viernes, 29 de mayo de 2015

Generar Confianza l SUICIDIO 3.5 l Psicologo Dr Leonardo Morales


En esta ocasión el psicólogo Morales nos argumenta y además demuestra con el acto que hizo en el primer capitulo que es necesario generar un tipo de empatía con la persona que se va a comunicar para poder trabajar y ayudar mucho mejor.

lunes, 25 de mayo de 2015

TESTIMONIO DE TOÑY


Hola yo soy Toñy Hípola, y fui al Retiro porque conozco a Lourdes desde hace muchos años, he servido con ella. En un principio, en enero le comenté que no podía ir por mi situación y por el aspecto económico, aunque finalmente cambié de opinión hablándolo con mi marido.

Os diré que para que se vea la Gloria del DIOS se tiene que ver la pobreza y el pecado de la criatura, nunca he tenido problema con esto ni me he avergonzado de ello, soy testigo y lo proclamo.

He de deciros que padezco de artrosis, fibromialgia y soy bipolar. Es un cóctel que hace que tenga que tomar unas 15 pastillas diarias. En el mes de noviembre me desestabilicé y estuve hipomaníaca, la medicación no me mantenía estable. Me tuvieron que dar una medicación muy fuerte para bajar mi estado  porque si no me tenían que ingresar en el Hospital Psiquiátrico. Fue como una montaña rusa, de repente estaba en lo alto y en menos de dos semanas estaba en lo más bajo, tan abajo que me llevó a una tristeza, melancolía y depresión muy graves y me tuvieron que medicar.

A la vez en el mes de diciembre llego a España la famosa ciclogénesis que me dejó totalmente inválida. Estaba las 24 horas con unos dolores insoportables y ninguna medicación me hacía efecto. Mi madre estuvo ingresada 11 días y yo sólo pude verla 2 días porque mi hermana me lo prohibió, por cómo estaba yo, y el efecto que eso causaba en mi madre. En esta ocasión no tuve pensamientos suicidas, la psiquiatra en vez de verme cada dos meses, me veía cada dos semanas y de la fibromialgia no era capaz ni de ir al médico, aunque tampoco hubiera podido hacer nada.

De la artrosis no me pueden tratar porque soy alérgica a la cortisona y sólo pueden darme analgésicos, y de esos ya tomo bastantes.

En esta situación el ir al Retiro requería llevar una cuidadora, fue mi hermana, bendita sea, estuvo todo el retiro pendiente de mí y mis medicinas. Ella tendrá su testimonio, cuando lo quiera compartir.

Llevé 5 tipos de cojines y una manta, porque el frío me produce dolor. Parecía una anciana con el bastón y toda encorvada. No tenía fuerzas para nada, me lo tenían que hacer todo.

Cuando dije que iría al Retiro empecé a prepararme espiritualmente. El SEÑOR me mostró que la depresión por muchas pastillas que tomara había algo en mi pecho digamos como “una mancha de chapapote” que me impedía ser yo. Era la acedia y contra ella yo no tenía ningún recurso. Una semana antes me confesé y empecé a rezar el rosario. En 25 años de Renovación Carismática nunca lo había rezado, pero el SEÑOR en oración me lo pidió. Como iba a estar dos días fuera y un día preparando estuve tres días antes rezando dos rosarios para hacer la semana completa. Siempre me había parecido una oración de “papagayos”.

Yo iba porque el SEÑOR me sanara la depresión que es el que tiene el poder, así es como se lo expresé a la psiquiatra el mismo jueves, y le dije que si me ponía bien si dejaba la medicación y ella me dijo que no que tenía que seguir dos meses más. Yo sabía que JESÚS me iba a sanar, pero los médicos son muy estrictos.

La presentación de todos me gustó mucho y escuché testimonios mucho peores que el mío pero cuando me tocó a mí sin saber por qué yo dije que me encontraba mal y que iba a por todo y que necesitaba todo lo que el SEÑOR quisiera darme, que estaba totalmente abierta a su acción porque lo necesitaba.

