martes, 29 de enero de 2013

Tratamiento de los suicidas en todo el mundo.


Ronny Bruffaerts; Koen Demyttenaere; Irving Hwang.

Veintiún muestras nacionales representativas de todo el mundo (n = 55 302; 18 años o más) de las Encuestas de la Organización Mundial de Salud fueron entrevistados en relación al comportamiento del año anterior y el uso de atención médica el año anterior. Los encuestados suicidas que no habían utilizado los servicios en el último año se les preguntó por qué no había buscado   atención médica.

Resultados. Dos quintas partes de los encuestados suicidas habían recibido tratamiento (desde el 17% en los países de bajos ingresos a un 56% en los países de altos ingresos), en su mayoría de un facultativo de medicina general (22%), un psiquiatra (15%) o un no-psiquiatra (15%). Aquellos que en realidad habían intentado suicidarse eran más propensos a recibir atención médica. La baja necesidad percibida fue la razón más importante para no buscar ayuda (58%), seguida por las barreras de las actitudes como el deseo de manejar el problema por sí solo (40%) y las barreras estructurales, como las preocupaciones financieras (15%). Sólo el 7% de los encuestados apoyó el estigma como una razón para no buscar tratamiento.

Conclusiones. La mayoría de las personas con ideas suicidas, planes e intentos no reciben tratamiento. Esto es un hallazgo constante y generalizado, especialmente en los países de bajos ingresos. La mejora de la recepción del tratamiento en todo el mundo tendrá que tomar en cuenta los factores específicos de la cultura que pueden influir en el proceso de búsqueda de ayuda.


viernes, 25 de enero de 2013

El testimonio de Matt Gibson . “Empecé a tener ideas suicidas…”



Le rescató del pozo una hermosa chica católica y se convirtió cuando la vio comulgar

Era luterano y «perfecto», hasta que un día dejó de ser casto. Luego se bastó él solo para meterse en líos.

 
"Mi nombre es Matt Gibson y tengo 33 años": así empieza su historia un joven converso que la ha relatado a Stephen Ray, converso él mismo y que recoge y difunde testimonios similares de personas que encuentran a Dios y a la Iglesia tras un pasado alejado de ambos.

Un chico poco problemático
Matt empieza explicando que era luterano y casi "perfecto". Criado en una familia devota -dos de sus tíos abuelos eran pastores-, iba casi todos los domingos a la iglesia: "Formaba parte del coro y era monaguillo y presidente del club juvenil de la iglesia luterana de San Pablo en North Star (Ohio, Estados Unidos). Estaba orgulloso de mi fe y discutía hasta la extenuación con mis amigos católicos".

En la época del instituto, dice, "creía ser un buen chico: no salía de fiesta, no bebía, no tomaba drogas, estudiaba mucho y nunca tuve ningún problema. Quería conservar mi virginidad hasta el matrimonio. El futuro era brillante".

Espiral de destrucción
Pero al llegar a la universidad, dejó de ser casto: "Empecé a salir y me eché una novia formal. A medida que profundizábamos en la relación, la tentación del sexo se hacía cada vez más fuerte. Tan fuerte, que sucumbimos a ella. Durante los siguientes ocho años, eso se convirtió en un problema para mí. Empecé a vivir una vida muy poco casta. Ahora me doy cuenta de que no la quería, pero estaba esclavizado al sexo y a esa forma de vida. Mi estilo de vida se convirtió en muy destructivo, porque cuando nos separamos, empecé a beber en abundancia. Todos los días".

Roto el dique, no dudó en meterse en líos: "Comencé a fumar hierba y a probar otras drogas. Decidí que sería siempre el rey de la fiesta y durante dos años fui a tantas que tuve que abandonar los estudios universitarios, y me puse a trabajar a tiempo completo para tener dinero para más juergas. Salté de relación en relación, de chica en chica, sin consideración a si les estaba haciendo daño. Todo lo que quería era satisfacer mis deseos y caprichos. Pasaba la noche en los bares y debía miles de dólares".

En esa época sus padres se divorciaron, y Matt, totalmente roto, cayó en una profunda depresión: "Empecé a tener idea suicidas. Sabía que la espiral en la que me había metido iba a tener un fin, pero tenía miedo de que el precio fuese mi vida".

