martes, 29 de marzo de 2011

SUICIDIO CARCELARIO





Riesgo suicida, desesperanza y depresión en internos de un establecimiento carcelario colombiano.
 
(Suicidal Risk, Hopelessness, and Depression in Colombian Prison Inmates.)
FUENTE: REVISTA COLOMBIANA DE PSIQUIATRÍA. 2009 DIC;38(4):681-692.
César Augusto Mojica; Diego Arturo Sáenz; César Armando Rey-Anacona.
 
 
Este estudio examinó la relación entre el riesgo suicida y la desesperanza, la depresión en las variables sociodemográficas edad, tiempo de condena, tiempo de reclusión y número de reclusiones, en una muestra de internos condenados de una cárcel colombiana. Se comparó a los internos con riesgo suicida y sin riesgo en cuanto a las medias que mostraron en estas variables.
 
Métodos: Diseño descriptivo comparativo y correlacional, en el que participaron 95 varones, entre 19 y 59 años de edad, seleccionados mediante un muestreo aleatorio simple. Se utilizaron cuatro instrumentos: La Escala de Riesgo Suicida de Plutchick, la Escala de Desesperanza de Beck, el Inventario de Depresión de Beck y una ficha sociodemográfica.
 
Resultados: El 20% de los participantes presentaba riesgo suicida según la puntuación obtenida en el instrumento utilizado. La comparación entre los participantes con riesgo y sin riesgo suicida, por medio de la prueba ANOVA de un factor, mostró que la media de puntuaciones del primer grupo era significativamente mayor en desesperanza y en depresión. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas en las variables sociodemográficas. Un análisis de regresión lineal con ajuste al modelo, evidenció una correlación positiva estadísticamente significativa con desesperanza y depresión y con el número de reclusiones, pero no con las variables sociodemográficas.
 
Conclusión: Los reclusos que presentan riesgo suicida tienen mayores grados y niveles moderados y altos de desesperanza y de depresión y existe una correlación positiva entre el riesgo suicida y estas dos variables.
 
http://www.psiquiatria.com/articulos/depresion/46662/?
 

Sobrevivir al suicidio de un ser querido es posible.




Por Paulo Daniel Acero Rodríguez.
Psicólogo Universidad Nacional de Colombia. Investigador principal grupo Muerte y duelo, abordaje psicosocial en el contexto Colombiano UMB. Fundador Proyecto Krisálida para apoyo a personas en duelo.


Sugerencias propuestas originalmente por Dunne y McIntosh en su libro El suicidio y sus secuelas:


1. Hay que saber que es posible sobrevivir, aunque los supervivientes no lo sientan así. Pero es posible y así lo de muestran quienes han permitido que se les acompañe en su proceso.
2. Lucha con el ¿"por qué sucedió”? hasta que las personas comprendan que nunca habrá una respuesta plenamente satisfactoria o hasta que estén satisfechas con respuestas parciales. (Una tercera posibilidad es que se cambie la pregunta por una que nos permita construir sentido de vida, esto es, no preguntar por qué sucedió sino ¿Qué era lo que nosotros teníamos que aprender con la existencia compartida con…?
3. Saber que las personas afectadas pueden sentirse abrumadas por la intensidad de sus sentimientos, pero entender que todos sus sentimientos son normales.
4. Asimilar que la ira, la culpa, la confusión y la falta de memoria son respuestas comunes. Las personas no están locas, solo están en duelo.
5. Tener en cuenta es normal sentir ira hacia la persona fallecida, el mundo, Dios, la familia, e incluso hacia uno mismo, y que está bien expresarlo.
6. Los afectados pueden sentirse culpables por lo que ellos piensan que hicieron o dejaron de hacer. Lo importante es transformar la culpa en arrepentimiento para avanzar hacia el perdón.
7. Tener pensamientos suicidas suele ser común; pero ello no significa que todos vayamos a actuar de conformidad con esos pensamientos.
8. Recordar tomar un momento o máximo un día a la vez.
9. Encontrar un buen oyente con quien compartir. Llamar a alguien si necesita hablar.
10. No tener miedo a llorar. Las lágrimas son la manera en que se cura el alma herida.
11. Darse tiempo para sanar. Estar preparado porque el tiempo siempre transcurre más lento de lo que se quisiera.
12. Recordar que, aunque hubiéramos hecho o dicho cosas reprochables, la elección de la muerte la tomó el fallecido. Nadie es la única influencia en las determinaciones sobre la vida de otro.
13. Esperar contratiempos. Las emociones vienen y van como un maremoto, de manera que frecuentemente la pena hace presencia en los momentos más inesperados, haciendo parecer que esa experiencia no terminara.
14. Tratar de posponer las decisiones importantes.
15. Darse el permiso de obtener ayuda profesional.
16. Tener en cuenta que la familia y los amigos también están experimentando su grado de dolor.
17. Ser pacientes con nosotros mismos y con los demás, especialmente con los que hablan sin comprender lo complejo de la experiencia.
18. Establecer los propios límites y aprender a decir no.
19. Mantenerse alejado de la gente que pretende decir qué deberíamos hacer o cómo deberíamos sentirnos.
20. Saber que hay grupos de apoyo que pueden ser útiles. Si no puede encontrar uno, pedir a un profesional para que nos ayude a crear uno.
21. Acudir a la espiritualidad que suele ser de gran ayuda en esta difícil experiencia.
22. Es común experimentar reacciones físicas derivadas o concurrentes con el proceso de duelo, como son dolores de cabeza, pérdida de apetito, incapacidad para dormir.
23. Darse el permiso de reír y tener ratos agradables, como parte del proceso de curación, sin dejar que sintamos que con ello no estamos demostrando amor al ser querido. Recordar que ellos no nos dejaron el mandato de sufrir para demostrarles que los extrañamos.
24. Expresar todos los sentimientos que se experimentan: enojo, culpa u otros sentimientos, hasta que drenen y ya no sintamos necesidad de ellos para sentir la presencia del ser querido. Dejar ir no significa olvidar.
25. Saber que nunca volveremos a ser los mismos, pero que es posible no solo sobrevivir sino aprender a vivir sin…y, en su memoria, podemos intentar ser un poco mejores de lo que éramos mientras ellos nos acompañaron


