viernes, 29 de junio de 2012

Sanación interior (4) Por HENRY GIOVANNI RONDON RODRIGUEZ Psicólogo





M.Sc. Psicopedagogía Clínica
Asociación de Psicólogos Católicos de Colombia


LA ORACIÓN
Lo que más ayuda a orar por la sanación interior de otros, es antes haber recibido esa misma sanación interior. .
Lo primero que hemos de pedir en el ministerio de sanación es la compasión por los enfermos. 
Sin compasión (sufrir con) nuestra oración es sólo vocal y exterior, no del corazón.
Para la oración de curación interior no existe un modelo que siempre se deba seguir, más bien se debe seguir a Jesús que enseñó y curó al impulso del Espíritu. No conozco método. Jesús no lo tenía.
Sin afán de presentar sino una experiencia de cómo Dios nos ha enseñado a orar por los enfermos queremos presentar varias pistas que puedan servir a otros; teniendo claro que Dios les pueda enseñar otras cosas diferentes.


TIPOS DE ORACION DE SANACION

En el nombre de Jesús
Jesucristo es el único mediador entre Dios y los hombres y por eso no hay otro nombre dado a los hombres para ser salvados: 1 Tim 2,5; Hech. 4,12. Sólo Jesús sana, libera y salva. Cualquier cosa que pedimos en su Nombre, el Padre nos escucha: Jn. 16, 23.
La oración en el Nombre de Jesús no se limita sólo a pronunciar el Nombre de Jesús.
 En verdad que hay salud y poder en ese nombre ya que significa Dios salva, y ya sabemos que la palabra de Dios realiza lo que contiene.
En el nombre de Jesús se sanan los enfermos (Mt 7,22; Hech. 4,30).

Por las llagas de Jesús
Por las heridas de Jesús fuimos curados de nuestras heridas. Él soportó el castigo que nos trae la paz y por sus azotes hemos sido curados.
El siervo de Dios cargó con todas nuestras dolencias y enfermedades para que, libres del temor, pudiéramos servir en santidad y justicia todos los días de nuestra vida. 
Por esta razón acostumbramos orar así:
¨Por las cinco llagas de Cristo Jesús
te declaro libre con la libertad de hijo de Dios,
redimido por Cristo Jesús.
¨Señor Jesús
por el poder de tus llagas
sana las heridas de los recuerdos, 
sana la raíz de este problema
que está causando tristeza, odio, miedo, etc...¨

Oración en lenguas
Cuando oramos en lenguas nuestra mente está completamente rendida al Señor para que El nos use como canales de salud.
La oración en lenguas es un instrumento maravilloso que tiene la capacidad de penetrar hasta donde el hombre y la ciencia no son capaces.
En toda oración en lenguas ¨Dios hace misericordia¨ con nosotros porque nosotros no sabemos pedir como conviene, pero el Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad e intercede por nosotros con gemidos inefables. Rom. 8,26.


Por la sangre del cordero
Se implora el valor de la sangre preciosa de Jesús, cordero de Dios que quita el pecado del mundo, y todas sus consecuencias para que nos libere del poder de las tinieblas.
Ef 1,7 afirma que por la sangre de Cristo hemos sido redimidos.
Invocamos la sangre de Cristo Jesús porque a veces atrás de una herida emocional, una operación, obsesión y hasta enfermedad física, se anida un elemento de pecado.
Entonces, oramos:
¨Por la sangre preciosa de Cristo Jesús le declaro libre de toda atadura y mal que te éste impidiendo vivir en plenitud la vida de Cristo Jesús¨


lunes, 25 de junio de 2012

La maternidad protege frente al suicidio



La maternidad protege frente al suicidio

Los resultados de un estudio vienen a confirmar una hipótesis planteada en 1897 por el sociólogo Emile Durkheim.

La maternidad ayuda a superar las depresiones que pueden conducir al suicidio ForumLibertas.com

Una hipótesis planteada hace más de 100 años viene a confirmarse ahora tras un estudio realizado por la Universidad Médica de Kaoshiung, en Taiwán, que se ha publicado en la revista 'Canadian Médical Association Journal': la maternidad parece proteger contra el suicidio.

El trabajo, que hizo un seguimiento a 1.292.462 mujeres en Taiwán a lo largo de 20 años, muestra que un mayor número de nacimientos se asocia con menores tasas de mortalidad por suicidio.

