martes, 30 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (30)

Quizás entonces tenga sentido esta evocación tuya, y rezar por ti, como quien sopla sobre ascuas y aviva el fuego que ha quemar la escoria para descubrir el cimiento que Cristo echó en ti por el bautismo. ¡Qué contentos estaban tus padres aquel día de tu bautismo! ¡Qué alegría, en el cielo!.


Ya acabo esta carta que ha durado un mes; te debía una explicación Eva. No sé si te he ayudado ahora lo que no supe ayudarte entonces. También se la debía a los lectores de este blog, que tal vez se pregunten por las motivaciones que su existencia. A ellos pido para ti y para mí una oración para que “La gracia de nuestra dádiva llegue a todo viviente, y ni siquiera a los muertos les rehusemos nuestra gracia”. Eclesiástico 7, 33

lunes, 29 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (29)

Pusiste Eva tu cimiento en cosas que no soportan el fuego y antes de sufrir el juicio de Dios te juzgaste y condenaste a ti misma, sin saber, todavía que “Jesucristo transfigurará este miserable cuerpo nuestro en un cuerpo glorioso como el suyo, en virtud del poder que tiene de someter a sí todas las cosas”. Filipenses 3, 21

domingo, 28 de septiembre de 2008

PALABRAS DE VIDA (8.1)



Nada profano entrará en ella, ni los que cometen abominación y mentira, sino solamente los inscritos en el libro de la vida del Cordero. Apocalipsis 21, 27

Cristo Santo, Cristo Inocente, Cristo Verdad, ¿quien sería digno de presentarse ante ti si no lo hubieras purificado Tú primero e inscrito en el libro de tu Vida? Por eso me estuvo bien el sufrir como Job: “Oh, sí, feliz el hombre que por Dios es corregido, y no desprecia la enseñanza del Omnipotente! Porque Él hiere y después sana la herida, llaga y su misma mano cura. Seis veces te librará de la angustia; y siete el mal alejará. Durante el hambre te salvará de la muerte, y en la guerra, del golpe de la espada”. Job 5, 17-20

Un mes con Eva (28)

Pablo de Tarso, el abortivo de Cristo, el Apóstol de los alejados, venga Eva en tu ayuda: “Pues nadie puede poner otro cimiento que el ya puesto, Jesucristo. Y si uno construye sobre este cimiento con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada cual quedará al descubierto; la manifestará el Día, que ha de revelarse por el fuego. Y la calidad de la obra de cada cual, la probará el fuego. Aquél, cuya obra, construida sobre el cimiento, resista, recibirá la recompensa. Mas aquél, cuya obra quede abrasada, sufrirá el daño. El, no obstante, quedará a salvo, pero como quien pasa a través del fuego” 1 Corintios 3, 11-15

sábado, 27 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (27)

Este mismo recuerdo que te tengo, Eva, en este mes de septiembre, me indica que no eres completamente feliz que aun necesitas mi ayuda. Pero ¿quien soy yo para hacerlo? “Un necio que aun sin dar hace afrenta”. Eclesiástico 18, 18

viernes, 26 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (26)

¿Cómo ser enteramente feliz sin haber conocido el amor extremo del sacrificio de Eva en la Cruz, incluso por los enemigos?

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (24)

¿Cómo ser, Eva, completamente feliz sin haber conocido los dolores del parto y la alegría del misterio de la nueva vida?

martes, 23 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (23)

Quiero imaginar, Eva, que fuiste salvada, que ya eres feliz. Pero una pregunta me lo impide. ¿Cómo has de ser completamente feliz después de conocer el designio de amor truncado con tu paso al vacío.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (22)

Y ese instante de confianza te sirvió. Y se cumplió la profecía: “pero yo te salvaré a ti aquel día – palabra de Dios - y no serás puesto en manos de aquellos cuya presencia evitas temeroso, antes bien te libraré, y no caerás a espada. Saldrás ganando la propia vida, porque confiaste en mí – palabra de Dios que se cumple”. Jeremías 40, 17-18

domingo, 21 de septiembre de 2008

PALABRAS DE VIDA (8)



Entonces Yahveh Dios dijo a la serpiente: «Por haber hecho esto, maldita seas entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Sobre tu vientre caminarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Génesis 3, 14


Entonces el rey se estremeció, subió al mirador de encima de la puerta y se echó a llorar, diciendo mientras subía: “¡Hijo mío, Absalón, hijo mío! ¡Hijo mío, Absalón! ¡Ojalá hubiera muerto yo en vez de ti, Absalón, hijo mío, hijo mío!”. 2 Sam. 19, 5