En la primera charla entre otras muchas cosas que nos fue explicando y que yo ya conocía acerca de las espiritualidades del mundo y la diferencia con la espiritualidad cristiana, al final habló de pasada el ocultismo y esoterismo y dijo que eso era una capítulo aparte y que no iba hablar de ello. Y así quedó la cosa.

Vimos la película rusa (La Isla) con  toda su simbología y luego nos dijo que fuésemos cada uno solo a meditar, a hablar con DIOS, a ver que nos decía en el corazón.

En ese paseo a mí JESÚS me dijo que me tenía que confesar, en una confesión de vida, del ocultismo y esoterismo. Yo de joven había pertenecido a un grupo que hacíamos esas prácticas y no voy a entrar en detalles.

Cuando volvía del paseo mi hermana tenía mi Biblia y se la pedí para ver si el SEÑOR me daba una palabra. Hacía muchísimo tiempo que no lo hacía, y aunque no os puedo decir la cita eran dos estrofas, en la primera en cursiva era una catástrofe, el sol, la luna y las estrellas todo se caería del firmamento y se produciría un caos (esto en cursiva), pero en la segunda estrofa era el triunfo del SEÑOR que venía en su carro con todas sus huestes y nos salvaba. La sensación que a mí me dejó la Palabra fue de esperanza, una gran esperanza.

Me confesé con el P. Álvaro, con imposición de manos hizo una oración de liberación, me dijo mi penitencia y un consejo, que estoy en ello. A partir de ahí adiós a la depresión, la tristeza, melancolía. Era yo, yo otra vez Toñy. Los que me conocen saben cómo soy, cómo es mi carácter de buen humor, de alegría, de fiesta, bromas. Fue inmediato. Bendito Sacramento de la Reconciliación con imposición de manos.

La noche anterior yo no pude estar en la Santa Misa ni en la Adoración Eucarística, dormí fatal, como en una tabla, me desperté a las 6’30h,  y tuve que estar en la ducha con agua caliente para que mi cuerpo reaccionara, y dándome crema para darme un masaje para lo mismo. Era el sábado y tenía que aguantar hasta la noche. Era la Santa Misa con Exposición del Santísimo y la imposición de manos.

Al mediodía mi hermana y yo, yo ya tan feliz, comentamos lo del descanso en el Espíritu, algo que es normal en la Renovación Carismática pero que particularmente yo sólo había vivido la experiencia en 25 años una sola vez, como mi hermana. Le comenté que yo estaba dispuesta a todo, y eso que me gustaría que el SEÑOR me regalara el tener el descanso.

Mientras tanto disfrutando en las comidas y las cenas con las lecturas de la vida y la oración de Santa Teresa de Jesús. Fue mi primer libro de lectura cuando tuve mi encuentro personal con JESÚS, y es mi Santa y maestra favorita.

Llegó la noche y llegó el momento. Nos pusimos en el cuarto banco por detrás, siempre para no molestar por si a mí me pasaba algo. Fueron saliendo los hermanos desde el principio en orden. Había muchos sacerdotes, y algunas personas  tuvieron descanso y otras no. Llegó nuestro turno, yo me puse delante de un sacerdote muy joven y apenas me tocó, no la cabeza sino el pelo, las piernas se me hicieron mantequilla y me fui para atrás en un descanso en el espíritu. ¡Qué maravilla! Tantos cojines todo el fin de semana, y estaba en el duro suelo como en una nube. Era consciente de todo lo que sucedía a mi alrededor, pero para no perder el tiempo, me puse a alabar al SEÑOR a decirle piropos, hasta guapo. Intentaba mover las piernas por si ya se había pasado el descanso pero no, y seguía alabando, hasta oí hablar a mi hermana que estaba esperando a que yo terminase. Finalmente moví los dedos y cuando ella lo vio entre tres personas me levantaron. Cual no sería mi sorpresa cuando vi que ya no quedaba nadie, solo una última persona, y además al darme la vuelta vi que el Santísimo estaba expuesto y todo el pasillo central vacío y yo había tenido mi descanso justo en el final del pasillo. Había estado postrada todo el tiempo bajo la mirada de JESÚS SACRAMENTADO. Una de mis mayores ilusiones, porque siempre había tenido un poco de “envidia” de los consagrados que pueden postrarse ante el SEÑOR en la intimidad de sus capillas y yo lo había tenido en el descanso.