Los investigadores iniciaron el estudio con la intención de confirmar la hipótesis que el sociólogo Emile Durkheim elaboró en 1897, que señalaba que tener hijos protege a los progenitores frente al suicidio. 

A más hijos, menos suicidios

Los resultados del estudio de la Universidad de Kaoshiung mostraron un 39% de disminución en la mortalidad asociada al suicidio entre las mujeres que habían tenido dos hijos y un 60% de merma entre aquellas con tres o más hijos en comparación con las que sólo habían tenido uno. 

Las participantes fueron seguidas hasta diciembre de 2007 y dieron a luz entre enero de 1978 y diciembre de 1987.

Este estudio tiene una gran significación por el gran tamaño de la muestra y el número de muertes por suicidio (2.252) en el grupo, frente a al limitado número de estudios previos realizados en los países desarrollados con tamaños de muestra más pequeños. 

Cabe recordar que, en Taiwán, el suicidio es la octava causa de mortalidad entre hombres y la novena entre las mujeres y ha aumentado de forma constante desde 1999. 

La mayoría de países occidentales ha tenido tasas de suicidio estable o en disminución desde la década de los 90. La tasa de suicidio masculino-femenino suele ser superior al 3:1 en estos países, mientras que es de 2:1 en Taiwán por las altas tasas de suicidio en mujeres. En los países occidentales, las tasas de suicidio entre mujeres han disminuido mientras que entre los hombres han ascendido.

Según informa Europa Press, Chun-Yuh Yang, responsable del estudio, explica que “se descubrió una clara tendencia hacia las menores tasas de suicidio con el aumento del número de hijos tras controlar la edad en el primer nacimiento, estado civil, años de escolarización y lugar de parto”.

“Dado que las mujeres incluidas en el estudio eran jóvenes, la gran mayoría de muertes por suicidio se producen antes de la menopausia, y entre las más jóvenes como en todos los países, este descubrimiento es particularmente notable”, continúa el investigador.

El tener hijos podría proteger frente al suicidio porque los hijos podrían aumentar el sentimiento de la madre de autoestima. Los niños podrían también proporcionar apoyo emocional y material a la madre y aportarle un rol social positivo. Además, la maternidad podría aumentar las redes sociales y el apoyo social. 



sábado, 23 de junio de 2012

21 (126)



Valiente es aquel que lucha –
Pero tiene más valor 
Aquel que lleva en el pecho 
Su Calvario de Dolor ‑

Aquel que cae ‑ sin ser visto –
Aquel que invisible gana –
Cuyos ojos moribundos 
Ninguna Patria reclama ‑

Procesiones emplumadas, 
Puros Ángeles parecen –
Sus pasos, Rango tras Rango –
Con Uniformes de Nieve. 

Emily Dickinson

martes, 19 de junio de 2012

Sanación interior (3) Por HENRY GIOVANNI RONDON RODRIGUEZ Psicólogo



M.Sc. Psicopedagogía Clínica
 Asociación de Psicólogos Católicos de Colombia

La psicoterapia cristiana y la sanación interior

Tipos de enfermedades 

ENFERMEDAD ESPIRITUAL.- Su causa es el pecado o desorden: el rechazo del amor y la amistad de Dios, o de sus planes de salvación. Para superar su enfermedad espiritual el hombre necesita de sanación espiritual, es decir la gracia de la fe y de la conversión y tú puedes pedirla para ti o para otros. El sacramento de la reconciliación transforma al pecador arrepentido en Hijo de Dios, y ayuda a preservar la salud espiritual. También los demás Sacramentos son fuentes de gracia y salud espiritual.

ENFERMEDAD PSÍQUICA O EMOCIONAL.- Su causa es el rechazo, la falta de amor, el fallo o fracaso en las relaciones humanas. Para superar este tipo de enfermedad el hombre necesita de sanación psicológica. La psiquiatría moderna intenta remediar este tipo de enfermedad. La oración por la sanación de recuerdos junto con el don de consejo pueden ir mucho más allá que la Psiquiatría. Los sacramentos de la Eucaristía y Reconciliación, administrados en un clima de amor, de fe y de fiesta contribuyen grandemente a la salud psíquica.

ENFERMEDAD FISICA- causada por un accidente, infección, Estrés, dieta inadecuada, etc. Para superar este tipo de enfermedad el hombre necesita de sanación física. La medicina moderna ha progresado enormemente en controlar muchas enfermedades físicas. La oración hecha con amor y fe contribuye a una pronta y completa curación. El Sacramento de la Unción de los enfermos está ordenado primariamente a producir ese mismo efecto.