Melanie, el ángel
Justo entonces, apareció Melanie, una joven católica: "El Señor me envió un ángel", dice. "Para mí fue un amor a primera vista. Era hermosa, amable, simpática. Escuchó todos mis problemas. Me sentía mejor cuando estaba con ella. Quería ser un hombre mejor para ella".

Y a los tres años se casaron en Russia, Ohio, en la parroquia católica de St Remy. "Yo le había pedido que no me forzase a hacerme católico. Para ser sincero, no tenía la menor intención de hacerme católico. Pero, por otro lado, no sentía mi corazón lleno con la fe luterana. Intenté llenar ese vacío con asuntos mundanos, pero no lo conseguí. Al final decidí ir a misa con mi mujer los domingos, para estar más con ella y porque me quedaba más cerca que la iglesia luterana".

La conversión
Fue así como Matt, en plena inquietud religiosa, asistió a durante unos meses a las que fueron realmente sus primeras misas, más allá de momentos protocolarios, como su propia boda: "Me sentaba y no participaba, pero empecé a prestar atención a la consagración y a la comunión. Hasta que un día vi cómo mi mujer se levantaba para ir a comulgar, y me invadió un deseo de acompañarla. Algo en mi alma empezó a decirme que yo también quería recibir la Eucaristía. Dios me estaba llamando".

Aquel día, obviamente, no lo hizo, pero al poco tiempo le confesó a Melanie y a sus suegros que quería ser católico: "Se quedaron con la boca abierta. Luego supe que habían estado rezando por mí, para que eso sucediera. Y empecé a asistir a las clases de catecismo".

Su testimonio es sencillo, pero claro. Todo cambió en su vida: "Tiré por la ventana mis prejuicios sobre el catolicismo. Había crecido sin saber nada sobre el rosario o sobre sacramentos como la confesión o sobre la Virgen María. Comprendí que la Iglesia católica es la Iglesia de Dios, y que es verdaderamente hermosa".

La vida de Dios
Y el día de su confirmación fue también el de su primera comunión: "Mi padrino me dijo que hay un momento en la vida en que tienes que dejar de vivir tu vida y la vida que el mundo quiere que vivas, y empezar a vivir la vida que quiere Dios. Porque Dios quiere que seas feliz en esta vida, pero sobre todo en la vida futura".

Hoy Melanie y él tienen dos hijos, y justo en estas fechas su mujer está saliendo de cuentas del tercero. No saben si es chico o chica: "Si es chico, le llamaremos José Gerardo. Si es chica, Catalina Faustina".

Como Santa Faustina, apóstol de esa Divina Misericordia que se celebra este segundo domingo de Pascua. Si ha nacido hoy... ¿qué mejor señal de la misericordia que usó Dios con su padre?

FUENTE: http://www.religionenlibertad.com/articulo_imprimir.asp?idarticulo=21983

miércoles, 23 de enero de 2013

ROSAS Y LIRIOS





OH que día tan hermoso!
Con radiante oro de sol
Alas y nubes en los cielos
Van loando al Creador.

Es un día rojo y blanco
De amor y de perdón
Lo atestiguan éstas flores
Rosas y lirios del Señor.

Un hosanna yo proclamo
A Jesús nuestro Señor.
Por su bondad, por su cuidado
Por su amor al pecador.

El ahora está en el templo
En el santísimo lugar
Por el pecador intercediendo
Ante el Padre Celestial.

Al contrito y humillado
Al más grande pecador
De Jesús, flores les traigo
El mensaje de su amor.

De sus manos las heridas
Que en la cruz Él recibió
Rosas y sangre va brotando
El perdón del pecador.

Ya el juicio se termina
Y Jesús concluirá
De su obra intercesora
A la tierra volverá.

El Señor esta buscando
Quien les hable de su amor
A los hombres de éste mundo
Que el  pecado oscureció.

Ese hombre está cansado
Está cansado de pecar
Abrumada tiene el alma
Yo le iré a consolar

Con tristeza está llorando
Arrepentido se le ve
Con las rosas y los lirios
Una esperanza le daré.

