sábado, 29 de noviembre de 2014

Conversación entre Sobrevivientes de Suicidio



Un video producido por la American Foundation for Suicide Prevention (AFSP), con subtítulos en Español.

martes, 25 de noviembre de 2014

Abusaron de él de niño, quiso suicidarse con pastillas: la oración de su hermanita inició su cambio



Óscar "Joe" Rivas, del ministerio católico Adoremus (http://adoremus.com.mx), de México, ha compartido su historia de resurrección gracias a la fe, tras haber sufrido un abuso sexual en su niñez. 

“Ahora me asombra mucho lo cercano que Dios ha estado conmigo”, confiesa.

En declaraciones al programa Dios Nunca Duerme, de NET TV, de la Arquidiócesis de Nueva York (Estados Unidos), Óscar Rivas señaló que “esta es mi historia de resurrección. Antes yo era un niño abusado. Profundamente herido. Me sentía solo y deprimido. Hasta intenté terminar con mi vida. Y ahora soy un hombre que Dios ha sanado, lleno de sueños y bendiciones. Dios me ha hecho más que feliz. Estaba muerto (zombie) pero ahora vivo (fe+esperanza+amor)”.

Creció como un niño solitario
Óscar recuerda que creció como un “niño muy solitario, muy abandonado”, a pesar de que parecía tener “una vida regular para cualquier niño a los ojos de las demás personas, iba a una escuela católica, tenía tres hermanas”.

“En mí existía este sentimiento de abandono, como de ‘Dios se equivoco al crearme a mí’”.

Óscar señaló que en esa época “sentía esa sensación de no pertenezco, no encajo en este mundo, no sé qué hago aquí”, y al ir creciendo “había dentro de mí una sensación que ahora entiendo de grande como una depresión interior, yo era un niño deprimido”.

El joven católico recordó que “de niño yo sufrí un abuso sexual, algo que no lo compartí nunca con mi familia, no lo compartí nunca con mis padres” y “estuve mucho tiempos callado”.

“Un niño de ocho años no entiende lo que está viviendo simple y sencillamente lo atraviesa”, señaló, indicando que al ver su vida en retrospectiva “veo que tanta soledad, tanto abandono, tanto desprecio que yo sentía era eso”.

“Un niño confía en un adulto, y cuando un adulto traiciona esa confianza abusando de él las heridas que quedan en el corazón de ese niño son muy fuertes”, dijo.

Antes que el Catecismo: Dios es amor
Óscar indicó en su testimonio que “lidiar con eso solo ha sido de los sentimientos más difíciles de entender y sobre todo, cuando te dicen o te hablan del Catecismo lo primero que te enseñan es Dios es amor, Dios te ama. Para un niño de 8 años que ha pasado por la circunstancia de esa manera lo que menos uno entiende es ese amor de Dios”.

En su adolescencia, una época “muy difícil, para todos”, recordó que “con esta herida en mi corazón, en mi sexualidad, esto comenzó a agravarse de tal manera que yo llegué a la convicción de que a Dios no le importaba yo, que no tenía sentido vivir, y tenía más miedo de seguir viviendo que de morir”.

A continuación, Óscar recordó cómo, tras una discusión con su madre intentó suicidarse ingiriendo barbitúricos, pensando “estoy harto de esta vida y en este momento yo decido terminar”.

"Dios, que mi hermanito no muera"
“Tomé esas 24 pastillas, lo único que recuerdo es desvanecerme, estar en el piso y solo recuerdo la voz de mi hermana, la más pequeña, que tenía en esa época como unos 6, 7 años, decía ‘Dios mío que mi hermanito no se muera’”.

“Hoy yo sé que mi Dios escuchó la oración de mi hermana, porque cuando llegaron los paramédicos estaban sorprendidos, porque inclusive le preguntaban qué fue lo que tomó, ellos vieron las pastillas que había tomado, la caja que estaba sola. Yo estuve inconsciente como una hora, cuando volví en conciencia yo solamente me sentía mareado. Los paramédicos no veían ningún signo de intoxicación, de tal manera que ni siquiera me llevaron”, recordó.

El joven católico señaló que “en ese momento lejos de alegrarme, de ver ahi un milagro”, pensó “ah, soy un fracasado que ni acabar con mi vida puedo hacerlo bien”, sin embargo, está seguro de que “ahí comenzó un proceso que transformó mi vida por completo”.