ENFERMEDAD PSICOSOMÁTICA.- es una dolencia orgánica o física debida principalmente a estados mentales y emocionales. Se calcula que entre el 30 y el 70 por 100 de las enfermedades somáticas se deben, principalmente a causa psíquica o de la dificultad de superar un conflicto de esa naturaleza. La oración con fe y amor y la oración por sanación de recuerdos dolorosos ayudan a remediar este tipo de enfermedad. Los Sacramentos de la Eucaristía y Reconciliación también.

Finalmente pueden presentarse cualquiera de estas enfermedades, o sus síntomas, como consecuencia de un ataque demoníaco, o influencia de un espíritu maligno. En tal caso, y después de discernir debidamente, es preciso orar por liberación de esa opresión u obsesión demoniaca.

En casos sumamente graves y raros, la Iglesia usa el exorcismo solemne. El Espíritu Santo, fuente sabiduría y armonía nos enseña a hacer uso de los rendíos a nuestro alcance par bien de los hombres: los remedios naturales (Medicinas, Psiquiatría, Psicología) y los sobrenaturales (Oración, Fe, Sacramentos, sacramentales). 

domingo, 17 de junio de 2012

1000 Razones para vivir (179)

Mel, desde Guatemala, nos aporta la siguiente razón para vivir: 


Para ver los atardeceres y amaneceres.


Gracias Mel.


viernes, 15 de junio de 2012

Se quería suicidar porque tenía «líos» con el demonio. Testimonio de un exorcista





Un exorcista: «El diablo no es un idea; es un ángel rebelde, pervertido y mentiroso» 

Este exorcista madrileño ha visto cómo la fuerza de la oración y el perdón son más fuertes que el demonio y el odio: «No perdonar a los enemigos, guardar rencor u odio, conlleva perjuicios para la salud física y espiritual», asegura.  

Es un sacerdote como todos los demás, salvo por ser uno de los pocos autorizados para realizar exorcismos. Sus prácticas son fieles a lo dicho por Jesucristo a los discípulos: «A los que crean les acompañarán estas señales: expulsarán demonios en mi nombre y hablarán leguas nuevas» (Marcos 16, 17). 

-En el libro «Habla un exorcista», de Gabriele Amorth, dice que cada exorcista tiene sus experiencias irrepetibles. ¿Cuál es la suya? 
-La liberación más notable que tuve fue en Nueva York. Allí bauticé y administré todos los sacramentos a un señor portorriqueño. Poco después alguien me dijo que este portorriqueño se quería suicidar porque tenía «líos» con el demonio. Me dijo que su hijo mayor enfermó a los dos años y ningún médico podía curarle, entonces acudió a un hechicero. El brujo le dijo que hablara con el demonio y que hiciera lo que le pidiera. Una noche de luna llena fue a un bosque y comenzó a invocar al demonio. Le entregó el alma y su hermano se curó. Pero ahora que se había convertido, el demonio le incitaba al suicidio. Yo hice una liberación, él se puso a temblar. Seguí impertérrito orando y seguía igual. Invoqué a Dios una cuarta vez y en ese momento se calmó, se hincó de rodillas, seguí rezando y el hombre se quedó muy contento. 

-¿Cuál es el paso previo a cualquier exorcismo? 
-Uno de los pasos importantes que pocos conocen es el valor del perdón, ya que no perdonar a los enemigos, guardar rencor u odio, conlleva perjuicios para la salud física y espiritual. Por no perdonar vienen muchas enfermedades físicas, psíquicas y del espíritu. En una ocasión en Madrid vino a verme una mujer a la que los psiquiatras, después de tratarla, determinaron que estaba endemoniada. Como tenía mucha fuerza, vino acompañada de varias personas, entre ellas su marido. Cuando comencé a rezar, ella se puso furiosa, y no la podíamos sujetar entre todos. Estaba revolcándose en el suelo, y yo seguía haciendo la liberación. Por fin se fue calmando y le pregunté si quería confesarse y se confesó. Después ella habló a todos: «Lo que más me ha ayudado a liberarme ha sido el haber podido perdonar a una persona a la que tenía mucho odio». 