¡Buenos días! Caminante
Es un honor para mí
Un mensaje traerte
Flores de Jesús para ti.

Y me perdonas caminante
Que te venga a interrumpir
Es que triste y amargado
Desde lejos yo te vi.

No estés triste mira al cielo
Que las aves dan loor
Con su vuelo, con su canto
A Jesús nuestro Señor.
                                                
Van volando por los aires
Van de blanco, van de amor
Cual canto que vuelan de voces
Alas que entonan su dulce canción

No es nada bella niña
Solo aquí pensaba yo
Que he caído en desgracia
Por estar tomando alcohol.

Mi hogar está arruinado
Mi esposa se marchó
Triste y solo me he quedado
Pues a mi hija se llevó.

Llevo días divagando
Y no tengo donde ir
Contra Dios he pecado
La esperanza la perdí.

¿Y ésas flores tan bonitas
Rosas y lirios a la vez?
Dime:¿ dónde las cortaste
De ellas quiero obtener.?

No te agites caminante
Que un mensaje te daré
De alegría y esperanza
De Jesús de Nazaret.

En la cruz, crucificado
Por tus pecados Él murió
Por las gotas de su sangre
Dios te otorga su perdón.

¡Oye niña que sonríes
Cómo el alba al nacer!
Dime: ¿dónde has cortado
Ésas flores? Pregunte.

Caminante mendigando
Un extraño me encontró
De su rostro ensangrentado
Tomó sangre y me roció.

Caminante que pregunta
¿Do éstas flores corte?
Son gotas de la sangre
De Jesús Nazaret.

¿Tú me dices que ésas flores
Que en tus manos puedo ver
Son gotas de la sangre
De Jesús, de Nazaret.?

Tú lo has dicho caminante
Con asombro, con desdén
Que éstas flores tan bonitas
Son la sangre de Emmanuel.

No perdamos ya más tiempo
Llévame do está el Señor
Que mi alma ha pecado
Y necesito su perdón.

No has oído caminante
Que Jesús en el cielo está
Solamente si aceptas
Rosas y lirios le verás.

¿Insinúas mi angelito
Hasta donde puedo ver
Que por sus rosas y sus lirios
Su perdón puedo obtener.?

Sabiamente has juzgado
En el Gólgota sufrió
Sangre y agua derramando
En la cruz por ti murió.

Estas rosas y estos lirios
Que preguntas: ¿do corte?
Son gotas de su sangre
Do mi alma yo lavé.

Ahora entiendo mi niñita
Que el perdón yo obtendré
Con la sangre que brotaba
De sus manos y sus pies.

Angelito de ojos tiernos
De paloma al parecer
Necesito rosas y lirios
¿Me los puedes tú vender?

Te equivocas caminante
No los puedo yo vender
Regalarlo sólo puedo
Al que lo acepte por fe.

¿Cómo dices mi angelito
Al que lo acepte por fe?
Date prisa en darme uno
Por fe lo aceptaré.

No te agites caminante
El Señor me encomendó
Regalar rosas y lirios
Al que busque su perdón.

Ahora y siempre camínate
Si lo quieres aceptar
De su amor, de su Palabra
Mensajero Dios te harás.

Mi querida yo lo acepto
Con humildad y mucha fe
Mi corazón hoy se entrego
Su voluntad quiero hacer.

No te olvides caminante
Que Jesús por ti murió
Toma rosas, toma lirios
Habla al mundo de su amor.

¿Dónde está mi angelito
Que mis ojos no te ven?
Rosas y lirios me dejaste
De Jesús de Nazaret.

Angelito que te ha ido
Y no sé si has de volver
Que estas flores te prometo
Al mundo yo daré.

Yo daré rosas y lirios
Al más grande pecador
Que acepte a Jesucristo
Su amor y su perdón.

¡Oh Dios mío! te suplico
Me ayudes a predicar
De Jesús el evangelio
Rosas y lirios de la paz.


Joel Pebri Sefitato - Rosas y lirios

  http://circulo.repdeval.com/Sanacion/maestrasanacion.php

sábado, 19 de enero de 2013

Suicidio, pensado o intentado: Información para pacientes y familiares.


