lunes, 29 de agosto de 2011

El suicidio de niños y adolescentes



Factores pronósticos y evolución a largo plazo de los intentos de suicidio.
 
FUENTE: REVISTA DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PSIQUIATRÍA DEL NIÑO Y ADOLESCENTE. 2008;25:38-40.
 
MJ. Mardomingo Sanz.
 
El suicidio de los niños y adolescentes ha dejado de ser un tema tabú que quedaba confinado en el secreto de la familia y era abordado casi de forma exclusiva por la religión. El suicidio y los intentos de suicidio son actualmente un problema médico y psiquiátrico de primer orden, y desde luego, un problema humano y social (Mardomingo, 1994) (Mardomingo, 1997).
 
Tres circunstancias sitúan los comportamientos suicidas de niños y los adolescentes en el centro de interés de la medicina y la psiquiatría: 1. Las tasas de prevalencia del suicidio y de los intentos de suicidio han aumentado de forma progresiva a lo largo de la segunda mitad del siglo XX, de tal forma que el suicidio es la tercera causa de muerte en la adolescencia. 2. Los intentos de suicidio son el precedente más seguro de que el suicidio se consume y, por tanto, las medidas de prevención y tratamiento deben centrarse en esta fase del problema. 3. Los estudios de seguimiento de los niños y adolescentes que han intentado suicidarse, ponen de manifiesto la amplitud y profundidad de los problemas que sufren, y cómo estos problemas permanecen a lo largo de los años, limitando su vida personal, académica y laboral...
 

jueves, 25 de agosto de 2011

Testimonio de Mento





Mi nombre es Sacramento, aunque la mayoría de mis amigos, incluidos los blogueros me conocen por Mento. Tengo 36 años. Un marido que me quiere y dos hijos, lucia de 8 e Iván de 4. Sanos, perfectos.


En mi vida no hay grandes problemas insalvables, pero yo siempre estoy en la cresta de la ola de la desesperación. No soy emocionalmente muy estable y recaigo fácilmente en crisis de ansiedad y depresión. Llevo así para ocho años ya, hay etapas en que me encuentro algo mejor e incluso me bajan la medicación y otras, otras que mejor no recordarlas. He llegado a tener crisis de ansiedad tan fuertes que incluso he perdido el sentido y no recuerdo. 


Yo que siempre he sido una mujer valiente, tirá pa lante como se dice en mi tierra, segura. Jamás creí que tendría que enfrentarme al miedo en estas facetas. Miedo a salir a la calle, miedo a volverme loca, miedo a agredir a las personas, miedo de mi misma. De tener que luchar contra esta voz que en mi cabeza intenta engañarme y decirme que esta situación no cambiará, que me incita y me invita al suicidio. 


Cansada de tantos dolores de cabeza que no ceden con la medicación, de no poder con mi propio peso, no tener ni aliento para caminar. No querer ver a mi marido, ni a mis hijos, sentir asco por mi propia hija. Y lo peor es tener que levantarme cada mañana y acostarme cada noche en una lucha continua por no querer seguir adelante. Pensar muchas veces al día, demasiadas en matarme y no solo en eso, si no en matar antes a los míos. Este es mi perfil. Lo que llevo por dentro. Mi cruz, que me hiere y me atormenta, pero gracias a ella también estoy descubriendo otras cosas.


Que no estoy loca. Que estoy enferma y que otros antes que yo se han curado.
Que aunque me crea sola, estoy rodeada de amor. Aunque a veces las personas que tenemos a nuestro lado no saben cómo tratarnos, porque es difícil la situación y entrar en una normalidad cuando hay tanto sufrimiento, pero se puede.




Que la vida no es mía. Que la vida es de Dios, es un regalo de El a mí. Decir que mi vida no vale, sería como si al regalo de un buen amigo que sabemos que nos lo hace con el mejor de sus sentimientos lo rechazáramos y le dijéramos que es una mierda. ¿Acaso no digo yo tantas veces mi vida es una mierda?
Quiero curarme y sé que lo conseguiré. Cuando estoy peor evito quedarme sola, para superar la tentación. Siempre es bueno buscar a alguien con quien poder hablarlo. Aunque esa persona no te solucione nada. Yo, que creo en Jesucristo rezo y cuando estoy tan mal que ni puedo hacerlo, tengo la confianza de todos esos hermanos en Cristo que lo están haciendo por mí. Antes me daba vergüenza. Ahora le digo a todo el mundo que necesito que recen por mí para que me cure. Y la verdad es que se nota.
Quiero decirte a ti, si te encuentras en una situación parecida a la mía, que no tengas miedo. Que no estamos solos frente a esta enfermedad. Y que se cura, aunque es lento el proceso. Busca un especialista. Yo era enemiga de las pastillas, enemiguísima. Pero he descubierto que nuestro cerebro se cura con medicación. 