-La estrategia del demonio. ¿De qué formas ataca el demonio? 
-Hay tres grados: posesión, obsesión y opresión. La posesión es francamente rara y ocurre cuando uno hace un trato con el diablo. La poseción es estar sometido al diablo incluso en la voluntad, es como un juguete en manos del demonio. La obsesión es más fuerte que la tentación, por ejemplo, la obsesión de suicidio. Lo que hace el diablo es alentarla. La opresión la puede tener cualquiera, incluso los santos, como el cura de Ars que tenía muchas opresiones diabólicas. San Antonio Abad en el desierto también las tenía. 

-¿Por qué cree que la gente recurre más a los tarotistas y a los hechiceros que a la Iglesia? 
-La fe se va extinguiendo en varios sectores. Muchas veces cuando voy en Metro me dan papeles con direcciones de brujos y hechiceros que prometen el oro y el moro. Dicen que pueden hacer resucitar el amor en el matrimonio, quitar maleficios, enfermedades. Éste es el demonio que tiene envidia de Dios y quiere imitar lo que hace Dios. Jesús predicó sanando a los enfermos. Si hoy hay pocos signos o señales es por la falta de fe. Entonces la gente, como no ve la solución en la Iglesia, se va a los grupos y hechiceros. Lo que más hago ahora es quitar maleficios. Conozco un caso en Gran Canaria de un matrimonio que fue a un espiritista porque no recibió ayuda de la Iglesia, ya que hay sacerdotes que no creen en esto. 

-¿Hacer exorcismos también es bueno para usted? 
-Sí, ya que ayudar al prójimo es una de las cosas que más gozo me da, ya sea confesando, haciendo un exorcismo. De todos modos sólo soy un instrumento, todo lo hace Dios. Básicamente lo que motiva es ayudar al prójimo. Soy sólo un instrumento, todo lo hace Dios, pero me da un gozo tremendo. 

-¿Qué es la oración en lenguas que muchos exorcistas y usted utilizan?
-La oración en lenguas es un don del Espíritu Santo del cual habla San Pablo en la primera carta a los Corintios. Es un don que venía a los cristianos cuando se bautizaban y recibían el Espíritu Santo por la confirmación, porque la ceremonia era seguida una después de otra. Santa Teresa lo llamaba «la jerigonza». En Pamplona yo estaba un vez orando en lenguas y un chico que tocaba la guitarra en un retiro me dijo: «Padre, cuando estaba usted orando en lenguas, yo escuché en español lo que usted estaba diciendo». En la Iglesia no es tan común el don de lenguas. Esto lo ha traído el Espíritu Santo en la Renovación Carismática desde hace 30 años. Es un don de Dios que se había extinguido en la Iglesia, así como algunos otros por la herejía de los Novacianos. Eran unos exagerados que no pedían para nada permiso, ya que lo que importaba era estar inspirados por Dios. Se cometieron muchos abusos, y entonces la Iglesia comenzó a recortar estos carismas: el carisma de profecía, de lengua, de palabra de conocimiento, por los abusos que se cometieron. Ahora el Espíritu Santo ha vuelto a darlos a la Iglesia, a resucitarlos, a renovarlos. 

-El diablo maneja la ouija. ¿La ouija es una práctica demoníaca? 
-Totalmente. Una persona que hacía la ouija estaba muy impresionada. Ella no quería ir pero su novio la obligaba. La última vez fue, pero se quedó de pie en una esquina de la habitación. Vio que a uno de los que estaban sentados se le tranformaba la cara en diablo «con cuernos y todo», y que se dirigía a ella y le decía «tu padre tiene un tumor gravísimo en el cerebro». Finalmente se comprobó que era cierto y el padre murió. La chica vino a verme para que orara por ella y la ayudara. Está claro que la ouija la maneja el diablo. 

-¿El diablo lo ataca por ir contra él? 
-Supongo que al diablo no le gusta lo que yo hago, pero como yo siempre me protejo y le pido ayuda a Dios, no lo noto. Creo que el diablo me atacará de mil maneras, pero si digo misa y recibo al Señor todo los días, escucho su palabra, estoy archidefendido de todos los males. 

-¿Es verdad que antes se decía un exorcismo después de cada misa? 
-Sí, pero se quitó después del Concilio Vaticano II. Se decían dos oraciones: una a la Virgen y otra a San Miguel Arcángel. Todo surgió a raíz de una visión que tuvo el pontífice León XIII durante una misa. En ese momento se levantó y escribió esta oración que mandó a todos los obispos diocesanos del mundo. León XIII experimentó la visión de los espíritus infernales que se concentraban sobre Roma.