El documento que les proponemos busca proporcionarle información sobre uno de los problemas más graves de salud de los últimos años: el suicidio. En el año 2010 se publicaron datos donde se puso de manifiesto que en 2008, el suicidio en España fue la primera causa de muerte violenta, superando a los accidentes de tráfico. Pero a diferencia de éstos, no se percibe una reacción por parte de la sociedad, posiblemente debido a que el conocimiento sobre el suicidio no se ha divulgado convenientemente y de forma objetiva, siguiendo vigentes muchos mitos o creencias sobre el mismo.

Tratar el tema del suicidio no es fácil ya que en él intervienen muchos factores. Además, es relativamente fácil caer en estereotipos sobre el suicidio, en mitos o en argumentos morales que poco ayudan a la persona o familiares.

No debemos quedarnos indiferentes ante la magnitud de este problema y las siguientes páginas tienen precisamente ese objetivo y el de poder influir en el suicidio de modo positivo.
La información que le facilitamos sobre el suicidio se ha escrito pensando en las personas que sufren, en quienes les rodean (y quieren) y en los profesionales. Aquí no encontrará opiniones particulares, sino los resultados y conclusiones extraídos de estudios científicos seleccionados por su calidad y neutralidad.

Esperamos que le resulte de ayuda y que cumpla el objetivo de apoyar a quienes lo lean y lo apliquen en sí mismos o en los demás.

martes, 15 de enero de 2013

El camino de Devin Rose: ateo orgulloso, agnóstico deprimido, protestante dudoso, católico ferviente



Devin Rose nació en una familia de tradición cristiana, entendiendo con eso que lo eran sólo de nombre. De hecho, en casa le habían inculcado que los hombres provenían de una evolución del "fango original". Por eso, no es de maravillarse que en su adolescencia, una vez obtenido el uso de razón, Devin se haya declarado con orgullo no creyente. Había nacido un ateo.

Su paso por la escuela secundaria le ayudó a envalentonarse aún más en esta posición, dado el supuesto amplio consenso de sus compañeros en este campo. Pero al llegar a la universidad, algo pasó. A pesar de tener éxito en aquello que realizaba (buenas notas, una novia bonita, el amor de su familia, un montón de amigos,…) había algo que no funcionaba: «empecé a ser devorado por la ansiedad», cuenta él mismo.
«Me ponía nervioso en las reuniones sociales, en los restaurantes, en el cine; incluso estando en clase. Mi estómago se agitaba y tenía miedo de tener que salir corriendo de la clase, poniéndome en ridículo delante de todos».

Con el paso del tiempo, esta ansiedad no hizo sino aumentar, llegando a verdaderos ataques de pánico, aparentemente sin ningún motivo. Llegó incluso a desear la muerte: él, un estudiante de honor, con beca completa, atleta talentoso y rodeado de buenos amigos y el amor de su familia.

Ante esta situación, por fin se enfrentó a su ateísmo, que para él era ahora sinónimo de su desesperación: «La delgada capa de la comodidad, la prosperidad y el bienestar general me habían protegido siempre en mi vida de enfrentarme a las terribles conclusiones existenciales de mi visión del mundo. Un día, en un inquietante "sueño despierto", vi ante mí, de manera total, la oscuridad, una vacía manifestación viva de mi desesperación».

En medio de este dolor, acudió a su madre y le abrió su alma: «Doy gracias a Dios ahora que, incluso en la desesperación, me dio una madre cariñosa a la que podría acudir en una situación en la que pensaba que no tenía otro lugar adonde ir». Juntos, acudieron a un psicólogo –otro palo para Devin, que miraba con desdén a las personas que acudían a uno– y la terapia empezó a dar sus resultados.

Pero la evolución era positiva sólo en parte. De hecho, sus ansiedades seguían ahí. Y fue entonces cuando aceptó su problema: era clínicamente depresivo, una lucha que se le presentaba titánica e interminable.

«Creía que mis problemas eran sólo un producto químico en mi cerebro, pero ya había intentado todas las tácticas posibles para vencer la ansiedad y no habían funcionado. Mi otrora confiable inteligencia me había fallado por completo, así que me enfrenté a una elección: o me suicido o trato de creer en Dios».