Nuestra alma en cambio se cura con el amor. Si crees en Dios, agárrate a Él con las fuerzas que te queden y no le culpes de lo que te pasa. El está esperando que te des cuenta de que esta a tu lado para sacarte de esa mala experiencia. 
Si no crees en Dios, no te preocupes, El cree en ti y también te ayudará aunque tú no lo notes. Busca el amor en las personas. Aunque parezca que no, hay personas que lo regalan incondicionalmente.




Y nunca te rindas, porque somos muchos en esta batalla y tenemos que apoyarnos unos a otros con nuestros testimonios. Y cuando estés mejor, sigue siendo valiente y cuéntalo por si puedes con ello ayudar a otros enfermos.
Que el Señor nos proteja a todos los que pasamos por esta enfermedad, nos cuide de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Cuando llegue su momento.
Mientras tanto, no tengamos miedo. Porque esta enfermedad se nutre de eso, del miedo.


MENTo


 http://laschicasdelibiza2decadasmastarde.blogspot.com/ 

martes, 23 de agosto de 2011

COSAS DE LA POESÍA



Qué suerte que Ella sea así de caprichosa,
    qué suerte que no mire los méritos, que no
    le avergüence entregarse a tipos como yo,
    que sea porque sí, como la rosa;

    qué suerte que no exija papeles triplicados,
    ni saber alemán, ni traje gris,
    que en Calahorra se encuentre tan bien como en París,
    que no la embauquen nombres, premios ni doctorados.

    Sólo que tú le gustes —con veinte o con setenta,
    feo o guapo, listo o bobo...— y, plaf, se te presenta
    deslumbrante, rendida y sin porqué,

    del mismo modo que (según se cuenta)
    una noche grisácea de los años 50
    se presentó Ava Gardner ante Mario Cabré.


[Miguel d'Ors, Siete poemas de Sociedad Limitada, Vitolas del Anaïs, Granada, 2008]


viernes, 19 de agosto de 2011

Hay muchos factores que pueden llevar a una persona al suicidio, pero todos convergen en una última causa, la depresión




FUENTE: DEIA. 2009 SEP
23 trabajadores de France Telecomhan han decidido acabar con su vida ante las condiciones de trabajo basadas en la práctica militar que ha impuesto la firma, de mayoría accionarial estatal. El sorprendente dato ha arrojado luz sobre una cuestión, la de la eliminación de la propia vida, que es un tabú en la sociedad y que, sin embargo, está a la orden del día.
El 40% de las muertes que investiga el Instituto Vasco de Medicina Legal corresponde a suicidios, muy por encima de los accidentes de tráfico y algo superiores a las muertes casuales que, por su propia naturaleza, son impredecibles y carecen de una causa que en principio merezca mayor análisis.
Hay muchos factores que pueden llevar a una persona al suicidio, pero todos convergen en una última causa, la depresión, como explica Carlos Cubero, director del Instituto Vasco de Medicina Legal. "Fundamentalmente siempre hay un cuadro depresivo, lo que hay que analizar es el por qué de esa depresión. En muchas ocasiones son depresiones mayores, endógenas, cuya causa no conoces, y hay también trastornos de la personalidad que derivan en la autolisis, en el quitarse la vida", explica Cubero.
Las depresiones por causas externas son, sin embargo, las que más preocupan al director del IVML. "El ritmo social, el querer y no llegar, lleva a la frustración, va minando a la persona y ésta acaba padeciendo ansiedad, que acaba en depresión. Llevamos un modo de vida acelerado. La sociedad de consumo te ha dado hasta lo que no puedes llegar a tener, y al final no es que vivas al día, vives adelantado al día cuando en el fondo tu poder adquisitivo no está para eso", comenta.
Aunque la experiencia da muchas pistas sobre el fenómeno del suicidio, el director del IVML quiere impulsar la realización de un estudio multidisciplinar sobre los factores epidemiológicos que llevan a la gente a quitarse la vida. Carlos Cubero apuesta por un trabajo riguroso en el que tomen parte forenses, psicólogos y psiquiatras.