-¿Cómo definiría usted al demonio?
-Muchos no creen en el diablo, le llaman fuerzas negativas. Sin embargo el diablo es un ser personal pervertido y mentiroso, se opuso a Dios. El mal no es una abstracción, sino que designa a una persona. El diablo es aquél que «se atraviesa» en el designio de Dios y su obra de salvación cumplida en Cristo.


miércoles, 13 de junio de 2012

Voz de esperanza




Tienes ojos de orgullo desesperado y de fuego cubierto
Tienes carne color tormento milenario como los 
    desiertos de cólera variada y en el fondo idéntica 
Tu tristeza es sentir la injusticia vertiginosa que 
    enmohece la marcha
Y arrastra los pedazos
Tu dicha sería romper las ataduras que te llaman 
a las tinieblas
Y crear con tus manos un planeta en forma de corazón

Oyes la tos de los esclavos y un horno ruge en tus
    entrañas 
Oyes las maldiciones abatidas 
Oyes gemir y gimes
Oyes los gritos del hambre bajo sombreros como 
    tabacos deshojados 
Bajo los harapos de nocturna factura 
Oyes el llanto y lloras
Oyes la muerte que sale de la noche entrando en los 
    huesos 
Oyes el cuerpo del mundo retorcido en lamentos 
Oyes al angustiado hermano de los pechos sin aire 
Oyes gemir y gimes
Con todo tu esqueleto de amarguras inmensas 
Mojado de siglos y catástrofes mojado de esperanzas 
Oyes la súplica de los mares empuñados 
Oyes caer las lágrimas a lo largo de la noche
Y las ves atravesar el día 
Oyes sufrir y sufres
Oyes llorar al hombre y lloras como el hombre

Pero una fiebre de mariposa gigantesca
Parte del alba retardada entre redes opacas
Nace una hoguera y nace una voz rodeada de fuego
Una voz que redime a un astro ciego y taciturno
Una voz que se ha lavado en largos sueños
Una voz de torrente sacudido
Una voz de pavorosas profundidades
Una voz que levanta los gestos
Blandiendo el mundo entre centellas iracundas
Martillando en la fragua del universo
Una voz cansada de llorar
Y que se alza de sus principios
A la dignidad negada por inmundas razones
Y exigida por todas las raíces de su ser invencible 
Una voz cansada de gemir
El hombre es paciente
Pero no tanto como el tiempo contemplado
Desde la orilla de la noche
El hombre es sufrido
Sus músculos labrados a golpe de milenios 
Pero la tierra es suave y le comprende y le ama 
De tantos siglos hasta tantos 
El hombre es afable
La tierra le ama y pide un modo de armonía
Y quiere una forma de fraterna dulzura 
No quiere estar cubierta de tragedias
Ni rodar bajo crímenes entre fiebres sangrientas
La tierra le ama
(Que sea siempre así)
Quiere su luz de flor meditativa
Quiere su dicha como un canto necesario a la marcha
Que caigan entonces los que construyen la desgracia
Los que cierran el horizonte
Los que impiden el canto
Que se entierren al fondo de su noche
Que caigan sí que caigan
Y vamos descargando los muertos al borde del planeta 
Arrojemos carroñas al vacío
Y que el cometa del mal agüero les envuelva en 
    su sudario
Y les arrastre a la nada sin memoria

Se acercan los hombres en marcha desprendida 
De montañas geológicas y llenos de ternura 
Viene el hombre amado de la tierra 
Con sus ojos de abrazo suficiente 
Llega el hombre a pedir sus derechos 
Yo me descubro a tu paso como ante un mar que viene 
de la noche
Y te entrego mis manos y te entrego mi pecho
Y dejo a tus plantas la actitud de mi cerebro

Tienes un cuerpo traspasado como alarido de perro 
nebuloso
Tienes tu voz de lágrima a sonrisa
Tienes tu cielo como un mar levantado por sus ansias
Tu tristeza es ver que no saben lo que vales bajo tu 
    piel terrestre
Tu alegría amasar el futuro de tus hijos como hierbas
    entusiastas 
De tu mujer como árbol de dulzura

Árboles árboles velad sobre el destino 
Árboles cantando su existencia 
Sed luminosos sobre el sueño del aprecio 
¿Qué hora sería en el revés del mundo 
Cuando tu corazón sintió su hora
Y que tu piel terrestre fue traspasada de alaridos? 
Árboles árboles qué desnudez se acerca
Y qué mañanas de metal cantante se preparan 
Las hojas contaban a la tierra sus proezas
Y la visión del venidero ilustre se alzó en algunos ojos 
    exclusivos
Que desde entonces lloran de fiebre entusiasmada