Con esta dicotomía ante el camino, el antes ardiente ateo se lanzó a la empresa de creer: «Sabía que si Dios no existía, tratar de creer en él no iba a funcionar, pues sería sólo una táctica mental más entre la multitud que había intentado antes, sin éxito alguno. Y aunque pedir ayuda a Dios era algo que sublevaba mi interior, no teniendo nada que perder, le di una oportunidad». Y así, después de muchos años, Devin lanzó su primera oración: «Dios, tú sabes que yo no creo en ti, pero estoy en problemas y necesita ayuda. Si eres real, ayúdame».

Al principio, el resultado de sus oraciones fue nulo, por lo que, irónicamente, le confirmó en su ateísmo. «Pero cuando se está en el océano y todo lo que tienes es un salvavidas, por pequeño que sea, ésa es la única esperanza que tenemos». Así que continuó a orar.

Así, poco a poco, se atisbaron ligeros signos de mejoría. Y aunque en su interior los pretextos ateos se revelaban y querían romper ese arbolito que empezaba a crecer, Devin se decía que debía darle una oportunidad a la fe. Así que se protegía y continuaba con su oración, acompañada de la lectura de la Biblia.

Su compañero de cuarto en la universidad era un fiel bautista (protestante) y le empezó a llevar a su iglesia todos los domingos. Aunque seguía sintiendo ataques de ansiedad, se hizo violencia para permanecer en las reuniones y, sorprendentemente, su fe comenzó a fortalecerse y crecer, aunque estaba sumergido en un mar de dudas. Al final de ese año, Devin se consideraba ya, sin lugar a dudas, un cristiano.

Libro de Devin sobre el protestantismo  Fue en ese momento cuando Dios se hizo presente: «Dios se precipitó y era como nada de lo que antes hubiera podido experimentar. Me dio el coraje y la fuerza para afrontar mis ansiedades y empezar a superarlas […] Dios me dio esperanza para hacerle frente a mi desesperación, y la fe y el amor empezaron a sanar mis profundas heridas». En otras palabras: se topó con el amor de Dios. Al final de ese año, se bautizó en la iglesia bautista, dándole un nuevo rumbo a su vida.

Pero Dios no se detuvo ahí; quería que Devin se encontrase definitivamente con Él dentro de la Iglesia Católica. Ya desde el inicio nació en él la duda de por qué habían tantas divisiones y denominaciones dentro del cristianismo. Así se lo hizo notar a Matt, un buen amigo suyo bautista, considerado líder entre su grupo. Pero él no supo responderle.

Su anhelo por la verdad le carcomía el alma y no le dejaba en paz ver las divergencias en las predicaciones entre los diversos cristianos. Buscó ayuda en su lectura de la Biblia… pero también ahí se dio cuenta que unas confesiones la veían de una manera y otros de otra.

La pregunta de fondo no era baladí: ¿quiénes están realmente guiados por el Espíritu Santo? Porque el Espíritu Santo es «el Espíritu de Verdad», y la Verdad es una. ¿Cómo, entonces, producía tantos efectos?

Tras mucho pensar y orar, Devin decidió investigar qué denominaciones habían tenido la osadía de afirmar que eran la Iglesia que tenía la plenitud de la verdad. Su iglesia bautista ciertamente no lo decía, pero los católicos, los ortodoxos y los mormones sí que lo habían hecho. Sin habla ante los resultados y con mucho temor, empezó a investigar a la Iglesia Católica.

Durante mucho tiempo debatió con amigos protestantes, haciendo todo lo posible por no volverse católico. Pero mientras más estudiaba, más cuenta se daba de la autenticidad de la Iglesia. Y así, después de recibir una buena catequesis, fue recibido en la Iglesia en la Pascua del 2001, ceremonia a la que asistieron algunos de sus amigos protestantes.