No nos quedamos hasta el final porque mi hermana se puso muy pesada para ir a dormir y descansar por mí, pero yo tenía una marcha en el cuerpo que quería quedarme hasta el final.

Al día siguiente había dormido como un angelito, pero empecé a notar que el bastón me sobraba, que andaba más deprisa y era un impedimento más que una ayuda. Vimos el final de la película de San Francisco en su noche oscura y cuando le salen los estigmas.

Yo para entonces me notaba que algo estaba cambiando en mi cuerpo, llegaron las despedidas, las fotos, y al final salí cantando, bailando y alabando a DIOS.

Cuando volví a casa a los cuatro días tuve que hablar con la psiquiatra por el cambio en mi humor y mi actividad y dejé la medicación. El SEÑOR me había sanado de la depresión.

Llevaba casi cinco años tumbada en un sillón con la pérdida de masa muscular que ello conlleva, pues os puedo decir que aunque soy fibromiálgica me levanto todas las mañanas sin ningún dolor, ando sin bastón, subo y bajo escaleras, voy en metro, hasta me he echado alguna carrerita para no perder el autobús. En mi parroquia ya no voy con cojines para el culete y la espalda, solo para las rodillas, en la consagración, comunión y la media hora de adoración. En el grupo de oración es algo evidente y lo he dado como testimonio, cada día descubro algo nuevo que puedo hacer, todo esto a lo largo de tres semanas. De vez en cuando me duele alguna cosa, o estoy algo cansada, pero no tiene nada que ver con antaño. Soy una  persona nueva.

Me está devolviendo la memoria de las canciones, de las que me sabía hasta el 2009, las nuevas no me las sé. Pero es que no podía cantar, de los vacíos mentales que tenía por las medicaciones que me dieron cuando tuve el ataque psicótico y las dos semanas de ingreso en el Psiquiátrico.

Tengo  mi mente despejada, a pesar de las pastillas. A nivel espiritual me ha regalado la fidelidad a la Santa Misa. Desde el Retiro, voy todos los días, me ha dado diligencia. Rezo el Santo Rosario con unas ganas tremendas, meditando todos los misterios, casi no me doy cuenta y ya he llegado al siguiente, leo el texto de la Palabra de cada misterio. Lo disfruto, me siento muy unida a la Virgen María y sé que eso le pone muy contento a JESÚS.

No he  vuelto al amor primero, está en mi corazón y estará como un sello toda mi vida, pero siento que ha empezado una nueva etapa para mí con EL, más profunda, más entregada y de abandono. No sé cómo explicarlo. Lo que sí sé es que esto no ha hecho más que empezar. No le pregunto, solo me dejo y le digo “sí”.

Espero que compartáis mi alegría de ver la MISERICORDIA DE DIOS cuando un alma se acerca a EL profundamente  necesitada y confiada en su poder, he tocado el borde de su túnica y ha sido muy bueno conmigo. GLORIA AL SANTO DE LOS SANTOS.

Fuente: http://misionmas.wordpress.com/testimonios-2/

jueves, 21 de mayo de 2015

Fe de errores (mea culpa)



Cuando te imaginaba más cercano,
Qué lejos de ti estaba, Señor mío.
Cuando sentía hambre y sed y frío
Y distancia de Ti, tú de tu mano

me tenías, Señor. Ese es tu arcano
misterioso. Y yo, mi pensamiento impío,
no creía ni en mí. ¿Libre albedrío?
¡Ensueño de una noche de verano!

Mas de pronto surgiste. Tú, solemne,
mostrándome las llagas, como hiciste
con Tomás el incrédulo, conmigo.

Y te di gracias por salvarme indemne
de tanta ceguedad en que me hundiste
para alzarme al final, Señor, mi Amigo.