Qué hora sería qué hora
Cuando el mundo te trajo la noticia del futuro coronado
Los pies se hicieron rápidos
El cuerpo se vistió de desnudez en estatuas de viento
Y los ojos devorándose entre ellos como dos locos 
    furibundos 
Rodaron entre soles y vidrios por todo el universo

Tus manos qué delirio de fuego qué ancha simpatía
Qué lento abrazo a los ruidos de la vida
Tu corazón en buzo bajando a sus raíces
Nadando en sus comienzos 
De pie en su objeto comprendido
Tenías tanta hambre de ti mismo

Ruta de obscuras geologías de selvas submarinas
Y de sombras arrodilladas bajo el viento
Hasta el momento que una tiza en el sueño trazó 
    el destino 
Levantó los gestos de sus profundidades
Y te dijo lo que eras y tendrías que ser 
Sobre ese pedestal que recorres inconsciente

Qué hora sería qué hora cayendo de los árboles 
Cuando los muertos dieron la orden de despertar
Y las tribus soñolientas mirando las estrellas
Se pusieron en marcha hacia la forma de sus lenguas 
Hacia su esencia de memorias desveladas
Y su pasión de ser en penetrante vida
Idea redentora como un pan obscuro que se hace luz 
    de sangre y células 
Qué hora sería entonces 
El huracán rugía entre sus barbas sorprendido
Y el viaje era una estatua de su raíz al tronco y al ramaje
Un trabajo invisible de siglos y cimientos anhelantes 
    de aire 
No hay detención posible hasta el arco de flores
y horizontes 
Que señala su triunfo

Es el hombre
El hombre de pie sobre sus sueños

Vicente Huidobro

sábado, 9 de junio de 2012

Sanación interior (2)



PERO ANTES QUE TODO….PERDONAR 

Perdonar no es lo mismo que justificar, excusar u olvidar. Perdonar no es lo mismo que reconciliarse. La reconciliación exige que dos personas que se respetan mutuamente, se reúnan de nuevo. El perdón es la respuesta moral de una persona a la injusticia que otra ha cometido contra ella. Uno puede perdonar y sin embargo no reconciliarse, como en el caso de una esposa continuamente maltratada por su compañero." ("A definition of forgiveness", por Robert Enright, "The World of Forgiveness", octubre/noviembre de l996.) 
"El perdón permite liberarse de todo lo soportado para seguir adelante. Usted se acuerda del frío del invierno, pero ya no tiembla porque ha llegado la primavera". 
"El perdón opera un cambio de corazón. Debemos ponerle fin al ciclo del dolor por nuestro propio bien y por el bien de futuras generaciones. Es un regalo que debemos proporcionarles a nuestros hijos. Podemos pasar del dolor a la compasión. Cuando perdonamos, reconocemos el valor intrínseco de la otra persona". 
"El perdonar no borra el mal hecho, no quita la responsabilidad al ofensor por el daño hecho ni niega el derecho a hacer justicia a la persona que ha sido herida. Tampoco le quita la responsabilidad al ofensor por el daño hecho... Perdonar es un proceso complejo. Es algo que sólo nosotros mismos podemos hacer...Paradójicamente, al ofrecer nuestra buena voluntad al ofensor, encontramos el poder para sanarnos...Al ofrecer este regalo a la otra persona, nosotros también lo recibimos." 

PERDONAR ES GANANCIA

Un psicólogo norteamericano, Robert Enright, afirmó que las personas que han sido profunda e injustamente heridas pueden sanar emocionalmente perdonando a su ofensor. El insigne fraile dominico Henri Lacordaire dijo: "¿Quieres ser feliz un instante? Véngate. ¿Quieres ser feliz toda la vida? Perdona". 
Un discípulo de Jesús le preguntó: "¿Maestro, cuántas veces he de perdonar a mi hermano? ¿Siete veces?" "Siete veces no, setenta veces siete", le contestó Jesús. Perdonar es un don de Dios. La oración sincera, procedente de un corazón limpio de pecado, ayuda a "desmantelar" la ofensa, a perdonar al que nos hirió. 
"Debemos liberarnos del dominio que la persona que nos ha herido ejerce todavía sobre nosotros mediante nuestro odio. Perdonar libera la memoria y nos permite vivir en el presente, sin recurrencias constantes al pasado doloroso. 
"Todo insulto recibido puede convertirse en una nueva oportunidad de crecimiento interior, una gracia que nos envía Dios, porque al perdonar somos canales de Su misericordia. Pero además, como dice el "Padre Nuestro", la oración que el mismo Cristo nos enseñó, cuando perdonamos también nosotros somos perdonados por Dios. Si rabiamos por una ofensa, si planeamos vengarnos por un insulto, si el odio se aloja en nuestra alma, el adversario (Satanás), habrá ganado la batalla arrastrándonos al mal mayor." 
 Para comprender mejor lo que significa pedir perdón y perdonar
"Perdón es la fragancia que la violeta suelta, cuando se levanta el zapato que la aplastó". (Mark Twain) 