Y Jesús, dando un fuerte grito, exclamó: “¡Abba, en tus manos…, mi espíritu…………!” y, dicho esto, expiró. Lc. 23, 44

Un mes con Eva (21)

Quizás en tu caída, miraste, Eva, al cielo, y encontraras misericordia. Quizás “levantaste tus ojos a los montes, y hallaste auxilio” Salmo 121,1

sábado, 20 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (20)

O tal vez ¿no…? Tal vez encontrase a Dios en tu caída. Pues “¡Cuán insondables son sus designios e inescrutables sus caminos! Y ¿quién conoció el pensamiento de Señor?.” Romanos 11, 33-34

viernes, 19 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (19)

Y quizás ahora, Eva, los hijos que no tuviste centellean sobre tu cabeza sin que tú puedas alcanzarlos para darles un abrazo.

jueves, 18 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (18)

Pero, ya es tarde Eva. Porque hay que “buscar a Dios mientras se le encuentra, llamarle mientras está cercano.” Isaías 55, 6.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (17)

Y esta promesa, Eva, sin tu esfuerzo, sin tener que aparentar ser alegre y preocupada por los demás, porque “en esto consistía el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados”. 1 Juan 4, 10

martes, 16 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (16)

Porque tú Eva eras “amada del Señor, por Dios escogida desde el principio para la salvación mediante la acción santificadora del Espíritu y la fe en la verdad. Para esto te llamó por medio del Evangelio, para que consiguieras la gloria de nuestro Señor Jesucristo”. 2 Tesalonicenses 2, 13-14

lunes, 15 de septiembre de 2008

TESTIMONIOS (4)




Se mataría fumando droga.

Testimonio de Fredy L.M.


La vivencia de Fredy comienza en Puerto Berrío, un pueblo de Colombia donde vivía una jovencita de 18 años, Eva M. Ella era una joven rebelde que cansada de la monótona vida del lugar decide viajar a la Ciudad de Medellín en busca de un mejor futuro y de un amor que llenase ese vacío y soledad que sentía en su vida.

Cargada de muchos sueños e ilusiones la joven parte a la gran ciudad, donde gracias a sus encantos es pretendida por Israel L., un hombre pudiente y gran empresario con quien se vincula sentimentalmente, sin advertir que era un hombre casado. Como fruto de esta relación Eva queda al poco tiempo en embarazo y todos sus ideales parecen venirse al piso cuando Israel al conocer su estado le propone abortar a su hijo. Ella muy triste por la actitud del padre y a la vez feliz por esta bendición que representaba este retoño en su solitaria vida, se niega a las pretensiones de su compañero y decide educar y sacar adelante a su hijo sin el apoyo y el amor del padre.

Desde el momento en que Eva toma la decisión de tener a su bebe el mundo parecía venírsele encima. Estaba sola, su compañero le había dado la espalda, sin dinero, sin trabajo y enfrentando en un total abandono y desprecio esta nueva etapa de Madre.

Un 21 de Diciembre de 1951 nació Fredy en Medellín en un hospital de caridad y enseguida El y su madre sintieron el rechazo de una sociedad que los señalaba, a ella como madre soltera y a Fredy como hijo natural. La única opción para Eva fue devolverse a su pueblo natal donde el único trabajo que consiguió fue en una casa de citas de su pueblo: “La casa de Raquel”.

Allí ambos llevaron una vida de muchas dificultades y privaciones materiales y afectivas. En este medio de prostitución creció Fredy con una rebeldía y resentimiento ante el rechazo por su condición. A medida que fue creciendo el niño, su madre fue consciente de que él no crecía en un ambiente adecuado; razón por la cual decidió dejar su oficio como damisela de la noche e iniciar sus clases de modistería, motivada por el Sacerdote y una maestra del pueblo.

Fue en una pequeña recamara rentada donde ejerció su nuevo oficio de modista que Eva confiará su hijo en sus oraciones a la Madre del cielo y le obsequió a su pequeño una imagen de la Santísima Virgen bajo la advocación de la Virgen del Carmen, la cual ubicaría por encima de la camita del menor.

Así transcurrió la vida para Fredy hasta la edad de doce años cuando sus aventuras en la calle lo iniciaron prontamente en los vicios del cigarrillo, la marihuana y la pornografía la cual destruyó su vida al dejar en el una enfermedad y una marcada fijación por el sexo.

Eva consiente de la situación de su hijo decide llevarlo a la ciudad de Medellín y presentarlo a su padre con la esperanza de sacarlo de este infierno y darle una mejor educación. La vida de Fredy en la ciudad dio entonces un giro de 180 grados; pasó de un día para otro de vivir en un pueblito al que ni siquiera había llegado la energía eléctrica a vivir en un prestigioso barrio de Medellín al lado de Amparo, una de las “amigas” de su padre de quien se gano pronto el cariño.

