viernes, 31 de diciembre de 2010

Recuerdo En Fin De Año Para Joan Vinyoli



Querido Vinyoli, en esta tarde

de violenta tramontana, oscuro azul de mar,

miro las Islas Medas, remolinos de gaviotas,

alada espuma sobre la espuma blanca,

y me llega, imagen persistente, su recuerdo,

en el día final del año de su muerte.

Golpe y crujido de árboles y viento,

terca madera, ramas furiosas,

frío que corta tras el cristal cerrado

y la pesada sombra de la noche que viene.

De pronto, salvado, un último rayo de sol

ilumina, entre nubes, rocas salvajes,

levantadas olas, gaviotas en su vuelo,

luz venciendo a la noche

en un dorado fugitivo.

A sus palabras, a las que oí y a las que leo,

a su recuerdo, asocio esta imagen sin tiempo de la vida.


Juan Luis Panero

kutless Better is one day

miércoles, 29 de diciembre de 2010

La dependencia, el aislamiento social o los problemas y pérdidas en la familia son factores de riesgo generales del suicidio entre adultos mayores.

 
FUENTE: PLOS MEDICINE. 2010 MAY
 
Según sugiere un informe reciente publicado en la revista “PloS Medicine”, los adultos mayores que viven en centros de vivienda asistida y atención a largo plazo tal vez tengan un índice de suicidio más alto que los que continúan viviendo en sus propios hogares. El estudio, que se centró en italianos que vivían en centros de atención a largo plazo, concluyó que el índice de suicidio era de casi 19 por cada 100,000 personas, cuando el índice de suicidio de las personas mayores, en general, es del 14 por cada 100,000 personas.
 
Carol Podgorski, autora principal del informe y profesora asistente de psiquiatría de la Universidad de Rochester en Nueva York, aseguró que “el riesgo de suicidio podría ser superior en el primer año". Además de los factores de riesgo generales del suicidio entre los adultos mayores, que incluyen ansiedad, abuso de sustancias, trastornos psicóticos, dependencia o aislamiento social, problemas o pérdidas en la familia; también hay factores de riesgo específicos, como la viudez o el divorcio, tener una perspectiva pesimista, dormir más de nueve horas al día y beber más de tres bebidas alcohólicas al día.
 
Los autores destacaron la importancia de que los centros mismos deben estar conscientes de que las personas están en riesgo, sobre todo sus residentes más recientes. Además, a medida que se da la transición del hogar al centro residencial, los familiares tienen que observar cómo el ser querido se ajusta al cambio, así como asegurarse de que los residentes están en comunicación con sus proveedores médicos, y que cualquier dolor que sufran se encuentre bajo control.
 

jueves, 23 de diciembre de 2010

En momentos de depresión



Oh, mi Señor y mi Dios, te suplico desde el fondo de mi corazón, sáname de esta depresión, que es el resultado de heridas recibidas en mi niñez, o de alguna calamidad o tribulación actual.
Mi Señor, envía tu luz a mi mente para que yo pueda salir de este túnel oscuro donde ahora me encuentro, donde mis únicos compañeros son el miedo y la paranoia.
Libérame, mi Dios, de estos pensamientos compulsivos, de los deseos de quitarme la vida. Libérame de las imágenes de terror que invaden mi mente a todo momento, dejándome en un estado de desolación, en que aumentan cada día la tristeza y el deseo de aislarme de todos los seres humanos.
Señor, dame tu paz y muéstrame el camino que debo seguir para que mis nuevos compañeros sean la felicidad y la calma.
Te suplico con todo mi corazón por todas las personas que están sumidas en la depresión como yo lo estoy. Dales la gracia de pedir socorro, ya sea en la forma de ayuda profesional, espiritual, o una mano abierta y generosa de algún amigo que los pueda conducir fuera de esta oscuridad.
Te doy gracias, Señor de misericordia, por escuchar el lamento de este tu hijo, que desea vivir en tu alegría y ser testigo fiel de que cuando se te pide con confianza, tú das en abundancia.
Mi Dios, se mi Roca y mi Fortaleza, y yo te prometo que compartiré con otros la paz, el amor y la abundancia que tu me das. Amen.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Asociaciones entre aborto, trastornos mentales y comportamiento suicida en una muestra nacional representativa




 
(Associations Between Abortion, Mental Disorders, and Suicidal Behaviour in a Nationally Representative Sample.)
FUENTE: CANADIAN JOURNAL OF PSYCHIATRY. 2010 ABR;55(4):239-247.
Natalie P Mota; Margaret Burnett; Jitender Sareen.
 