Vicente Gaos

martes, 19 de mayo de 2015

Ayuda Profesional l SUICIDIO 3.4 l Psiquiatra Dr Leonardo Morales



En este capitulo el doctor Leonardo empieza a explicar que se le debe decir y mostrar a la población con conducta suicida para ofrecerles una asistencia por profesional.

viernes, 15 de mayo de 2015

La Virgen María resucita a una suicida



Se cuenta en el Tesoro del Rosario, que un  caballero casado y muy devoto de la Madre de Dios, habiendo hecho en su palacio un oratorio, pasaba en él mucho tiempo delante de una imagen de la misma Señora, no sólo de día, sino también de noche, quitándoselo del sueño.

Su mujer, que le sentía levantarse a deshora, salir del cuarto y volver tarde entró en sospechas, y con esta inquietud un día se atrevió a preguntarle resueltamente si, fuera de ella, amaba a alguna otrá mujer. 
El respondió, sonriéndose, que amaba a una Señora, la más amable del mundo, a quien había dado todo su corazón, y que primero moriría que dejar de quererla. «Tú misma, si la conocieses -añadió-, me estimularías a tenerle más amor aún». 

Entrando su esposa en mayores recelos, para acabar de asegurarse, le volvió a preguntar si cuando salía de la alerta iba acaso a buscarla. El caballero, que no sabía lo que pensaba su mujer, respondió que sí. 

Con esto, persuadida de lo que no era, una noche, luego que se vio sola, tomó un cuchillo, y, desesperada, se degolló. Cuando el caballero volvió, después de sus devociones, notó que la cama estaba muy humedecida. Llamó a su mujer, y no respondió; la movió pero no reaccionó. 

Buscó una luz, y vio el lecho bañado en sangre y muerta a la infeliz, con la cuchilla en la garganta. Entonces conoció que los celos la habían arrebatado a cometer aquella maldad. Echó la llave, volvió a la capilla, y, postrado delante de la Virgen Santísima, comenzó allorar amargamente y a decir: «Madre mía, ya veis en qué aflicción tan grande me veo. Si ahora Vos no me consoláis, ¿a quién he de acudir? Por mi devoción he tenido este infortunio de ver a mi mujer muerta y condenada. ¡Vos, Señora, podéis remediarlo: hacedlo por vuestra bondad!»
¡Oh, y cuan cierto es que todo el que acude a esta Madre de misericordia halla el consuelo y remedio que desea! Al acabar la súplica, oye la voz de una criada, diciéndole que le estaba llamando la señora. Apenas, de alegría, lo podía creer, y le mandó que se enterase bien si era cierto.  Ella volvió asegurándolo, y que viniese pronto, pues la señora le esperaba. Fue corriendo, abrió la puerta y halló viva y sana a su mujer, la cual, llorando se le echó a los pies y pidiéndole mil perdones le dijo: «¡Ah esposo mío! Por tus ruegos me ha librado del infierno la Madre de Dios.» 

Empezó él también a llorar, y fueron juntos a la capilla a dar a la Virgen las gracias. 

Un día hubo convite, al que asistieron todos los parientes, en cuya presencia le mandó el marido que contase lo que había pasado. 
Ella lo hizo, mostrando la cicatriz que había quedado en el cuello para testimonio de la verdad, y a vista de tan gran prodigio, todos sintieron en sus corazones nuevos deseos y estímulos al amor y devoción para con la Sacratísima Virgen


Fuente: http://religionlavozlibre.blogspot.com.es/2014/01/la-virgen-maria-resucita-una-suicida.html

lunes, 11 de mayo de 2015

¿Dónde está, Señor, tu luz?



Dame, Señor, tu mano guiadora.
Dime dónde la luz del sol se esconde.
Dónde la vida verdadera. Dónde
la verdadera muerte redentora.

Que estoy ciego, Señor, que quiero ahora
saber. Anda, Señor, anda, responde
de una vez para siempre. Dime dónde
se halla tu luz que dicen cegadora.

Dame, Señor, tu mano. Dame el viento
que arrastra a Ti a los hombres desvalidos.
O dime dónde está, para buscarlo.

Que estoy ciego, Señor. Que ya no siento
la luz sobre mis ojos ateridos
y ya no tengo Dios para adorarlo.