“Siempre crecí con esta idea de que no tenía un padre, a pesar de que tenía un padre biológico, y la relación con él no ha sido muy cercana. Dios comenzó a ser ese padre que provee”, señaló.

Amor también en la debilidad
Óscar indicó que “me conmueve tanto el amor que Dios tiene hacia mí, porque a pesar de que hay heridas que en mi corazón siguen, hay debilidades que sigo batallando, que sigo luchando”.

“Lo que más que me conmueve es que Dios que la conoce (su debilidad) me ama”, dijo.

Dios, señaló, “me ha dado una vida nueva, me ha llenado el corazón de unos sueños que a mí me aterran pensarlo, y cuando veo estos sueños y estas ideas tan grandes y esta idea que Dios tiene para mí, que ahora soy un hijo que está convencido de que Dios me creó en este propósito”.

En la actualidad, aseguró Óscar, “digo me va a faltar vida. Tengo tantos anhelos de hacer cosas que solo Dios me pudo dar eso, soy un hombre que vive y depende de la gracia de Dios, que sabe que todo lo bueno que hay en mí no soy yo, es Dios”.

domingo, 23 de noviembre de 2014

PUES BUSCO, DEBO ENCONTRAR




Pues busco, debo encontrar.
Pues llamo, débenme abrir.
Pues pido, me deben dar.
Pues amo, débenme amar.
Aquel que me hizo vivir.
¿Calla? Un día me hablará.
¿Me pone a prueba? Soy fiel.
¿Pasa? No lejos irá;
pues tiene alas mi alma , y va
volando detrás de Él.
Es poderoso, más no
podrá mi amor esquivar.
Invisible se volvió,
mas ojos de lince yo
tengo y le habré de mirar.
Alma, sigue hasta el final
en pos del Bien de los bienes.
y consuélate en tu mal
pensando como Pascal:
"¿Le buscas? ¡Es que le tienes!

Amado Nervo

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Un análisis de sangre que podría prevenir el suicidio



Una vez más parece que la realidad se acerca a la ciencia ficción. Un grupo de investigación parece haber descubierto algunos marcadores sanguíneos que podrían detectar ciertas intenciones suicidas. El estudio publicado en la revista especializada  Molecular Psychiatry todavía está en fase preliminar, por lo que habrá que esperar a nuevos datos para confirmar su validez. 

Durante los últimos años Alexander Niculescu, psiquiatra de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana en Indianápolis, y sus colegas han buscado algún vínculo entre algo físico (biomarcadores) y las tendencias suicidas. En otros estudios ya se habían encontrado biomarcadores para ciertos desórdenes de la personalidad, como la bipolaridad, la psicosis o el alcoholismo. Sin embargo es la primera vez que obtienen datos sobre las tendencias suicidas. 

Para intentar conseguir biomarcadores fiables en la sangre, los investigadores tomaron muestras de personas que se habían suicidado (sin ingesta de productos químicos) y que habían sido observados por su psiquiatra al menos un día antes de la muerte. Dichas muestras se compararon con otras de individuos varones bipolares que habían pasado de no querer suicidarse a sí pretender hacerlo, con datos de pacientes de otro estudio y un grupo de hombres con esquizofrenia.  

Tras tomar muestras de sangre de 75 personas los científicos localizaron cinco posibles biomarcadores que debían ser analizados pormenorizadamente. Una vez realizado el escrutinio, con todos estos datos en la mano, se vieron sorprendidos por la claridad de los resultados, sobre todo de uno en particular, el SAT 1, implicado en el daño celular y el estrés. En las personas que se habían suicidado los niveles de SAT 1 eran muchísimo más altos que en los otros individuos, incluso en aquellos que mostraban intención de suicidarse. 

En cualquier caso los investigadores son precavidos respecto los datos obtenidos. Tanto por el pequeño tamaño de la muestra como porque todas las personas muestreadas eran varones. Además como explica el propio Niculescu, “es poco probable que estos marcadores sean específicos para el suicidio, sino más bien por factores como la función celular anormal debido al estrés”. Para los científicos el hallazgo de este tipo de biomarcadores deben ser combinados con datos psicológicos, como la ansiedad o el estado de ánimo, momento en el cual serán “potencialmente mucho más útiles”, apuntan. 