 
Objetivo: La mayoría de los estudios previos que han investigado la relación entre el aborto y la enfermedad mental han presentado resultados mixtos. Examinamos la relación entre aborto, trastornos mentales y suicidio utilizando una muestra representativa a nivel nacional de los EE.UU.
 
Métodos: Se tomaron los datos desde la Replicación de la Encuesta Nacional de Comorbilidad (n = 3310 mujeres, de 18 años de edad y mayores). Se utilizó la Entrevista Diagnóstica Internacional Compuesta de la Organización Mundial de la Salud para evaluar los trastornos mentales basados en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Cuarta Edición, criterios y la vida de aborto en las mujeres. Se utilizaron análisis de regresión logística múltiple para examinar las asociaciones entre el aborto y el estado de ánimo de vida, ansiedad, consumo de sustancias, trastornos del comer y comportamiento disruptivo, así como ideación suicida e intentos de suicidio. Se calculó el porcentaje de encuestadas cuyo trastorno mental se produjo después del primer aborto. Se exploró también el papel de la violencia. Se calcularon fracciones atribuibles a la población para asociaciones significativas entre el aborto y los trastornos mentales.
 
Resultados: Después de ajustar las características sociodemográficas, el aborto se asoció con una mayor probabilidad de varios trastornos mentales-trastornos del estado de ánimo (proporción ajustada de posibilidades [AOR] que va desde 1.75 hasta 1.91), trastornos de ansiedad (AOR que va desde 1.87 hasta 1.91), trastornos por consumo de sustancias (AOR que va desde 3.14 hasta 4.99), así como ideación suicida e intentos de suicidio (AOR que va desde 1.97 hasta 2.18). El ajuste de la violencia debilitó algunas de estas asociaciones. Para todos los trastornos examinados, menos de la mitad de las mujeres informaron que su trastorno mental se había iniciado después del primer aborto. Las fracciones poblacionales atribuibles variaron de 5.8% (ideación suicida) hasta 24.7% (abuso de drogas).
 
Conclusiones: Nuestro estudio confirma una fuerte asociación entre el aborto y los trastornos mentales. Se discuten los posibles mecanismos de esta relación.
 
 

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Esperanza en la desolación


18 de mayo de 1942

“(…) Las amenazas y el terror crecen día a día. Me cobijo entorno a la oración como un muro oscuro que ofrece reparo, me refugio en la oración como si fuera la celda de un convento; ni salgo, tan recogida, concentrada y fuerte estoy. Este retirarme en la celda cerrada de la oración, se vuelve para mí una realidad siempre más grande, y también un hecho siempre más objetivo. La concentración interna construye altos muros entre los cuales me reencuentro yo misma y mi totalidad, lejos de todas las distracciones. Y podré imaginarme un tiempo en el cual estaré arrodillada por días y días, hasta no sentir los muros alrededor, lo que me impedirá destruirme, perderme y arruinarme.”

Del “Diaro” de Etty Hillesum




Mucha gente ha oído hablar de Anna Frank. Pero pocos conocen a Esther "Etty" Hillesum. Etty, como era llamada por sus amigos, nació en Middelburg (Holanda) el 15 de enero de 1914. Escribió un diario íntimo y extenso entre 1941 y 1943, durante la segunda guerra mundial. En este diario manifiesta sus sentimientos durante su cautiverio en el campo de concentración de Auschwitz, en Polonia, donde falleció. El diario de Etty muestra una experiencia religiosa impresionante vivida desde una experiencia dramática de sufrimiento en las tormentosas circunstancias de la persecución nazi a los judíos.