Contacto: paulodanielacero@gmail.com


http://www.neurologia.tv/bibliopsiquis/bitstream/10401/2066/1/3conf349980.pdf

viernes, 25 de marzo de 2011

He pensado en la muerte...


“Llovió toda la noche y sigue lloviendo.

Cuán a menudo, durante los últimos años, he pensado sobre la muerte. Ha estado presente en mí, la he “entendido” y sé que debo morir. No obstante, anoche, durante un momento, al pasar, y por así decirlo, sin espanto ni drama, experimenté momentáneamente el hecho de que, este cuerpo, este yo, simplemente no existirá.

Una ráfaga de “no estar aquí”, de estar muerto. Sin miedo ni pena, sin nada. Simplemente, no aquí. Y éste, supongo, es uno de los primeros sabores de los frutos de la soledad. Como si pasara a mi lado el Ángel de la Muerte, pensando en voz alta, cumpliendo su faena y casi sin advertir mi presencia, pero captándome de todos modos.

Así nos reconocimos el uno al otro”.



(Thomas Merton, Un voto de conversación… 148)


http://mertonpito.blogspot.com/2010/05/he-pensado-en-la-muerte.html

miércoles, 23 de marzo de 2011

Creí que mi último viaje tocaba ya a su fin



Creí que mi último viaje tocaba ya a su fin, gastado todo mi poder; que mi sendero estaba ya cerrado,
que había ya consumido todas mis provisiones, que era el momento de guarecerme en la silenciosa oscuridad.
Pero he visto que tu voluntad no se acaba nunca en mí. Y cuando las palabras viejas se caen secas de mi lengua,
nuevas melodías estallan en mi corazón; y donde las veredas antiguas se borran, aparece otra tierra maravillosa.

Sir Rabindranath Tagore

sábado, 19 de marzo de 2011

NECESIDAD DE PROGRAMAS PREVENTIVOS DEL SUICIDIO

 
 
Especialistas en salud mental apoyan la puesta en marcha de programas preventivos para reducir las tasas de comportamientos suicidas, utilizar protocolos estandarizados en los hospitales y crear una red centinela en los servicios de urgencia.
 
FUENTE: EL MÉDICO INTERACTIVO. 2010 MAR
 
 
Durante la Jornada “La conducta suicida” organizada por la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) y la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM), en colaboración con la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), la Dra. Pilar Saiz Martínez, profesora titular del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo, ha señalado que “la puesta en marcha de programas preventivos de diversa índole es fundamental a la hora de reducir las tasas de comportamientos suicidas. A pesar de que el suicidio se ha convertido en uno de los focos prioritarios de la política sanitaria en la Unión Europea y la primera línea de Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud, la prevención de suicidio en la población general es uno de los objetivos principales”.
 