Para el psicólogo Mateo Nock, de la Universidad de Harvard, “ningún análisis será un predictor perfecto” aunque sí apunta que, puestos a buscar señales biológicas que den pistas de tendencias suicidas, esta investigación es “una pieza importante del rompecabezas”.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Ortega Lara cuenta cómo sólo la fe impidió que se suicidase en su secuestro


´Dentro discutía con Dios: ´Haz por lo menos que me maten´´: así titula el diario El Mundo su larga entrevista con José Antonio Ortega Lara, funcionario de prisiones que ETA mantuvo secuestrado 532 días en un cubículo diminuto, húmedo y a oscuras la mayor parte del tiempo. La entrevista, que firma Pedro J. Ramírez, se puedeleer completa AQUÍ.

En ella habla de diversos temas: su secuestro, su recuperación, su militancia política en el PP y, al desencantarse de esta formación, en Vox... En ReL seleccionamos a continuación los fragmentos que se refieren a su experiencia espiritual y su fe católica, y también lo que se refiere a la defensa de la vida y la familia. 

[...]

-Si hubiera sido una ballena [en vez de un zulo, un agujero], habría sido más generosa en determinados aspectos. Lo digo por Jonás... -dice Ortega Lara.
-¿A qué se refiere?
-A Jonás lo devolvió la ballena a la playa. A mí me tuvo que ir a sacar la Guardia Civil.
-¿Se sintió como Jonás?
-En el sentido de ser un desgraciado, sí. Pero nunca tuve la esperanza de que ellos fueran a escupirme al exterior.

[...]

-El próximo 17 de enero se cumplirán 18 años de aquel día...
-El día de San Antón. A veces me siento como una mascota porque es el día en que se bendice a los animales... Me acuerdo perfectamente. Me abordaron dos personas. Una me puso una pistola en la cabeza. Me dijo: «Necesitamos tu coche, huimos de la Policía...». Yo le di un empujón: «¡Déjame en paz!». Me volvió a apuntar. Le di otro empujón. Volvieron otra vez. A la tercera ya no reaccioné. Pero quisieron ponerme un sedante y no me dejé. Grité. «Bueno, no importa», dijeron. Entonces me ataron las manos a la espalda, me amordazaron, me taparon los ojos y me metieron en el maletero de mi coche. Ahí empezó la pesadilla.
-Cuando le quitaron la venda...
-Ya estaba dentro del zulo, de la ballena, de lo que sea...
-¿Cuál fue su primera sensación?
-De incredulidad. En aquella especie de sarcófago que había en el camión que me trasladó ya fui consciente de que era ETA. Pero luego, allí abajo, entré en una especie de shock, me costó semanas aceptar que quien estaba allí era yo.
-¿Cómo lo superó?
-Me aferré a tres cosas: a mi familia, hablando todos los días en voz alta con mi mujer, a la oración y al sentido del método que me enseñaron los salesianos. Todos los días igual: te levantas, te aseas, haces los estiramientos, lees, rezas, limpias el habitáculo... Aunque tuviera el alma dolorida y el cuerpo destrozado nunca abandoné ese método.

[...]

-Usted contó que les pidió libros de la generación del 98 y le preguntaron que qué era eso.
-Sí, es verdad. Culturalmente no tenían gran nivel. Les habían metido dos o tres ideas en la cabeza y no salían de ahí: «Vosotros habéis invadido Euskal Herria, el Estado es el represor...». Intentar razonar con ellos era como hablar con las paredes.
-¿No intentó usted que entendieran que secuestrar y matar no es moralmente aceptable?
-A ellos les habían inculcado un proceso de cosificación. «Tú no estás aquí porque te llames José Antonio sino porque eres miembro de los cuerpos represores».
-¿Cosificación? ¿Quién era la cosa?
-Yo, yo, yo... Para ellos, yo era la cosa.



Ortega, al ser liberado después de 532 días encerrado

[...]

-Usted ha comentado que se le pasó por la cabeza suicidarse, ¿pero hasta qué punto llegó a madurar la idea?
-Lo programé, lo preparé y lo ensayé.
-¿Cómo que lo «ensayó»?
-Sí, dos veces. La primera cortándome estas venas de la mano, aquí en la parte posterior de la muñeca. Sangré mucho y me desmayé. [...]
-¿Y el segundo «ensayo»?
-Fue el más definitivo, por decirlo así. Pasaron unos 15 días. Se acercaba ya el 27 de junio, que era nuestro aniversario de boda. Era la fecha que me había puesto como límite. Trencé una cuerda con jirones de bolsas de basura de plástico, me la puse al cuello, la colgué del clavo del que pendía la hamaca en la que dormía, apoyé la silla sobre dos patas, me até las manos a la espalda y...

[...] 