La ciudad trajo para Fredy nuevas experiencias y mayor posibilidad de dar rienda suelta a todas esas aventuras juveniles y también lo inducía a continuar su vida de vicios. Pero conoció a María Cecilia, la que hoy en día es su esposa: una niña de ciudad, educada, culta, bonita y proveniente de una muy importante familia con grandes valores cristianos.

Entre ellos surgió un amor muy bonito que por las andanzas de Fredy y la mala fama de su Padre no fue muy bien visto por la familia de la joven. Ambos decidieron continuar en secreto su romance y cuando los padres de la adolescente se dieron cuenta de su relación clandestina prefirieron sacarla de Medellín.

Fredy siente en su vida nuevamente el rechazo y un gran resentimiento que lo llevo a creer que consiguiendo dinero fácil, seria aceptado por los padres de su niñita.

Ante la tristeza de la pérdida de su querida novia Fredy continúo sus andanzas en medio del alcohol, la calle, el vicio y los negocios de su padre que le facilitaron la oportunidad para incursionar en el mundo del narcotráfico y el contrabando.

Unos años después la bella niña hecha ya una mujer volvió a Medellín y resurgió de nuevo la relación clandestina. Fredy ante el miedo de perderla de nuevo vio como única solución el tener un hijo con ella.

Se casaron cuando la joven salió en embarazo y pocos meses después nació Pablo, un lindo bebe que fue el orgullo de todos. Sin embargo, la vida que llevaba no le permitió ser un padre ejemplar para este niño ni un buen esposo para María Cecilia. A los ocho meses de nacido su hijo, Fredy cae por primera vez en la cárcel.

Fue una experiencia muy dura para María Cecilia y para el niño, quienes crecieron sin el apoyo paternal. Nuevamente a los 18 años de Pablo Fredy cae en la cárcel por extorsión, permanece allí por años rodeado por los perores delincuentes. Para su esposa y su hijo fue un golpe devastador y la circunstancia que creían los separaría definitivamente.

Durante su estadía en la cárcel Fredy había tomado la determinación de acabar con su vida. Decidió que Una vez estuviera fuera al igual que un conocido suyo se mataría fumando droga. Es puesto finalmente en libertad y sale decidido a ejecutar su plan suicida. Se encierra en una habitación de la casa que años atrás había regalado a su madre, sella fuertemente las puertas y ventanas y comienza a consumir y a sumergirse poco a poco en lo que el mismo llama un infierno rodeado por el vicio y la pornografía. Consumía licor, droga, y cigarrillos día y noche; esperando que la muerte llegara en cualquier momento.

Pasaron algunos meses y en sus pocos momentos de lucidez lo único que recuerda es la intensa oración de su madre quien rezaba día y noche el santo Rosario, para que su hijo no acabara con su vida en esa forma tan indigna y decidiera salir de la habitación y recuperarse.

Durante este tiempo cayó en un estado de indigencia total y llego incluso a perder varias piezas dentales. Una noche en el techo sintió un brillo y de esa luz salió una dulce voz. La santísima virgen le decía que abriera la puerta porque él no moriría en ese lugar. Fredy desconcertado trataba de adivinar de donde venia esa voz. Lo único que logro reconocer fue el cuadro de la Virgen del Carmen que su madre le había obsequiado años atrás. La Santísima Virgen le pidió que llamara a Eva y le dijera que en ese día de la Madre el regalo para ella era la conversión de su hijo.

Fredy sale de su encierro e inicia entonces un proceso de desintoxicación de su cuerpo y sanación de su alma en varias instituciones. Durante este periodo Fredy teme una recaída ante la tristeza por la pérdida de Eva, quien antes de morir le entrega un rosario presintiendo que seria la Santísima virgen la mediadora para alcanzar por la Misericordia del Señor su curación definitiva y la restauración de su vida y de su hogar.

