y me suelto de todo dominio y atadura demoníaco ejercida a través de mi madre, mi padre, mis abuelos y de todo ser humano, vivo o muerto, que me ha dominado y controlado de cualquier manera. Te agradezco Señor por liberarme."

2 comentarios:

  1. Gracias! me ha servido de mucho!
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, este es un espacio de escucha y oración.