-¿Si no fuera creyente se habría suicidado?
-Con toda probabilidad. 
Para un creyente el suicidio es lo más degradante, lo más humillante. Cada vez que me lo planteaba me sentía fatal conmigo mismo. Pero aquel dolor era insoportable.
-Debió ser un conflicto desgarrador.
-Siempre discutía con Dios. Luego me arrepentía, me disculpaba y volvíamos otra vez, así día tras día. Al final le decía: «Hombre, por favor, dame una salida. Si no consideras oportuno que salga de aquí vivo, haz por lo menos que me maten. No hagas que tenga que acabar yo mismo con mi vida».
-Eso mismo es lo que le pedía a Dios uno de los personajes de El Maestro y Margarita de Bulgakov cuando Cristo estaba en la cruz: «Dale una salida».
-¿Pensó en algún momento que lo suyo era como la Pasión...?
-Sí y me enfadaba con Él: «Lo tuyo duró tres días hasta la Resurrección. Pero yo llevo aquí 300, 400, 500 días y no me das ninguna solución». Al día siguiente hacía de tripas corazón y le decía: «Perdona, es que estoy muy enfadado... pero tengo motivos para estar enfadado, ¿no?».
-¿Llegó a compararse con Jesucristo en la cruz?
-Me sentía como el más desgraciado de los hijos de Dios. ¡Pero cómo me voy a comparar con Jesucristo...!
-En el sentido de que la Redención es pagar por los pecados ajenos, sacrificarse por los demás...
-Durante un tiempo me sentí útil. Pensaba que mientras estuviera allí a ningún otro compañero le iba a pasar lo que a mí... Pero todo tiene un límite. Llega un momento en que más que un ser humano eres casi un guiñapo y eso me aterrorizaba...
-Hasta pensar que Dios le había abandonado...
-Había que estar allí, en aquellas circunstancias, en aquel momento, en absoluta soledad, en medio de aquella humedad, con dolores físicos y el alma destrozada. Sufriendo, sufriendo y sufriendo todos los días...

[...]

-Debió ser difícil para usted dejar el PP...
-Fue muy doloroso porque yo quería mucho al PP. Y esto es como en las relaciones de amor: el que más pone es el que más pierde al final.
-¿Pero se puede «querer» a un partido político?
-Cuando entré en el PP estábamos muy ilusionados con lo que hacíamos, con los ideales del partido, la unidad de España, la no intervención del Estado en la esfera privada, la defensa de la vida... Con todas esas cosas llegas a querer al partido de verdad. Cuando poco a poco te vas desenganchando, la decepción se multiplica.
-¿Cuál fue la gota que colmó el vaso?
-Cuando dejaron en la estacada a María San Gil. María se jugó la vida durante muchos años, luego superó lo del cáncer y cuando vi que, después de todo lo que había luchado, la tachaban de loca, me dije: «Madre mía...». Aquello era insoportable. «Hasta aquí hemos llegado». Y di por terminada esa etapa.

[...]



Bolinaga, uno de los que mantuvo encerrado a Ortega, hoy en libertad domiciliaria por "razones de salud"


-Ahora Bolinaga [uno de sus captores] está en arresto... domiciliario.
-Sí, a mí también me decían: «Estás arrestado por ser un miembro del aparato represor». Pero a mí me tenían allí, en aquel agujero, claro.
-¿Cómo sabe que Bolinaga era uno de ellos si iban encapuchados?
-Por la voz. Se hacían llamar Patxi, Jon, Mikel e Iñaki. Bolinaga era Iñaki.
-¿Y cómo se comportó personalmente con usted?
-Tenía días, yo también... Los días malos yo les llamaba «terroristas» y el resultado final era que me quitaban horas de luz o me retiraban el periódico. A veces Iñaki me traía para cenar higos secos. Me decía: «Cómetelos que son muy afrodisíacos». Para lo que me podía servir ahí... Cuando los desairaba eran un poco crueles...
-¿A qué se refiere?
-Cuando me negaba a que entraran en el habitáculo, me reducían por la fuerza. Bajaban dos, se ponía uno encima de mí y me esposaban. Reducían mis horas con luz. 
-También me dejaban sin periódico.
-Sin información, claro.
-Y sin papel para secar la humedad de las paredes. Por eso estaban negras. Por la tinta del periódico. Yo las frotaba una y otra vez pero la humedad reaparecía... y se metía en mis huesos.
-¿Y le parece normal que alguien condenado por todo eso esté en libertad desde hace más tiempo que los 532 días que pasó usted allí, alegando una enfermedad terminal?
-La de Bolinaga fue una excarcelación política. Yo siempre la he visto así. Como parte de la hoja de ruta que nació de la negociación política del Gobierno socialista con ETA y que el actual ha asumido como propia.
-¿Y qué siente al verlo ahora por la calle o en su casa?
-Intento vivir sin miedo, sin odio, sin olvido y perdonando. Yo a él ya le he perdonado. Me ha costado mucho pero al final el perdón es positivo porque te quitas una carga de encima. El otro ni siquiera sabe si le odias, le da igual, sólo te haces daño a ti mismo.... Que Dios le conserve la vida y espero que le sirva para darse cuenta del mucho daño que ha hecho y de lo afortunado que es porque en las cárceles hay muchos reclusos con peor salud que la suya.
-¿Y el Estado debe perdonarle?
-No. La acción de la Justicia debe continuar de oficio. El perdón incumbe solamente al victimario y a la víctima. Focalizar todo en el perdón es una maniobra de despiste.
-¿Sería capaz de hablar con Bolinaga?
-Después de todo aquel suplicio... No me lo he planteado. No puedo decir ni que sí ni que no... Me costaría mucho.