Y MAS GANANCIA…

recordar sin dolor, sin amargura, sin la herida abierta; perdonar es recordar sin andar cargando eso, sin respirar por la herida, entonces te darás cuenta que has perdonado. 
"En una parte del Padre Nuestro Dios nos dice: ' perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden'. Perdonar, es una decisión que deja en libertad tu corazón, y deja limpia toda herida, la amargura en ti ya no reinará. Si tú quieres experimentar el perdón del Señor, debes primero perdonar. 
"Dios dijo: 'Yo soy la vid y ustedes la rama, ustedes lejos de mí no pueden hacer nada' y nada incluye todo, incluye perdonar. Dejemos que Dios nos ayude con nuestra decisión de perdonar. No fuimos hechos para odiar, sino para amar ...“  
 Su palabra no deja lugar a dudas: no sólo quien provoca la enemistad, sino también quien la padece debe buscar la reconciliación (cfr. Mt 5, 23-24). Juan Pablo II ." (Extracto del Mensaje de Cuaresma 2001 de Juan Pablo II. ) 
"Perdonar y pedir perdón, es dejar que actúe el Espíritu en el lugar donde existe nuestro orgullo y nuestro resentimiento."(Anónimo) 
"Dios nos mira más allá de nuestros pecados con mucho amor...Cuanto más vemos y sentimos su bondad, más nos enamoramos de Él. En cuanto más nos enamoramos de Él, nuestras vidas automáticamente se van alineando con Él. Toda sanación en nuestras vidas fluye de esta relación amorosa. Al entrar en un profundo conocimiento de su amor, es cuando, de hecho, nos sanamos y tenemos la experiencia más sutil de la unión con Él, sabiendo que su amor puede transformar las más profundas heridas. " 

Los primeros pasos hacia el perdón

La primera persona a quien  se debe perdonar es a sí misma. +++oración de perdon
"Para poder perdonar a su agresor, la víctima debe comprender que lo sucedido fue una ofensa. Debe reconocer que el agresor es tan valioso como todas las demás personas, y que sus necesidades y sentimientos son importantes. Si intenta perdonar antes de valorarse, su perdón no será apropiado. Hasta que la víctima comprenda el valor que tiene como persona, no se respetará a sí misma." ("Forgiveness and the intrinsic value of persons", Margaret R. Holmgren, American Philosophical Quarterly, octubre de l993.) 

"Desde el punto de vista psicológico, según el psiquiatra norteamericano Richard Fitzgibbon, hay tres formas básicas de lidiar con la ira: l. Negarla. 2. Expresarla de muchas maneras mientras pretendemos que no estamos ofendidos. 3. Perdonar. El Dr. Fitzgibbon y otros psiquiatras y psicólogos, aplican una terapia que induce al paciente a perdonar, y comprueban que hay una mejoría considerable. Aquí se ve que la verdadera Ciencia coincide con el Evangelio de Cristo. Estos son los pasos terapéuticos que ellos recomiendan: 

Los primeros pasos hacia el perdón
l. Confrontar la rabia interior, la vergüenza, la herida. La persona puede estar deprimida sin saber por qué, hasta que descubre la causa, oculta por muchos años o sólo por horas. (oración)
2. Reconocer la fuente de la herida, y descubrir el porqué. 
3. Elegir perdonar. Aunque haya base para la ira y la venganza, no se elige eso, sino perdonar. Y no tiene que ser sólo por motivos religiosos, sino también por instinto de conservación: le va a hacer bien psíquica y físicamente. 
4. Buscar una nueva forma de pensar sobre esa persona que nos ha hecho mal. Cuando lo hacemos, por lo general descubrimos que es un ser vulnerable, probablemente con heridas. (oración)

Por HENRY GIOVANNI RONDON RODRIGUEZ Psicólogo
M.Sc. Psicopedagogía Clínica
 Asociación de Psicólogos Católicos de Colombia

martes, 5 de junio de 2012

En tus vacaciones, ¡no dejes a Dios en la maleta!