Entre las recomendaciones para la prevención del suicidio, la Dra. Saiz recomienda "incrementar la formación de los profesionales de la salud; restringir el acceso a los principales métodos suicidas; fomentar la concienciación sobre el problema a nivel comunitario y entre profesionales sanitarios y de otros sectores relevantes; implementar medidas para reducir los principales factores de riesgo asociados a los comportamientos suicidas (consumo excesivo de alcohol y drogas, depresión y estrés); y, por último, facilitar las medidas de soporte adecuadas a aquellas personas que hayan realizado tentativas suicidas o que, de modo indirecto, se hayan visto afectadas por ellas".
 
Por su parte el Dr. Ayuso subraya que “es necesario la utilización de un protocolo estandarizado en los hospitales para la recogida de información asociada al suicidio que sirva de guía para la toma de decisiones de las intervenciones, la creación de una red centinela en las urgencias de los hospitales para tener un observatorio permanente de la conducta suicida y poder monitorizarla de forma cercana y detallada. Y por último, garantizar que una vez dados de alta, los pacientes que han cometido intentos de suicidio acudan al seguimiento ambulatorio pautado”.
 
Hay que tener presente que todos los trastornos mentales incrementan el riesgo de suicidio en relación al de la población general, “pero dicho riesgo varía en función del trastorno mental padecido, de modo que los que más influyen son los trastornos afectivos, la dependencia de alcohol y/o de otras drogas y las psicosis no afectivas” explica el Dr. Baca.
 
Por último, el Dr. Giner señala la importancia que tiene Atención Primaria en la prevención de la conducta suicida. “Hay hechos que reflejan que la mayoría de los intentos de suicidio y de suicidio consumado habían tenido contacto previo con el médico de atención primaria (MAP). Una proporción importante de suicidios no tiene contacto con los dispositivos de Salud Mental porque la derivación a Salud Mental tras un intento no siempre es aceptada por los pacientes, por lo que deja al MAP como el primer nivel de prevención para evitar nuevas conductas suicidas”.
 
 
 
 

jueves, 17 de marzo de 2011

Bendición irlandesa. Fiesta de San Patricio de Irlanda


Que los caminos se abran a tu encuentro,

que el sol brille sobre tu rostro,

que la lluvia caiga suave sobre tus campos,

que el viento sople siempre a tu espalda.


Que guardes en tu corazón con gratitud

el recuerdo precioso de las cosas buenas de la vida.

Que todo don de Dios crezca en ti

y te ayude a llevar la alegría

a los corazones de cuantos amas.


Que tus ojos reflejen un brillo de amistad,

gracioso y generoso como el sol,

que sale entre las nubes

y calienta el mar tranquilo.


Que la fuerza de Dios te mantenga firme,

que los ojos de Dios te miren,

que los oídos de Dios te oigan,

que la Palabra de Dios te hable,

que la mano de Dios te proteja,

y que, hasta que volvamos a encontrarnos,

otro te tenga, y nos tenga a todos,

en la palma de su mano.

martes, 15 de marzo de 2011

Esperanza en la desolación (4)

(Painting by David Olere)

Quieren nuestro total exterminio...¡Está bien!: acepto esta nueva certeza. Ahora lo sé. No impondré a los demás mis angustias y me abstendré de todo rencor hacia quienes no comprenden lo que nos sucede a nosotros, los judíos. Pero que una certeza adquirida no sea socavada o debilitada por otra. Yo trabajo y vivo con la misma convicción, y encuentro la vida llena de sentido, sí, llena de sentido a pesar de todo, aunque apenas me atrevo a decirlo en sociedad.

La vida y la muerte , el sufrimiento y la alegría, las ampollas de los pies destrozados, el jazmín detrás de la casa, las persecuciones, las atrocidades sin cuento, todo está en mí y forma un conjunto poderoso. Lo acepto como una totalidad indivisible, y empiezo a comprender cada vez mejor -para mi propio uso, sin poder explicarlo a los demás- la lógica de esta totalidad. Quisiera vivir mucho tiempo, para estar un día en condiciones de explicarlo, pero si no es posible, ya lo hará otro por mí. Otro proseguirá el hilo de mi vida allí donde haya quedado interrumpido. Y por eso debo vivir esta vida hasta mi último aliento con toda la conciencia y la convicción posibles, de suerte que mi sucesor no tenga que volver a empezar de cero y encuentre menos dificultades. ¿No es esto una manera de trabajar por la posteridad?