[...]

-¿Cuáles considera usted que son las otras propuestas clave que defiende su partido? [Vox]
-Cambiar la Ley Orgánica del Poder Judicial para que la Justicia sea independiente. Yapoyar a la familia para fomentar el relevo generacional mediante la natalidad y la defensa de la vida porque el aborto supone la eliminación de un ser humano ya concebido y con vocación de nacer. Ah, y yo también digo siempre que hay que dedicar una semanita de las vacaciones a visitar a los abuelos.
-¿Eso es un punto del programa electoral?
-No, je, je... pero lo digo en todos los mítines porque a ellos les encanta ver a los nietos. El día que les llevan a los niños están esperándoles desde la salida del sol. Y cuando el sol se pone están agotados. Pero se pasan la semana siguiente contándoles a los vecinos lo maravillosos que son sus nietos...

[...]

-¿Cuántos hermanos eran?
-Éramos siete... Bueno y mi hermana melliza que murió al nacer... y a la que me hubiera gustado tanto conocer.
-No sabía que su parto hubiera sido de mellizos. ¿Qué pasó?
-Yo nací primero. Ella murió de asfixia. No llegó a nacer.
-Su hermana melliza nació muerta...
-Sí, mi madre siempre me decía: «Tú, como eras tan pequeño que no valías un comino, te colaste el primero; y ella, que era más hermosa, se asfixió».
-¿Durante el secuestro hablaba alguna vez con su madre?
-Sí. A mis padres les rezaba mucho. Les decía: «Oye, a ver si podéis echarme una manita desde donde estáis para que esto se solucione...».
-¿Y con su hermana melliza?
-Sí, también hablaba con ella. Me imaginaba cómo sería con mi edad. Más guapa, más inteligente. Por lo que siempre me decía mi madre: «Ella valía más que tú, ella pesaba más que tú, ella era hermosa, tú eras pequeñito, flaco...». Sí, sí... pero bueno, el que estaba allí abajo, haciendo de tripas corazón, era yo. Yo le decía a ella: «Mira dónde estoy yo ahora...».

[...]

-¿Por qué me ha dicho usted dos veces eso de que allí en el zulo hacía «de tripas corazón»?
-Es que los humanos no somos sólo un trozo de carne. Allá el que no quiera creer en Dios pero tenemos inteligencia, razón... y una dimensión espiritual que nos hace trascender a la muerte. Hacemos camino al andar para que nuestros hijos nos recuerden cuando ya no estemos por algo bueno que hayamos hecho. Yo tengo unos recuerdos estupendos de mis padres y mis abuelos y así es como me gustaría que mis hijos me recordaran también a mí.
-¿Qué oraciones rezaba usted en el zulo?
-Muchos rosarios y a veces el Padrenuestro en euskera...
-¿En euskera?
-Sí, lo había aprendido en los salesianos.
-¿Y lo rezaba en euskera para ver si conmovía a los que estaban arriba?
-No, seguro que ellos eran ateos. Lo rezaba en euskera sobre todo por cambiar después de las avemarías.
-¿Y sigue recordándolo entero?
-Sí, claro: «Gure Aita zeruetan zarena, santu izan bedi zure izena...».