http://www.tendencias21.net/El-diario-de-Etty-Hillesum-buscar-a-Dios-

lunes, 13 de diciembre de 2010

Oración para Sanación





Padre de bondad, Padre de amor,
te bendigo, te alabo y te doy gracias
porque por amor nos diste a Jesús.
Gracias Padre porque a la luz de tu Espíritu
comprendemos que Jesús es la luz,
la verdad y el buen pastor,
que ha venido para que tengamos vida
y la tengamos en abundancia.
Hoy, Padre, me quiero presentar
delante de ti, como tu hijo.
Tú me conoces por mi nombre.
Pon tus ojos de Padre amoroso en mi vida.
Tú conoces mi corazón
y conoces las heridas de mi historia.
Tú conoces todo lo que he querido hacer
y no he hecho.
Conoces también lo que hice
o me hicieron lastimándome.
Tú conoces mis limitaciones,
errores y mi pecado.
Conoces los traumas
y complejos de mi vida.
Hoy, Padre,
te pido que por el amor
que le tienes a tu hijo Jesucristo,
derrames tu Santo Espíritu sobre mí,
Para que el calor de su amor sanador,
penetre en lo más íntimo de mi corazón.
Tú que sanas los corazones destrozados
y vendas las heridas,
sáname aquí y ahora de mi alma,
mi mente, mi memoria y todo mi interior.
Entra en mí, Señor Jesús,
como entraste en aquella casa
donde estaban tus discípulos
llenos de miedo.
Tú te apareciste en medio de ellos
y les dijiste:
“Paz a vosotros”.
Entra en mi corazón y dame tu paz.
Lléname de amor.
Sabemos que el amor echa fuera el temor.
Pasa por mi vida y sana mi corazón.
Sabemos, Señor Jesús,
que tú lo haces siempre que te lo pedimos,
y te lo estoy pidiendo con María, mi Madre,
la que estaba en las bodas de Caná
cuando no había vino
y tú respondiste a su deseo,
transformando el agua en vino.
Cambia mi corazón
y dame un corazón generoso,
un corazón afable,
un corazón bondadoso,
dame un corazón nuevo.
Haz brotar en mi
los frutos de tu presencia.
Dame el fruto de tu Espíritu
que es amor, paz, alegría.
Haz que venga sobre mí
el Espíritu de las bienaventuranzas,
para que pueda saborear
y buscar a Dios cada día
viviendo sin complejos ni traumas
junto a los demás,
junto a mi familia,
junto a mis hermanos.
Te doy gracias, Padre,
por lo que estás haciendo hoy en mi vida.
Te doy gracias de todo corazón
porque tú me sanas,
porque tú me liberas,
porque tu rompes las cadenas
y me das la libertad.
Gracias, Señor Jesús,
porque soy templo de tu Espíritu
y este templo no se puede destruir
porque es la casa de Dios.
Te doy gracias, Espíritu Santo,
por la fe.
Gracias por el amor que has puesto en mi corazón.
¡Qué grande eres, Señor Dios
Trino y Uno!
Bendito y alabado seas, Señor
Padre Emiliano Tardif.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Los autónomos y pequeños empresarios son el nuevo perfil del paciente en las consultas psiquiátricas debido a la crisis económica.

 
FUENTE: EL MUNDO. 2010 JUN
 
 
Según un primer estudio realizado sobre la influencia de la crisis económica en el Hospital La Paz de Madrid, ha mostrado que entre junio de 2007 y diciembre de 2009 se registró un incremento de un 50% de enfermos en las urgencias psiquiátricas. Las visitas a urgencias por intentos suicidas ascendieron un 22% en plena crisis, un 14% subieron las consultas por ansiedad y un 6% las motivadas por el abuso de drogas y alcohol. En este trabajo participaron 6.000 pacientes y que se presentaron en el VII Seminario Lundbeck sobre ansiedad y depresión en Ibiza.
 
Jesús de la Gándara, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital de Burgos, ha informado de que "en el último año hemos notado un cambio en el perfil del paciente. Ahora es mucho más común que acudan a consulta autónomos y pequeños empresarios, que están sufriendo emocionalmente los problemas laborales suyos y de sus trabajadores. Estamos dando más bajas por estrés". Además, ha apuntado que son "los empleadores, más que los empleados, quienes están padeciendo los problemas mentales más graves, porque se quedan sin trabajo pero, además, tienen que despedir a otros y saben que tienen en sus manos el futuro de muchas familias, lo que conlleva una implicación emocional muy fuerte y mucho estrés".
 
Se estima que en España seis millones de personas sufren depresión -entre un 10% y un 15% de la población- aunque la mitad está sin diagnosticar. Este trastorno constituye la segunda causa de baja laboral, lo que supone un gasto de 23.000 millones de euros anuales. Sin embargo, lo que parece que no ha subido en España, incluso ha disminuido, ha sido el consumo de antidepresivos, tal y como reflejan los datos proporcionados a este medio por algunas farmacéuticas, como Lilly.
 
Una situación que dista mucho de la que se vive en el Reino Unido donde, según un informe del Sistema Nacional de Salud (NHS, sus siglas en inglés), el número de antidepresivos prescritos por la Sanidad británica se ha duplicado en la última década y el mayor aumento se ha experimentado en los últimos dos años. Este hecho puede tener una interpretación positiva, pues puede indicar que más personas están siendo diagnosticadas y tratadas de sus problemas mentales pero, por otra parte, quizás haya personas que están tomando pastillas sin necesitarlo realmente.
 
 

domingo, 5 de diciembre de 2010

La supervivencia de María Mercedes


La presentadora de noticias comparte un impresionante testimonio de su lucha contra la bulimia, y de los extremos a los que llegó a causa de esta enfermedad. 