lunes, 15 de agosto de 2011

Esperanza en la desolación (9)


Corren malos tiempos, Dios mío. Esta noche me ocurrió algo por primera vez: estaba desvelada, con los ojos ardientes en la oscuridad, y veía imágenes del sufrimiento humano. Dios, te prometo una cosa: no haré que mis preocupaciones por el futuro pesen como un lastre en el día de hoy, aunque para eso se necesite cierta práctica… Te ayudaré, Dios mío, para que no me abandones, pero no puedo asegurarte nada por anticipado. Sólo una cosa es para mí cada vez más evidente: que tú no puedes ayudarnos, que debemos ayudarte a ti, y así nos ayudaremos a nosotros mismos. Es lo único que tiene importancia en estos tiempos, Dios: salvar un fragmento de ti en nosotros. Tal vez así podamos hacer algo por resucitarte en los corazones desolados de la gente. Sí, mi Señor, parece ser que tú tampoco puedes cambiar mucho las circunstancias; al fin y al cabo, pertenecen a esta vida…Y con cada latido del corazón tengo más claro que tú no nos puedes ayudar, sino que debemos ayudarte nosotros a ti y que tenemos que defender hasta el final el lugar que ocupas en nuestro interior…Mantendré en un futuro próximo muchísimas más conversaciones contigo y de esta manera impediré que huyas de mí. Tú también vivirás pobres tiempos en mí, Señor, en los que no estarás alimentado por mi confianza. Pero, créeme, seguiré trabajando por ti y te seré fiel y no te echaré de mi interior“ (12 de julio de 1942)

Esther "Etty" Hillesum. Etty, como era llamada por sus amigos, nació en Middelburg (Holanda) el 15 de enero de 1914. Escribió un diario íntimo y extenso entre 1941 y 1943, durante la segunda guerra mundial. En este diario manifiesta sus sentimientos durante su cautiverio en el campo de concentración de Auschwitz, en Polonia, donde falleció.

http://www.tendencias21.net/El-diario-de-Etty-Hillesum-buscar-a-Dios-en-el-Holocausto_a4060.html

sábado, 13 de agosto de 2011

Un poema de Cecília Meireles para Leonor Gómez, abuela de Leonor, que murió esta madrugada VIGILIA



VIGILIA



El compañero ha muerto, y cómo
todos nosotros morimos
un poco.

El valor de nuestras lágrimas
por el que perdió la vida
es nada.

Amarlo, en esta tristeza,
es suspiro en una selva
inmensa.

Sólo la fidelidad
al compañero perdido.
¿Y qué más?

Dejarnos morir un poco 
por aquel que estamos viendo
todo muerto.



martes, 9 de agosto de 2011

Reconceptualización de la nosología psiquiátrica: El caso de la conducta suicida



FUENTE: REVISTA DE PSIQUIATRÍA Y SALUD MENTAL. 2009 JUN;2(2):63-65.
María A. Oquendo; Dianne Currier; Kelly Posner.
Los suicidios se cobran aproximadamente un millón de vidas cada año en todo el mundo, y se estima que causan la pérdida de 20 millones de años de vida sana como consecuencia de la muerte prematura o de la discapacidad (AVAD, años de vida ajustados en función de la discapacidad). Por cada muerte debida a suicidio, se estima que se producen entre 8 y 25 intentos de suicidio que no llevan a la muerte, con considerables diferencias en función del grupo de edad. Por ejemplo, en Estados Unidos, las proporciones descritas de intentos de suicidio no mortales en los adolescentes son de hasta 87:1 y en los adultos de más de 65 años son sólo de 4:1. A partir de los datos epidemiológicos nacionales, se estimó que en 2003, en Estados Unidos, hubo aproximadamente 500 intentos de suicidio por cada 100.000 habitantes, con una proporción de aproximadamente 50:1 para los intentos de suicidio respecto a los suicidios consumados.
La conducta suicida (muertes e intentos de suicidio) es la mayoría de las veces una complicación de un trastorno psiquiátrico, de manera que más del 90% de las personas que fallece como consecuencia de un suicidio presenta una enfermedad psiquiátrica; los trastornos del estado de ánimo suponen un 60% del total de los casos. Las tasas de intentos de suicidio son elevadas también en los individuos con otros trastornos psiquiátricos, con valores del 29% en el trastorno bipolar, del 16% en el trastorno depresivo mayor, del 16-29% en los trastornos de consumo de alcohol y del 23-30% en los trastornos psicóticos, en comparación con el 2,7% descrito en los estudios de la población general. Los trastornos de ansiedad y los trastornos de la personalidad se asocian también a un aumento del riesgo de conducta suicida...