(Diario, 3 julio 1942). Etty Hillesum 



Mucha gente ha oído hablar de Anna Frank. Pero pocos conocen a Esther "Etty" Hillesum. Etty, como era llamada por sus amigos, nació en Middelburg (Holanda) el 15 de enero de 1914. Escribió un diario íntimo y extenso entre 1941 y 1943, durante la segunda guerra mundial. En este diario manifiesta sus sentimientos durante su cautiverio en el campo de concentración de Auschwitz, en Polonia, donde falleció. El diario de Etty muestra una experiencia religiosa impresionante vivida desde una experiencia dramática de sufrimiento en las tormentosas circunstancias de la persecución nazi a los judíos.

http://www.tendencias21.net/El-diario-de-Etty-Hillesum-buscar-a-Dios-

domingo, 13 de marzo de 2011

Mi Juez



Me canso de sufrir y digo: ¡basta!
Apelo a un tribunal que se demora.
En el banquillo espero hora tras hora
con un anhelo vivo que me gasta.
Llega la sombra de la noche hasta
que me ennegrece entera. Evapora
mi silueta encogida y rezadora
que en otro Pecho su gemido engasta.

Ningunos ojos mi llorar socorren.
La Justicia y la Fe me desamparan.
Nadie viene a medir mi desconsuelo.

Las lágrimas me queman, me recorren.
De pronto las cortinas se separan.
Dios se asoma. ¡Me alarga su pañuelo!...



Sagrario Torres.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Los problemas con la pareja hacen que en los que los sufren se incremente en 30 veces el riesgo de suicidio.




FUENTE: SALUDALIA. 2010 MAR
 
 
El profesor de Psiquiatría de la Universidad de Columbia (Estados Unidos), Enrique Baca, en el marco de las jornadas 'La conducta suicida' que se han celebrado en Madrid, ha explicado que los intentos de suicidio pueden estar motivados por una mezcla de factores genéticos y ambientales y, de hecho, los problemas con la pareja hacen que estas personas presenten un riesgo de suicidio 30 veces mayor que el resto de la ciudadanía.
 
Este tipo de conductas pueden estar provocadas por un componente hereditario, influido por el hecho de que tras el 90% de los intentos de suicidio hay algún trastorno mental subyacente. No obstante, más allá de estos factores genéticos hay un patrón conductual afectado por factores estresantes o de personalidad.
 
En este sentido, se ha comprobado que los problemas de pareja hacen que el riesgo de suicidio sea 30 veces mayor, los conflictos interpersonales que el riesgo sea 10 veces mayor, y otras cuestiones de personalidad como la impulsividad o la agresividad hacen que aumente unas ocho veces el riesgo de optar por el suicidio.
 
En cualquier caso, los motivos del suicidio varían mucho según las edades, ya que mientras en la población joven está asociado al consumo de sustancias adictivas o al alcohol, en el caso de las personas de edad más avanzada afectan factores emocionales como la pérdida de seres queridos, la soledad o la incapacidad por enfermedad.
 
 
 
 
 

sábado, 5 de marzo de 2011

Mi humilde y corta experiencia para los que piensen en el suicidio


Yo llevo casi un año pensando en el suicidio.Pero hace poco tiempo que le rezo todas las noches un poquito a Dios(tambien a la Virgen Maria y a Jesus) y le pido que me saque del agujero en el que me encuentro y les pido que me lleven a una vida normal, pues yo siempre he perseguido ser un triunfador y seguro que mi egoismo es lo que me ha llevado a esta situación , entonces yo les pido para que me lleven a una vida en la que por lo menos deje de pensar en el suicidio.

Tambien les pido a mis familiares fallecidos que me ayuden en lo que puedan(pues supongo que alli donde esten tambien tendran sus cosas que hacer y me parece egoista requerir toda su atencion hacia mi) pero sobre todo les pido a Dios a Jesus y a la Virgen Maria.Desde que rezo todas las noches, voy sintiendo algun alivio, leve y poca cosa pero algo es algo , y tengo la esperanza de que con el tiempo se valla arreglando mi situación, pues la esperanza es lo último que se pierde y como dicen en el programa "sexta dimensión" hay una providencia que nos ayuda, pero hay que pedir , pues quien no llora no mama.

Tambien me han hecho recapacitar sobre la idea del suicidio el programa de radio "sexta dimension" y el libro "suicidio:un libro que puede salvar miles de vidas", Bueno os dejo , espero serviros de ayuda, adios y suerte.


http://foro.enfemenino.com/forum/separation/__f1099_p3_separation-Foro-sobre-el-suicidio.html

jueves, 3 de marzo de 2011

Mi oración



Mi oración, Dios mío, es ésta:
Hiere, hiere la raíz de la miseria en mi corazón.
Dame fuerza para llevar ligero mis alegrías y mis pesares.
Dame fuerza para que mi amor dé frutos útiles.
Dame fuerza para no renegar nunca del pobre, ni doblar mi rodilla al poder del insolente.
Dame fuerza para levantar mi pensamiento sobre la pequeñez cotidiana.
Dame, en fin, fuerza para rendir mi fuerza, enamorado, a tu voluntad.

Sir Rabindranath Tagore