[Ortega Lara -escribre Pedro J. Ramírez-, el único ser humano enterrado en vida durante 532 días por dictado expreso de alguien de su misma especie, el único torturado hasta ese paroxismo en nombre de la «liberación nacional de Euskal Herria», el único superviviente que superó año y medio en aquel «campo de exterminio», continúa hasta el final sin balbucear, invocando a Dios en el idioma de sus verdugos. Mentalmente voy imaginando, sobrecogido, la traducción de sus palabras. Cuando llega la última línea -«baina atera gaitzazu gaitzetik... ("mas líbranos del mal...") amén»- suena como un réquiem por todos nosotros -¿cómo hemos podido consentirlo, cómo podemos seguir consintiéndolo?- y ahora soy yo el que siente ganas de llorar.]


Fuente: www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=35628

jueves, 13 de noviembre de 2014

¿LE BUSCAS? ES QUE LE TIENES


Oirás decir frecuentemente a muchos que no encuentran a Dios.
Pregúntales si le buscan y hasta dónde llega su anhelo de hallarle.
Si le buscan con mucho ahínco, tranquilízalos, porque ya le han encontrado...
Dios dice a Pascal en las Meditaciones:
«Consolé toi, tu ne me chercherais pas si tu ne m'avais trouvé» (1).
Pensamiento admirable, capaz de inundar de consuelo al espíritu más árido y desolado.
Pensamiento, por otra parte, de una sorprendente exactitud.

El que busca, en efecto, a Dios con ahínco es porque le ama, y el que le ama, ya le posee. Amar a Dios y poseerle es todo uno.

Por eso el autor de estas líneas ha dicho en unos versos, glosando la frase del divino pensador francés: 
«Alma, sigue hasta el final—en pos del Bien de los bienes—y consuélate en tu mal—pensando como Pascal—: «¿Le buscas? ¡Es que le tienes!»


(1)    «Consuélate, no me buscarías si no me hubieras ya encontrado».

Amado Nervo

domingo, 9 de noviembre de 2014

Cómo pudieron prevenir el suicidio cinco famosos


Salud mental alterada, uno de los signos de alerta en famosos suicidas
Cómo reconocer a un suicida en potencia

·                 Antecedentes familiares o personales de intento de suicidio o autolesiones.
·                 Ideas delirantes (depresión psicótica).
·                 Carácter extremadamente irritable.
·                 Comportamiento temerario.
·                 Conductas que signifiquen infracciones a la ley.
·                 Trastornos del sueño, es decir, dormir poco o demasiado.
·                 Desinterés en la vida cotidiana.
·                 Falta de apetito.
·                 Frases y escritos acerca de la muerte y suicidio.
·                 Llanto frecuente.
·                 Desprenderse de objetos de valor. 


Prevenir el suicidio es posible: OMS

·                 Mantener alejados del paciente medios para suicidarse como pesticidas, medicamentos, armas de fuego, etc.
·                 Consultar al especialista en salud mental y administrar el tratamiento indicado a las personas con trastornos, en particular a quienes padecen depresión, alcoholismo o esquizofrenia.
·                 Dar seguimiento y vigilar a quienes han cometido intentos de suicidio.
·                 Mientras dure la situación de riesgo no se debe dejar solo al paciente en casa. 

Reconocer y tratar los signos y advertencias que manifiestan las personas que intentarán quitarse la vida ayudaría a prevenir el suicidio. Este Día Mundial de la Prevención del Suicidio (10 de septiembre), conoce el caso de 5 famosos y las razones por las cuales decidieron "decir adiós". 
Depresión, diagnóstico reciente de enfermedad grave o terminal, decepciones amorosas, problemas económicos, adicciones y hasta la misma fama, se encuentran entre lascausas de suicidio de algunas personalidades. 

Aquí los cinco casos más famosos en los últimos años, y los signos de alerta que los caracterizaron y pudieron salvarles la vida: 
1. Chris Lighty dijo adiós al hip-hop y al mundo
Pieza clave en la escena del hip-hop de Estados Unidos y manager de Mariah Carey murió de un tiro en la cabeza (5 septiembre, 2012). Se dice que acabó con su vida después de pelear con su mujer, de la que se había separado y quien ya le había pedido el divorcio, mientras que otros afirman que enfrentaba importantes problemas financieros. 
Signo de alerta: Experimentar soledad.