Años después llega a la Comunidad católica de Laicos, Foyer de Charité en Colombia y con la ayuda espiritual del Padre Fernando Umaña comienza el milagro de su conversión definitiva. El Señor en su infinita misericordia restituye no solo la vida de Fredy, sino su hogar. Jesús sana los corazones de su esposa y de su hijo y ambos como matrimonio renovando su votos se entregan a la vida comunitaria de este ministerio donde actualmente comparten en diferentes retiros esta vivencia de infierno, pero tan bien la experiencia salvífica de su hogar por intercesión de la santísima Virgen María, bajo la gracia de la Infinita Misericordia de Dios. +Una bella lección sobre el amor, el perdón y la Misericordia.

http://fredylondono.vidaconsagrada.net/About-Us.php

Un mes con Eva (15)

Y el designio de Dios para ti, Eva, era ser “revestida, como elegida de Dios, santa y amada, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia” Colosenses 3, 12.

domingo, 14 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (14)

Si lo hubieras conocido a Él, podrías haber dicho como Pablo: “muy gustosamente gastaré y me desgastaré totalmente por vuestras almas. Amándoos más ¿seré yo menos amado?”. Pero ahora tu vida, Eva, es un proyecto truncado, un designio de Dios que no ha llegado a su término y tu muerte, inútil.

PALABRAS DE VIDA (7)



Luego me mostró el río de agua de Vida, brillante como el cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero. En medio de la plaza, a una y otra margen del río, hay árboles de Vida, que dan fruto doce veces, una vez cada mes; y sus hojas sirven de medicina para los gentiles. Apocalipsis 22, 1-2

Señor Jesús que, con la entrega de tu preciosísima sangre, nos has recuperado para Dios y nos has devuelto la inocencia, concede a los alejados encontrar testigos en tu Iglesia, cual hojas del árbol de la Vida, que les procuren medicina para su enfermedad y les guíen hasta el río de agua de Vida que brota de tu trono.

sábado, 13 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (13)

Ojalá hubieras conocido, Eva, ese amor de Jesús que “sabiendo que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo” Juan 13, 1

viernes, 12 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (12)

¿Fue la caducidad del amor humano? Entonces, ojalá hubieras conocido el amor que de lejos se aparece y te dice: “Con amor eterno te he amado: por eso he reservado gracia para ti”. Jeremías 31, 3

jueves, 11 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (11)

¿Fue que “tu amado se había ido de largo. El alma séte salió a su huida. Le buscaste y no le hallaste, le llamaste, y no te respondió”? Cantar 5, 6. Si fue esto, Eva, no lo sé; solo sé que no encontraste centinelas a quien preguntar, que estuvimos todos dormidos.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

martes, 9 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (9)

¿Fue el amor dado y no recibido? ¿Un amor “aborrecido con tan gran aborrecimiento que fue mayor su aborrecimiento que el amor con que había amado”? 2 Samuel 13, 15.

lunes, 8 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (8)

¿Que motivos te llevaron, Eva, a la muerte procurada por tu propio peso? ¿Que tuvo la tierra que te atrajo más que el cielo para el que fuimos creados?

domingo, 7 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (7)

Y nadie quiere hablar ya de Eva. Sus amigos rehúyen nombrarla y nadie quiere recordar lo que pasó.

PALABRAS DE VIDA (6)




Yahveh Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles deleitosos a la vista y buenos para comer, y en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal. Génesis 2, 9


Comiendo del árbol de la ciencia no adquirí conocimiento, que ya tenía; no conquisté el gozo de la sexualidad, que ya disfrutaba con Eva; no adquirí mayoría de edad, pues no tenía que cumplir años, eternamente joven como era; no avancé hacia el horizonte del conocimiento del mundo, pues el mundo ya era mío y yo le ponía nombre a las cosas; simplemente fue una elección, Dios o no Dios. Comí contra la voluntad de Dios y perdí conocimiento, perdí a Eva, perdí un mundo paradisíaco, perdí la juventud, perdí a Dios y con Él perdí la vida.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (6)

Inexplicable: una chica guapa, agradable, alegre, comprometida con los demás. Nunca sospechamos que pensase en el suicidio como otros piensan en las vacaciones.

viernes, 5 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (5)

Eva por quien Adán cantaba: “hueso de mis huesos, carne de mi carne”, había sucumbido una vez más a los cantos de la muerte.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Suicide Prevention

Un mes con Eva (4)

No pude verla enterrar. Nos separaban muchos kilómetros de distancia y un abismo de vida. Ya no la veré hasta que “el cielo de los cielos, el abismo y la tierra sean sacudidos a la hora de su visita” Eclesiástico 16, 18

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (3)

Cuando sonó el teléfono y me dieron la noticia, yo estaba en el parque con mis hijos. Los niños bajaban y subían del tobogán como los ángeles por la escala de Jacob.

martes, 2 de septiembre de 2008

Un mes con Eva (2)

Un día me llamaron para decirme que se había suicidado. Eva no me devolvió el libro y Dios no me devolvió a Eva.

lunes, 1 de septiembre de 2008

TESTIMONIOS (3)



Llegue a pensar varias veces en el suicidio…

Hola a todos mis hermanos !!!... Que el Señor los bendiga, les escribo estas líneas para dar testimonio de que Jesús esta vivo !!!!