ELLA HA VUELTO. Tras un año de buscar trabajo en lo suyo, ahora vemos a María Mercedes Cuesta conduciendo el noticiero del mediodía y el informativo dominical de TC Televisión. Volver no fue fácil, según cuenta: “Nadie decía que era mala, pero sí, inestable…”. De Teleamazonas, salió primero con licencia en un fallido intento por superar la bulimia, y luego renunció para trasladarse a los Estados Unidos, donde reside su tercer esposo, Michael Oaks, quien pertenece a la Fuerza Aérea norteamericana. “La vida allá es muy difícil. Mi hija no quería irse para ese país, y tú piensas: ‘¿qué pesa más? ¿Mis hijos o ser feliz entre comillas?’ ... así que me regresé”, dice con esa voz ronca que la caracteriza. Ha aumentado considerablemente de peso. Tras 13 años de padecer de anorexia y bulimia, empezó a tratarse seriamente hace dos.

“Bonita, pero gordita”
Relata cómo empezaron sus problemas de anorexia. “Cuando tenía 16 años, era llenita, no gorda. Y la gente decía: ‘María Mercedes es bonita, pero gordita’. Creo que a esa edad ya tenía un desorden alimenticio porque mis energías las focalizaba en la comida. Si estaba triste, comía; si estaba feliz, comía”. Pero fue luego de dar a luz a su hija María Emilia y con las libras de más del embarazo, que comenzó a extralimitarse para bajar de peso. “En una época, mi única ingesta era un vaso de leche en el día, que mi mamá me obligaba a tomar…”. Llegó a pesar 98 libras en su 1.69 mts de estatura. Más tarde, el vaso de leche se convirtió en simplemente agua “Me salió como una especie de lanugo, pues como no me alimentaba y el cuerpo no tenía grasa empezó a protegerse de esa manera. También se me cayó el cabello y perdí la menstruación”. La anorexia después se transformó en bulimia: “Descubrí que podía comer y vomitar a propósito para no engordarme, porque cuando comía algo, luego me sentía triste, lloraba y me aruñaba”. María Mercedes leyó a profundidad sobre los trastornos alimenticios, pero no para salir de ellos, sino para disimularlos. Así se enteró de que a las bulímicas se las reconoce por las comisuras de los labios y el esmalte de los dientes, que se estropean por los ácidos de los constantes vómitos. “Entonces, en lugar de vomitar, tomaba los famosos tés para ir al baño, un frasco de leche de magnesia, laxantes, diuréticos… Ingería un coctel de horrores de cosas”.

Las pastillas “mágicas”
Llegó un punto en que la bulimia no fue suficiente para ella. “Descubrí que existían unas pastillas mágicas para bajar de peso. Las famosas peruanas. Primero tomaba una cápsula al día, y luego dos. Después ingerí las argentinas. Fui adicta a las pastillas para bajar de peso durante 13 años. No las dejé un solo día, solo cuando me enteré que estaba embarazada de Sebastián, pero al minuto de dar a luz, las volví a tomar porque no soportaba verme gorda. Como resultado, tuve una serie de desajustes, en especial, de tipo psiquiátrico, porque estas pastillas contienen anfetaminas, dosis enormes de diuréticos, entre otras cosas. Yo me casé con el padre de Sebastián bajo la influencia de las pastillas. –- ¿Qué quiere decir con: “bajo la influencia de las pastillas”?, era la repregunta obligada – “Que un matrimonio es de dos, y la que cometió errores fui yo influenciada por estas pastillas, con las que tienes una abstracción de la realidad... Como no te aceptas a ti mismo porque te sientes gorda, fea, te aferras a la primera balsa de salvación que encuentras; es decir, de la primera persona que te da cariño, te enamoras... ”. Ya separada de su segundo esposo, empieza una buena racha profesional en Teleamazonas. Además de locutar el noticiero, surge la oportunidad de conducir el reality Pops Stars en Quito. Fue la excusa perfecta para mudarse de ciudad y escapar de su familia en Guayaquil, sobre todo de su mamá y su tía: “Las tenía todo el tiempo encima mío, diciéndome: ‘te vas a morir’, pero yo les contestaba: ‘no me importa, pero me muero flaca para que la caja no pese’...”. Estuvo 4 años en Quito, a los que recuerda como la etapa más crítica de su vida: “Tomaba dosis de caballo de esas pastillas. Todo el tiempo viví con la cortina de mi cuarto cerrada, en piyama, y solo me paraba de mi cama para ir al noticiero”. Cuenta que cada vez se hacía más ermitaña, ya que no soportaba escuchar comentarios sobre su peso. Sin embargo, varias veces trató de salir de su adicción a las pastillas: “Cada vez que las dejaba, me engordaba, y cuando esto pasaba, tenía unos episodios bulímicos terribles, en los que me pasaba comiendo. En una hora, me podía atracar lo que un ser humano come en dos días. Después me deprimía y no iba a trabajar”. La vida de María Mercedes se había convertido en un círculo vicioso, que giraba en torno a su peso, y al que se sumó otro problema emocional: la compulsividad por comprar. “Quebré totalmente. Nunca tenía plata y mi cuarto estaba lleno de shopping bags. Llegué a tener 200 pares de zapatos. Cada vez que estaba triste y me sentía gorda, iba a comprar para mí y para quien pudiera. Esa era la forma de sentirme aceptada: dando regalos. Con lo que gasté durante 4 años en Quito, pude haberme comprado una casa”.