2. Tony Scott salta de un puente en Los Ángeles
El realizador británico de 68 años, famoso por éxitos fílmicos como Top Gun y Hombre en llamas, decidió que la vida no vale nada (19 agosto, 2012), al menos no con cáncer cerebral inoperable, que al parecer le habían diagnosticado recientemente, aunque los resultados de la autopsia aún no se dan a conocer. Dejó carta de despedida afectuosa para su esposa e hija y una lista de contactos, sin embargo no revelan las causas de suicidio del cineasta. 
Signo de alerta: Diagnóstico de enfermedad física crónica, dolorosa, incapacitante o terminal.

3. Lucy Gordon se suicida, pero deja en orden testamento
La modelo y actriz británica que actuó en la película Spiderman3, como la reportera Jennifer Dugan, se suicidó en su apartamento de París (20 mayo, 2009). Se dijo que estaba profundamente afectada por el reciente suicidio de un amigo en Gran Bretaña. Gordon dejó nota donde explicaba detalles de su testamento. 
Signo de alerta: Urgencia por poner en orden asuntos legales.

4. Heath Ledger ya había intentado suicidarse antes
Protagonista de Brokeback Mountain y reconocido por su última actuación como “El Guasón” en Batman: El Caballero de la NocheLedger fue encontrado muerto en su casa (22 enero, 2008) al parecer por sobredosis de pastillas para dormir. Cabe mencionar, que Ledger había intentado suicidarse cuatro meses antes, luego de separarse de su compañera sentimental, la también actriz Michelle Williams. 
Signo de alerta: Depresión intensa con ideas de suicidio continuas. 

5. Anna Nicole Smith, ex conejita de Playboy no pudo con la pérdida
La ex playmate jamás superó la muerte de su hijo Daniel, ocurrida cinco meses antes de que a ella se le encontrara ahogada en su propio vómito tras una excesiva ingesta de analgésicos y antidepresivos (8 febrero, 2007) en una habitación de hotel en Fort Lauderdale, Florida. 
Signo de alerta: Abuso de drogas (fármacos o sustancias ilegales) o alcohol.

Además de los signos y advertencias antes señalados, los especialistas han identificado en los suicidas potenciales: 
La Organización Mundialde la Salud(OMS) ha indicado que el suicidio es una de las grandes causas prevenibles de muerte prematura, pues del millón de casos que ocurre cada año 70% se deben a depresión, la cual afecta la salud mental, de modo que tales desenlaces podrían evitarse si este trastorno se diagnostica y trata adecuadamente.
Aunque no se pueden evitar todos los suicidios, sí la mayoría, para ello la OMS propone tomar medidas a fin de reducir el riesgo, entre ellas: 
Si has identificado uno o varios de estos signos de alerta en un familiar o amigo,  es hora de pedir ayuda, el primer paso es consultar al médico.

Autor: SyM - Josefina Guerrero

miércoles, 5 de noviembre de 2014

A los 64 años, perdió a su marido y dos hijas, pensó en suicidarse, pero hoy es misionera



Un auto se estrelló en 1994 contra un camión estacionado en una carretera en el norte de Italia.
Sólo Gisella Aschedamini, de 64 años, sobrevivió.
Su marido, dos hijas y una nieta murieron instantáneamente.

Tres años después, en 1997, Gisella, una mujer madura, comenzó "una vida diferente, inmensamente diferente" que la llevó a Bangladesh, con sacerdotes del Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras (PIME). Con ellos coopera para la construcción de albergues, centros de maternidad, las iglesias, además de la preparación de una amplia red de adopciones a distancia.

"Yo sería ingrata con Dios y todos - Gisella le explica a AsiaNews - si digo que incluso en esta vida no tengo satisfacciones. No soy una mujer muerta, agotada, sino viva y fuerte, que no viviría si no hubiera tenido la certeza de ir al Padre, en un mundo diferente pero completamente feliz, donde me encontré a mí misma".

¿Por qué no se suicidó en los meses durísimos tras el accidente?

"Entendí que mi gesto, el suicidio, incluso si se comprendiera, habría creado dolor. Y tenía la convicción de que no se terminó nada, porque todavía tenía una manera de ir al Padre".

En ese momento, Gisella reúne las piezas de su vida y en su camino se encontró con Vittorio Pellegrini, ginecólogo, también viudo.

Se casan el 18 de octubre de 1997, y para la luna de miel optan por ir a Bangladesh, donde desde el año 1981 trabaja el padre Mascaretti Ezio, un misionero del PIME y amigo de la familia Gisella.