Lleva a Dios en tu mente y en tu maleta en estas vacaciones. Pero no olvides dejar tu ayuda a los que se quedan. 

¡Benditas vacaciones! acostumbramos decir cuando se acerca el tiempo de descanso. Y efectivamente, son una bendición de Dios, un don que se menciona varias veces en la Biblia, con la palabra “descanso” (Ex 16:23, 31:15; Lv 25:4; Mt 11:28-30).

Para todos los que tienen la oportunidad de pasear, cerca o lejos, los invitamos a que no dejen a Dios en sus maletas, ¡llévenlo en su mente y en sus corazones! Cada buen momento que pasen con su familia, amigos, parientes, en el mar o en la montaña, en la ciudad o en la playa, agradézcanselo a Dios, Nuestro Padre infinitamente bueno y llenen su alma de gozo y de alegría, para luego regresar con mejor disposición para todos los que les rodean y ser multiplicadores de cosas buenas.

El gozo es un atributo de Dios y uno de los frutos del Espíritu Santo; es una emoción provocada por la esperanza, por obtener o hacer algo bueno, por darse a los demás y por tener a Dios en el corazón. Para tener gozo en estas vacaciones, no debemos vivirlas como si en ese período Dios no existiera, como si Él también se fuera de vacaciones y por lo tanto, estuviera ausente de nuestras vidas. No podemos darle vacaciones a nuestras oraciones, a nuestro encuentro con Cristo, a nuestra vida espiritual. Cada momento puede ser ocasión de oración y estemos donde estemos, agradecer a Nuestro Creador por sus dones. 

Llevemos a Dios en el corazón y en la mente. Y para disfrutar todavía más, antes de irnos asegurémonos de dejarle algo bueno a otros menos favorecidos, menos afortunados, a los que se quedan, a los que sufren, a los desesperanzados que se alejan de Cristo, a los que buscan palabras de aliento. 
Benedicto XVI
Dichoso el que tropieza contigo

Dichoso el que tropieza contigo. Dichoso el que te encuentra y te descubre.
En cualquier recodo, en cualquier encrucijada, en los lugares más insospechados, te haces el encontradizo con él y le das la gran sorpresa.
Tú le seduces, y él lo vende todo para poseerte.
¡Dichoso ese hombre! ¡Dichosa esa mujer!
Dichoso el que no se acomoda, y te sigue encontrando más veces.
Todos los días, a cualquier hora... 
Te ve y te reconoce, siente un sobresalto como la primera vez.
Dichoso el que tropieza contigo y te descubre.
La mayor ganancia eres Tú. La perla más preciosa eres Tú.
El tesoro más deseado eres Tú.
Todo lo que buscamos lo llevas Tú: verdad, justicia, amor, paz, alegría, fiesta, revolución, fraternidad, solidaridad, vida nueva, nueva sociedad, nueva humanidad.
Tú no te pierdes ni te gastas, no te apolillas ni pasas de moda.
Vale la pena venderlo todo para tenerte y gozarte.
¡Ojalá me busques y me seduzcas! ¡Ojalá te encuentre!
Pensándolo me alegro y proclamo en todos los sitios:
¡Tú eres el tesoro de mi vida.

Patxi Loidi

domingo, 3 de junio de 2012

Veni creator



   
Ven, Espíritu Santo, 
doblando (o no doblando) las hierbas, 
posándose (o no) encima de la cabeza como una lengua de 
    fuego 
cuando siegan el heno o cuando para la labranza sale un 
    tractor 
en el valle de las arboledas de nogales, o cuando las nieves 
cubren abetos lisiados en la Sierra Nevada. 
Soy sólo un hombre, por eso necesito señales visibles, 
me canso rápidamente construyendo la escalera de la
    abstracción. 
He pedido a veces, lo sabes, que la figura en la iglesia 
para mí levantara la mano, una vez, la única. 
Pero entiendo que las señales pueden ser sólo humanas. 
Despierta pues a algún hombre, dondequiera en la tierra, 
(no a mí que sin embargo sé qué es la decencia) 
y permíteme que, mirándole a él, pueda admirarte a Ti.

Czeslaw Milosz