Hoy, después de diez años de católico, Devin no puede sino ver con gratitud el camino recorrido: «Mi "Camino a Roma" comenzó con el riesgo de que Dios fuese real. Continuó con el descubrimiento de que Él me amó y de que era digno de mi confianza. Hoy, puedo decir que, después de vivir la fe católica desde hace diez años, mi confianza en Cristo y en Su Iglesia se ha vuelto cada día más fuerte».


domingo, 13 de enero de 2013

BAJO EL CIELO NACIDO TRAS LA LLUVIA - Jorge Teillier




Bajo el cielo nacido tras la lluvia
escucho un leve deslizarse de remos en el agua,
mientras pienso que la felicidad
no es sino un leve deslizarse de remos en el agua.
O quizás no sea sino la luz de un pequeño barco,
esa luz que aparece y desaparece
en el oscuro oleaje de los años
lentos como una cena tras un entierro.
O la luz de una casa hallada tras la colina
cuando ya creíamos que no quedaba sino andar y andar.
O el espacio del silencio
entre mi voz y la voz de alguien
revelándome el verdadero nombre de las cosas
con sólo nombrarlas: "álamos", "tejados".
La distancia entre el tintineo de la campanilla
en el cuello de la oveja al amanecer
y el ruido de una puerta cerrándose tras la fiesta.
El espacio entre el grito del ave herida sobre el pantano,
y las alas plegadas de una mariposa en calma
sobre la cumbre de la loma barrida por el viento.

Eso fue la felicidad:
dibujar en la escarcha de los vidrios figuras sin sentido
sabiendo que nada durarían,
cortar una rama de pino
para escribir un instante nuestro nombre en la tierra húmeda,
atrapar una plumilla de cardo
para detener un momento la huida de toda una estación.
Así era la felicidad:
breve como el sueño del aromo derribado,
o el baile de la solterona loca frente al espejo roto.
Pero no importa que los días felices sean breves
como el viaje de la estrella desprendida del cielo.
Pues siempre podremos reunir sus recuerdos,
así como el niño castigado en el patio
encuentra guijarros con los cuales forma brillantes ejércitos.
Pues siempre podremos estar en un día que no ayer ni mañana,
mirando el cielo nacido tras la lluvia
y escuchando a lo lejos
un leve deslizarse de remos en el agua.



Poema tomado del libro: Para un pueblo fantasma, Jorge Teillier (1978)
El poeta Jorge Teillier nació en Lautaro, Chile, en 1935 y murió en 1996.


 http://circulo.repdeval.com/Sanacion/maestrasanacion.php

miércoles, 9 de enero de 2013

Guía de Práctica Clínica de Prevención y Tratamiento de la Conducta Suicida. I Evaluación y Tratamiento.



FACTORES DE RIESGO ASOCIADOS CON LA CONDUCTA SUICIDA Y EVALUACIÓN DEL RIESGO SUICIDA
1. ¿Cuáles son los factores de riesgo más importantes asociados con la conducta suicida?
2. ¿Qué factores pueden actuar como precipitantes de la conducta suicida y cuáles son factores protectores?
3. ¿Cuál es el papel de la entrevista clínica en la valoración del riesgo suicida?
4. ¿Existe algún instrumento psicométrico que permita predecir el riesgo de futuros episodios de conducta suicida?
EVALUACIÓN Y MANEJO DE LA IDEACIÓN Y DE LA CONDUCTA SUICIDAS EN ATENCIÓN PRIMARIA
5. ¿Cómo abordar la ideación suicida en Atención Primaria?
6. ¿Cómo realizar la evaluación de la conducta suicida en Atención Primaria?
7. ¿Cuándo derivar a un paciente con intento de suicidio desde Atención Primaria a otro nivel asistencial?
EVALUACIÓN Y MANEJO DEL PACIENTE CON CONDUCTA SUICIDA EN EL SERVICIO DE URGENCIAS
8. ¿Cómo se estratifica el nivel de riesgo de los pacientes que acuden a un Servicio de Urgencias por una conducta suicida?
9. En un paciente que acude a un Servicio de Urgencias por una conducta suicida, ¿qué otros aspectos deberían ser evaluados, además de los físicos, con el fin de tomar decisiones inmediatas?
10. ¿Cuál debe ser la formación del médico de Urgencias en el reconocimiento, evaluación y manejo de personas con conducta suicida?
11. ¿Cuáles son los criterios de ingreso hospitalario psiquiátrico de un paciente con conducta suicida?
TRATAMIENTO DE LA CONDUCTA SUICIDA EN ATENCIÓN ESPECIALIZADA (SALUD MENTAL)
12. En un paciente con conducta suicida ¿existe alguna técnica psicoterapéutica indicada para su tratamiento?
13. ¿Existe algún fármaco eficaz en el tratamiento de la conducta suicida?
14. la conducta suicida?
ASPECTOS LEGALES DEL SUICIDIO EN ESPAÑA
15. ¿Cuáles son los aspectos legales más importantes a la hora de abordar la conducta suicida en España?