Jorge López Gorge

sábado, 9 de mayo de 2015

Síntomas de la Conducta Suicida l SUICIDIO 3.3 l Psiquiatra Dr Leonardo Morales


El psiquiatra Leonardo Morales nos nombra algunos indicios de las personas que pueden sufrir una conducta suicida. Nos cuenta que no se debe tratar con este tipo de población.

jueves, 7 de mayo de 2015

The Toughest War We've Faced, Stop Soldier Suicide video


The Toughest War We've Faced, Stop Soldier Suicide video from Stop Soldier Suicide on Vimeo.
www.stopsoldiersuicide.org The military has never seen such an enemy: Soldier and Veteran Suicide. It's at an epidemic level. In 2012 alone, more Soldiers died by suicide than by vehicle accidents or even combat-related injuries. It's a fight we now must all take on to help our brave men and women survive the wounds we can't see, but that are killing them. Help us save lives.
Love this music? Buy it on CareyOtt.com

martes, 5 de mayo de 2015

Descanso en ti - Jaime Olguin

https://youtu.be/hpiselSempY

Hanns Myhulots, drogadicto desde los 9 años, intentó suicidarse 11 veces y perdió sus piernas: “un misionero me dijo: “Jesús te ama”... ahora Dios está conmigo”

Ahora trabaja como misionero católico en Guatemala, El Salvador,  Costa Rica, Honduras y Nicaragua con niños de la calle, pandilleros (mareros), prostitutas y niños infectados con VIH/sida

“Mi mensaje es claro: llenar vacíos con sexo o drogas solo brinda destrucción, cárcel o muerte. Yo jamás busqué las drogas, busqué la alegría, el cariño, la sensación de pertenencia a un grupo. Nadie, en este mundo, dice: ‘Dame droga, quiero probar’, todos buscamos llenar vacíos de amor”