“Me intenté suicidar”
María Mercedes insiste a lo largo de la conversación, basada en un informe de laboratorio y en su experiencia, que las pastillas que tomaba para bajar de peso, además de afectar a varios órganos vitales, tienen efectos químicos en el cerebro. “Me volví peleona, agresiva, irritable, por el nivel de anfetaminas que tienen. Era un monstruo para mi familia. Tomaba decisiones erráticas, unas tras otras… ”. Perdió su relación con su padre, hermanos y amigos, pero la más afectada con sus comportamientos fue su hija mayor, María Emilia, que hoy tiene 15 años. “En el colegio se dormía, porque en la casa se desvelaba pendiente de que yo respirara… y protegía a su hermano para que no se dé cuenta de nada. Ya no tenía relaciones con mis hijos. Era una mamá que estaba enferma”. -¿Qué fue lo más extremo a lo que llegó? -Me intenté suicidar 3 veces. Porque tenía unas deudas enormes y se me acabaron las ganas de vivir…”. Fue en el último intento que su padre y su hermana lograron convencerla de que regrese a Guayaquil y se interne en una clínica para tratarse. Recibió varios tipos de terapias, entre esas, espiritual, la que considera fundamental: “En el momento que llegas a entender que Dios te ama tal como eres, sin importar lo que vistes, no te importa nada más”. -¿Cómo recupera a su hija? - “Es una niña de un corazón enorme. Cuando estuve en la clínica, fue como que me quitaron una venda de los ojos y me di cuenta de lo que le estaba haciendo. Le reconocí mis errores y ella me dijo: ‘mamita, te amo, flaquita o gordita, pero te necesito’. Yo estuve enferma casi toda su niñez”.

Hoy María Mercedes pesa 150 libras. Sabe que tiene 20 libras de más y asegura que las perderá comiendo saludablemente. Parte de su tratamiento ha sido botar toda la ropa de talla de adolescente que, por mucho tiempo, le quedó. Retiró la balanza que tenía debajo de su cama, con la cual se pesaba 3 veces al día; ahora lo hace cada 2 semanas. Ya no compra compulsivamente, asiste periódicamente al psiquiatra y está entregada por completo a Dios: “Yo soy a.C., antes de cristo, y d.C., después de cristo. Todo lo que quiero hacer en mi vida es dedicarme a El y a mis hijos al 100 por ciento”. Ahora sueña con lanzar una campaña contra la anorexia y la bulimia en los colegios. A sus 35 años, María Mercedes Cuesta dice ser una mujer nueva.

Por: Por Lola Alvear - lalvear@vistazo.com | Fotos: Jorge Itúrburu | Producción: Gia Ode.

viernes, 3 de diciembre de 2010

SIN LA MANO DE DIOS



Señor,

no he perdido la fe.

Creo en Ti. Existes.

Has hecho el Universo.

Lo conservas.

Has creado a los hombres

y alientas su vivir. Desalentado.

Puedes aniquilarlos. Eres justo.

Y sé que nos aguardas

tras el vaho más último que se desprenda

de nuestros pechos.

Es tu mano lo que no sé sentir entre las mías.

Tu mano que a diario

apretaba,temblorosamente.

Desgarradamente. Apasionadamente.

No digo que fue alucinación esa tu entrega

palpitante y sensible –oh, aún conservo

unas sutiles rayas en la palma de mis manos–.

Pero hoy... no sé pedirte nada.

Ni siquiera mi aliento

fluye desesperado hacia tu pecho.

Porque hoy

tiene forma de niebla

estancada –es de noche-

en la vasija de este pecho mío.


María Elvira Lacaci


Fuente: http://peregrinos-robertoyruth.blogspot.com/2008/06/madre-teresa-buscando-en-oscuridad-dios_13.html