viernes, 5 de agosto de 2011

Testimonio de Lacey Mosley

"Yo deje de creer en Dios cuando tenía diez años, en ese tiempo mi primo de tres años fue asesinado por su padrastro, y pensé ¿porque Dios permite que esto suceda?, esto se convirtió de primera mano en mi encuentro con la muerte, lo cual me llevo a hacerme la pregunta ¿porque estoy viva?
Yo iba a la iglesia y hacia preguntas, pero, nunca recibí respuestas que me satisficieran

Mi madre fue madre soltera de seis niños y tuvo que trabajar todo el tiempo, desde muy temprana edad tuve que responsabilizarme por mis hermanos, cuando tenía doce años, yo tuve un novio y comencé a consumir drogas cada día, esa era la forma de definir quien era, con el paso del tiempo, al tener 16 años, mi hogar se convirtió en una zona de guerra, mi hermano y yo peleábamos con mamá, así que decidí salir de la casa, y mudarme a casa de mis abuelos, al hacer esto perdí a mi novio, las drogas, y el privilegio de ver a mis hermanos y hermanas más jóvenes.
Mi abuela y yo, comenzamos a pelear todo el tiempo, y mi abuelo --la única persona quien sentía que realmente me escuchaba y me entendía—tuvo un ataque al corazón, esto fue el colmo.

Yo hice un plan para suicidarme, no pude realizar todo al tiempo, pero Dios inmediatamente empezó a trabajar, yo sabia exactamente que iba a hacer después de la escuela, pero cuando estaba en casa de mi abuela, estaba a punto de salir al patio a fumar un cigarrillo, pero mi abuela se los llevo lejos, yo pensé “A Nadie le importo”

Mi abuela me dijo que debía ir a la iglesia con ella esa misma noche, así que estaba sentada escuchando al pastor, cuando de repente el se detiene en la mitad del servicio y comienza a llorar, y dice: “En este auditorio hay un Espíritu de Suicidio, Dios quiere que tu sepas que el te ama así como eres, el quiere que pases al frente para poder orar por ti”.

El pastor al despedir la reunión me detuvo y me dijo: “Yo no conozco tu nombre, pero Dios quiere decirte que aunque nunca has tenido un padre en la tierra, tienes un padre celestial más confortable de lo que podría ser un padre físico.”

El pastor me hablo de cómo Dios conocía mi dolor, y como Jesús podía llevarse el dolor lejos de mi corazón, cada vez que decía la palabra dolor mi corazón se rompía. Me pregunto si deseaba que orará por mi, así que accedí, por primera vez en mi vida, entendí cual imperfecto era mi amor, lo que yo llamaba amor no lo era del todo, Dios me mostró la confusión en mi interior, como diciéndome yo te quiero y te amo tal como tu eres, yo experimente por primera vez en mi vida un amor real, por primera vez entendí la razón de porque estaba viva." Lacey Mosley


http://flyleaf-uy.blogspot.com/2009/12/testimonio-de-lacey-mosley.html



Lacey Nicole Mosley es vocalista y compositora principal de la banda de rock alternativo de Texas, Flyleaf.

miércoles, 3 de agosto de 2011

El aventurero



He pagado mis deudas, he cortado mis ataduras, las puertas de mi casa están abiertas, he olvidado mis amores: ¡soy libre, y me voy por el ancho mundo!
En cuclillas, agrupados en su rincón, los otros tejen la tela gris de sus vidas, o cuentan su oro entre el polvo, o beben su triste vino, o cantan lánguidas canciones: y me llaman para que regrese a su lado.
Pero yo he forjado mi espada y he vestido mi armadura, y mi caballo piafa de impaciencia.
¡Soy libre, es la mañana y parto a conquistar mi reino

Sir Rabindranath Tagore