Estas preguntas son las que intenta responder esta completa guía, emitentemente práctica. Absolutamente recomendable:


http://www.sergas.es/docs/Avalia-t/avaliat200903gpcCondSuicida1.pdf

sábado, 5 de enero de 2013

Asesinaron a su hijo pero, cuando se iban a suicidar por el dolor, Cristo crucificado se les mostró




Cuando Michael McGoldrick pudo decirle a su hijo, ante el ataúd, que se verían en el Cielo, sintió una fuerza que recorrió su cuerpo y lo cambió para siempre. Con su esposa se volcó en ayudar a huérfanos en Moldavia.

               

Michael McGoldrick murió en abril de 2006, mientras visitaba un orfanato en Moldavia. Diez años antes había llenado portadas en los diarios ingleses, cuando en 1996 perdonó públicamente a los asesinos de su hijo Michael, asesinado por paramilitares unionistas en Irlanda del Norte.

Su testimonio de perdón, necesario en un mundo de violencia y venganzas, aparece en el libro Adventures in Reconciliation, de Eugene Boyle y Paddy Monaghan, y recogido también en la revista inglesa GoodNews, con una versión en español en ForumLibertas

""Han matado a un joven""
""Mi mujer Bridie y yo estábamos en nuestras vacaciones anuales en Warrenpoint donde tenemos una caravana. Disfrutábamos del descanso cuando el lunes 8 de julio de 1996 oí que habían matado a un taxista de Lurgan. Bridie y yo nos miramos. Nuestro hijo Michael había cogido un trabajo a tiempo parcial como taxista en Lurgan, mientras estudiaba en la universidad"", escribió McGoldrick en su testimonio años después.

Más tarde esa mañana llegaron más noticias. ""Unos treinta años, casado con un niño, la mujer esperando otro, recién graduado en la Universidad de Queen"", decía la radio. ""Era Michael. No podía ser nadie más. Nuestro hijo, nuestro único hijo. Estábamos tan impactados que empezamos a gritar y llorar. Salí corriendo de la caravana, y caí de rodillas. Golpeé el suelo con mis puños""

Furioso con Dios
McGoldrick miró al Cielo y le gritó a Dios. ""Lo de colgar en la Cruz no fue nada comparado con lo que estoy pasando"", le dijo.

""Sentí que nunca volveríamos a reir o a sonreir. Yo quería tanto a mi hijo, ¡y ahora nos lo habían quitado! La idea de no volver a verlo era más de lo que podía soportar"".

""Al día siguiente, Bridie y yo decidimos suicidarnos, porque Michael era todo lo que teníamos"".

""Bridie sufre de artritis, así que tiene mucha pastillas. Pero al ir a la cocina, de repente una imagen de Cristo crucificado apareció en mi mente. Me golpeó una idea: el Hijo de Dios también había sido asesinado... murió por nosotros"".

""Supe que lo que planeábamos hacer estaba mal. Aún me asombra que Dios interviniese de una forma tan milagrosa para hacernos cambiar de idea"".

Pensar en el Cielo da poder
""En el velatorio, y antes de tapar el ataúd, me acerqué al cuerpo de Michael, y poniendo mis manos sobre las suyas le dije: ""adiós, hijo, te veré en el Cielo"".

""Al decir esto, sentí como si un gran poder fluyese a través de mí. No tenía ni idea de lo que podía ser. No era algo terrenal, eso seguro. Es como si me llenase de una gran sensación de gozo y confianza en Dios. Me sentía capaz de enfrentarme al mismísimo Goliath, nunca me había sentido tan fuerte en toda mi vida"".