6 de septiembre de 2013.- (Hanns Myhulots / María Visión/Camino CatólicoHanns Myhulots es hijo de una familia adinerada de Francia, probó cocaína a los 9 años; de adolescente, siguió con heroína, y vivía en las calles de París. En esos años, intentó suicidarse 11 veces, ahora, viaja a países para compartir su historia con jóvenes y padres. En el vídeo de María Visión, Hanns Myhulots, que actualmente es  misionero francés que ayuda a niños de la calle con SIDA y otras enfermedades,  comparte durante la Cruzada Matrimonial de septiembre de2012 realizada en Guadalajara, Jalisco, México,  su testimonio de cómo las drogas pueden dañar por completo tu vida y cómo Jesús lo rescató del fango donde se encontraba. Un impactante testimonio que conmoverá tu vida en lo más profundo.Esta es una síntesis de su testimonio contado en primera persona, transcrito del vídeo y de manifestaciones realizadas por Hanns a distintos medios:
Soy misionero católico, fundador de "1 más para Jesús".Trabajamos en Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Honduras y Nicaragua con niños de la calle, pandilleros (mareros), prostitutas y niños infectados con VIH/sida. Mi mensaje es claro: llenar vacíos con sexo o drogas solo brinda destrucción, cárcel o muerte.
Uno es drogadicto toda la vida, desde que uno empieza a consumir hasta que se muere. Es una gran mentira que existan ex drogadictos. Yo soy drogadicto compulsivo en abstinencia, ahora, llevo casi 20 años sin consumir.
El problema no son las drogas; las drogas son la consecuencia de muchos problemas que los jóvenes no han podido resolver, como valores sociales, morales y espirituales. Más del 90% de los chicos tienen celulares; pero, no pueden hablar con sus padres, y llenan su falta de amor paternal con otras cosas, como las drogas y el sexo. 
Es lo que me pasó a mí: en la escuela, encontré un grupo de amigos, eran los peor vestidos y los más abusivos; pero estaban conmigo, no me importaba si hacían cosas malas, yo quería ser como ellos. Me  sentía bien con ellos, era parte del grupo, era como su mascota, de hecho, me pusieron un collar de perro; pero, no importaba, estaba con ellos.  Con ellos, a los 9 años, comencé consumiendo dos gramos de cocaína, a la semana, ya sabes, si quieres ser parte del grupo, hay que seguirlo, y ellos usaban cocaína. A los 18 años, llegué a consumir 20 gramos de cocaína por día.  Yo jamás busqué las drogas, busqué la alegría, el cariño, la sensación de pertenencia a un grupo. Nadie, en este mundo, dice: ‘Dame droga, quiero probar’, todos buscamos llenar vacíos de amor. 
También soy adicto a la heroína, me inyectaba heroína en medio de los dedos de los pies, y me fascinaba no sentirlos. Ahora me gustaría sentir mis pies, no los siento porque me lancé de un edificio. Intenté suicidarme 11 veces drogado. Creí que Dios me dio alas para volar. Mis piernas y caderas quedaron destrozadas; reconstruyeron mi cadera y columna con pines; mi cara con cirugía plástica; camino con problemas y no siento mis pies, todo por drogas.
Mis padres viven en las orillas de París (capital de Francia), en una bella casa, y me daban muchas cosas. Comencé robando todo lo que había en mi cuarto: vendí pantalones, zapatos, televisores, bueno, todo lo que estaba en mi cuarto, siempre culpaba a la empleada. Llegué a gastar dos mil dólares  diarios en drogas  pero, durante más de tres años viví en las calles: estuve 30 veces preso, viví en el metro de la ciudad donde los policías nos pegaban,  todo por un poco de droga. 
Quiero decirle a los jóvenes: oye, vas a destruir tu vida por un momento de diversión; hay otra opción: puedes ganar un Premio Nobel, ser la primera Miss Universo, viajar a Marte, hay mucho más. Yo, jamás pensé que iba a ser un indigente que, literalmente, iba a comer estiércol en la calle. 
De haber vivido así yo tengo un 98% de culpa: yo usé y vendí drogas, nadie me puso una pistola; pero, un 2% de la culpa es de mis padres, por eso, a los padres les digo: nada vale más que sus hijos. Mis padres me enviaron a los mejores colegios. Alcancé ‘el honor’ de ser expulsado de los cinco mejores colegios de Europa. Ahora, entiendo que querían darme la mejor educación, y las mejoras cosas porque me amaban, el problema es que no me lo dijeron: me dieron amor con cosas materiales que no llenaron mi necesidad de cariño, y nunca tenían tiempo para hablar, siempre, estaban ocupados.
Un buen padre tiene tiempo para escuchar a sus hijos. En las charlas, les pregunto: ‘Esta mañana, ¿cuántos fueron al cuarto de sus hijos a darles un beso, y decirles los amo?’ Muy pocos alzan las manos, cuando yo hago ese pregunta.  Bueno, esa es la primera tarea de un padre, cuando inicia el día; y si sus hijos no viven con ustedes, hay teléfonos. No importa si son niños o adultos, no hay excusa; pero ya se hizo costumbre decir “te amo” con un celular; “te amo” con ropa nueva o un viaje, y se compra algo que se debe sembrar y cultivar en los hijos: el amor.
Un misionero, Giusseppe Laurentti, visitaba hospitales para hablar con adictos, y me encontró, ahí, sin piernas. Él me dijo: “Jesús te ama”... Eso impactó mi vida. Consumí drogas, viví en la calle e intenté suicidarme 11 veces; me lancé de un edificio, pasé dos meses en coma, y no estoy muerto, ni en el infierno; estoy aquí, soy misionero católico y padre. Todos los días, lucho contra las drogas; pero, ahora, no peleo solo, Dios está conmigo. 
Hanns Myhulots

viernes, 1 de mayo de 2015

Me postro humildemente en tu presencia



Me postro humildemente en tu presencia,
me muestro cual me siento: derrotado,
consciente de mi nada. Acongojado
pretendo absolución a mi conciencia.

No busco, mi Señor, tu complacencia,
ni busco en ti consuelo regalado.
Tan solo aspiro a verme perdonado,
volver a ti contrito con tu anuencia.

Si por contarle a un hombre mi pecado
voy a obtener perdón a mis ofensas,
lo contaré, Señor, y detallado.

Si por echar en tierra mis defensas
a mi interior serás recuperado,
las echaré, pues Tú bien lo compensas.

Teófilo Amores