Desde entonces, cada año regresan allí durante largos períodos de tiempo, para llevar ayuda, comprobar el estado de las obras realizadas y diseñar otras nuevas.

La misión de Gisela y Víctor se refleja en la construcción de centros de maternidad, clínicas médicas, albergues, laboratorios de bordado y costura, y la promoción de los programas de micro-crédito.

Mientras tanto, en Italia crean una cadena sólida de adopciones a distancia, que actualmente ayuda a unos 700 niños, proporcionándoles alimentos, medicinas y educación básica.

Hoy, la adopción del niño a menudo resulta en la adopción de la aldea: "Así nos convertimos en los intermediarios que proveen bienes y dejamos que los misioneros o misioneras las administren según las necesidades: un pozo, una farmacia, un fondo para prestar asistencia a todo el mundo".

El primer centro para la maternidad fue abierto en el hospital de San Vicente de Dinajpur, al que continúan proporcionando suministros médicos y equipamiento: ultrasonido, cuna térmica, camas, medicinas, paneles solares para la electricidad y el aire acondicionado de la habitación de cirugía.

"Originalmente - explica - mi idea era abrir un hospital, pero me di cuenta de que era imposible debido al costo y la falta de disponibilidad de los médicos".

Así que, aprovechando la experiencia de Víctor como ginecólogo, se dedicó a la creación de ambulatorios - dispersos en varias aldeas - para el cuidado de las mujeres embarazadas.

En total, los orfanatos construidos por Gisela y Víctor son cuatro, tres femeninos y uno mixto.

Los pequeños hospedados son en su mayoría cristianos pero las escuelas son frecuentadas por todos: musulmanes, hindúes y cristianos. Las instalaciones tienen capacidad para niños de 6 a 15 años. Un quinto albergue se encuentra en construcción.

Entre las muchas joyas de Gisella está el apoyo de los dos centros de bordado en Bonpara Moladuli (distrito de Natore, el norte de Bangladesh).

"En estas estructuras - dice a AsiaNews - emplea a cerca de 200 mujeres bordadoras Algunas han llegado a ser muy buenas, otros son todavía principiantes: por lo que también es un lugar de Formación. Esta producción tiene mucho mercado en Italia y menos a nivel local, así que en los últimos años se han especializado en bordados y diseños italianos como flores, mariposas y muñecos para las sabanas de niños. Nosotros utilizamos lino, mientras que tenemos un buen algodón, que es nativo de la India".

Con el tiempo, en estos centros "hemos creado una guardería para las madres bordadoras, dirigido por las Misioneras de la Inmaculada (instituto asociado con el PIME, nota de AsiaNews). Es una manera de ayudar a estas mujeres a trabajar y de hacerse valer".

En marzo 2014 Gisella Aschedamini ganó el Premio popularidad en la decimosexta edición de la "Mujer del Año", el reconocimiento internacional promovido por el Consejo Regional del Valle de Aosta. Fuertes veinte años de experiencia en un Banco Cooperativo de Crédito [los antiguos bancos rurales, nota de AsiaNews], Gisella decide invertir el premio en efectivo, por un valor de 10 mil euros en una mejora de un proyecto de microcrédito para las mujeres.

"Los planes de crédito son personalizados - dijo -. Generalmente pide el préstamo para comprar semillas, madera, o hilos de bordado. Otros quieren comprar gallinas para incubar o pollitos de aumento, Algunos nos piden préstamos para apoyo de los gastos médicos. Los más ambiciosos quieren comprar una máquina de coser, porque quieren crear su propia empresa: estamos a favor de esta actitud, pero tratamos de financiar proyectos más simples".

Las mujeres, señala, "son leales en la restitución del dinero, y sin proyectos como éste no tendrían ninguna esperanza de acceder a un préstamo bancario. En Bangladesh para pedirlo existe la necesidad de una garantía que no tiene ninguno de ellos, y luego pagar intereses altos, que a veces alcanzan el 15-20%. Nuestro sueño sería hacerlo en interés cero".

En 17 años como misionera, confiesa, "Bangladesh ha cambiado tanto, y así, también yo. Allí los medios de comunicación han mejorado mucho, así como algún tipo de infraestructura: Si se le da la oportunidad a las personas de viajar sin perder el tiempo, o sin que ciertos productos se deterioren, todo mejora. Yo camino hacia mis seres queridos y hacia el Padre. Al igual que todas las personas, hay momentos de duda, pero no puedo y no quiero tenerlos. No quiero que esta vida sea solo un rodamiento".

Fuente: www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=35584