""Desde ese momento, mi vida entera cambió. Me di cuenta de cuánta maldad había en Irlanda del Norte y quise dedicar mi vida a algo bueno y positivo""

Vivencia de perdón
""Después del funeral vi un equipo de televisión filmando. Había mucha actividad debido a la marcha por el barrio de Drumcree. Supe que tenía que acercarme a ellos. Esa mañana yo había escrito en un sobre unas palabras que habían venido a mí con calma y claridad: ""entierra tu orgullo con tu hijo"". Al final escribí: ""perdónales"". Sentí que a pesar del dolor que sufríamos, Dios me había dado un mensaje de paz, perdón y reconciliación""

""Yo no quería que la gente que había asesinado a Michael devastase otra familia. Bridie y yo recibimos la gracia y el poder de perdonar públicamente a los asesinos de Michael. Supe que era el Espíritu Santo quien nos hablaba a través de las palabras de Jesús: ""Perdónalos, porque no saben lo que hacen"". Las palabras del Padrenuestro también resonaban en mis oídos: ""perdona nuestras ofensas como perdonamos a los que nos ofenden"".

Dije a los reporteros de la TV que perdonaba a quien hubiese quitado la vida a Michael.

El poder de perdonar
""Cada mañana pido a Dios que continue dándome la gracia de perdonar a los que asesinaron a mi hijo. El poder y la gracia que experimenté al perdonar desde el corazón fue de una gran libertad, de liberación. Sé que el resentimiento y la amargura me habrían matado"".

""Después de la muerte de mi hijo, Dios me dio una visión clara de lo horrible del pecado, y recuerdo decirle a Dios: ""estas manos nunca volverán a hacer ningún mal"". Me di cuenta que de la misma forma en que yo perdoné a los que mataron a mi hijo, así Dios había perdonado mi pecado"".

Que Dios cargue tu fardo
""A veces es imposible para nosotros llevar solos el fardo del pesar. Tenemos que rendirnos, entregarlo, y he descubierto que la mejor persona para entregarlo es Dios. Él lo quita completamente de tus hombros y te encamina en una nueva dirección"".

""Desde la muerte de Michael, soy un hombre cambiado. Con Bridie hemos empezado un servicio de ayuda a huérfanos de Rumanía. Siento como si Cristo hubiese tomado mi vida y ahora quiero dar mi vida amando a Dios y sirviendo a la gente. En este proceso de trabajo y caridad se han construido amistades duraderas, a través de las barreras de distintas denominaciones religiosas"".

Cientos de hijos nuevos
Muerto Michael padre en 2006, su esposa Bridie explicó en la prensa inglesa:

""Dios y su gracia nos aman a cada uno de nosotros. Rezo cada día por Clifford McKeown [el asesino de su hijo] y sé que Jesús cogía la mano de Michael cuando lo mataron. Sé también que Dios cogió la mano de Clifford y le pidió no hacerlo, porque también él es un hijo de Dios. Perdimos a nuestro hijo único, pero mi esposo Michael decía que ahora tenemos miles de niños más y con la gracia de Dios y la ayuda de la gente les alimentaremos"".

Bridie ha seguido el trabajo de su esposo en Moldavia, el país más pobre de Europa: ""apadrinamos más de 500 familias, dos orfanatos y alimentamos a 60 niños de la calle cada día; Michael iba allí cada dos meses a entregar personalmente el dinero a cada familia, dándoles un abrazo y mostrándoles el amor de Cristo"".


http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=23786

jueves, 3 de enero de 2013

El alma se desnuda



 El alma se desnuda
  frente a la advercidad
  pero la esperanza
  la vendra a rescatar
  
  La dificultad la hara mas fuerte
  pues el abrigo del amor la llenara
  el temor la querra dejar inerte
  pero la paz, alas le hara levantar

  En los frutos del espiritu
  el alma se regosija
  en la bondad, el amor y la paz
  la esperanza no termina

Jesus Alfredo Salazar

    http://circulo.repdeval.com/Sanacion/maestrasanacion.php