Quiero contarles que yo vengo de una familia católica y estudie en un colegio católico: "La Salle", en Managua (Nicaragua). Pero joven, al fin seguí mis propios pasos y le di rienda suelta a todos mis deseos y no soportaba que me hablaran de Dios o de algo que tuviera que ver con religión; nunca asistía a misa y las 2 o 3 veces que fui con mi mama siempre terminábamos disgustados porque yo nunca me arrodillaba a la hora de la Consagración Eucarística. Cuando llegue a los Estados Unidos tenia 21 años y seguí mi carrera desenfrenada de la vida, pero poco a poco me comensé a aburrir de lo que hacia y comensé a deprimirme a tal punto de pensar que mi vida no servia para nada y que a nadie le interesaría saber de mi, llegue a pensar varias veces en el suicidio porque ya no quería vivir.

Fue entonces en esos momentos que me ocurrió algo "extraño"....Una noche, cuando regresaba a mi casa caminando, en una de las casas antes de la mía y el jardín tenían una imagen de la Inmaculada Concepción, fue como que ALGO ME DETUVO y mis ojos no dejaban de mirar los ojos de la Virgen, pero yo no deje de caminar y paresia que no lograba pasar del mismo lugar, entonces me asuste y salí corriendo, me fui directo para la cama, eran como las 9 de la noche (siempre me acostaba a media noche, porque me costaba consiliar el sueño) recuerdo que me quede dormido de inmediato y esa noche tuve un "sueño" (siempre que soñaba eran cosas malas, como gente que siempre me perseguían para matarme): soñé con la Santísima Virgen Maria, no me decía nada, solo me tenia arrecostado entre sus piernas como a un baby y me pasaba la mano por mi rostro (mas o menos como la imagen de la Señora patrona de Puerto Rico). Al día siguiente me levante temprano y estaba literalmente contento, no sabia el porque pero estaba contento, en esa semana en mi trabajo la pase de maravilla, las cosas las empesaba a ver de otra manera, saludaba a las personas con agrado y muy respetuosamente, pero no sabia que me estaba ocurriendo, recuerdo que se lo comente a mi novia (ahora mi esposa) y le dije que no sabia lo que me estaba ocurriendo y yo quería saber que me pasaba… ¿Por qué estaba contento si yo decía que no tenia motivos,? Entonces mi novia me aconsejo que fuera a conversar con algún sacerdote. Entonces decidí que al próximo domingo iría a la misa por mi propia cuenta, y así lo hise, fui a la misa y cuando termino, el comentador hiso un anuncio de que el próximo fin de semana tendrían un "SEMINARIO DE VIDA EN EL ESPIRITU", de inmediato dije para dentro de mi: "ahí voy a saber lo que me esta pasando" , sin saber de que se trataba aquello de "seminario" decidí ir y me anote para asistir, toda la semana pase esperando ese tan esperado retiro en el cual yo decía que me dirán que era lo que me estaba ocurriendo. Y así fue que llegue al retiro, cuando comensó la primera charla del "AMOR DE DIOS" no me pude contener y revente a llorar, todo el retiro la pase llorando, el sábado en la noche a la hora de la Unción, ya no podía mas y le dije al Señor en mi corazón que no sabia nada de lo que pasaría el día de mañana así que hiciera lo que le diera la gana yo no soporto mas vivir de la manera en que estaba viviendo hasta ahora, así me llevaron al frente para que oraran por mi, me impusieron las manos y yo empecé a temblar, todo mi cuerpo estaba temblando, estaba con fuego, estaba todo sudado y bañado en lagrimas (el coro cantaba la canción que dice : "mi alma alaba al Señor y mi espíritu se alegra en su presencia..." ) en ese momento caí al piso y no dejaba de temblar, paresia como si un terremoto cayera sobre mi, me levantaron y seguí temblando fue entonces que de mi boca salio un canto, no sé, fue como sonidos, elevaba la voz pero no era en español, eran sonidos que no entendía, mientras el coro seguía cantando yo seguía con mis sonidos, fui vasiado de mi y llenado con la fuerza del espíritu Santo, no comprendía lo que me estaba pasando pero estaba seguro de que "esto" era lo que mi alma tanto anhelaba.... doy gracias al Señor que me llamo a través de la Virgen Maria, hoy pertenesco al Grupo de Oración de mi parroquia Santa Mónica, y trabajamos en el ministerio de Crecimiento de la Renovación Carismática Católica Hispana de la ciudad de Miami, estoy muy contento, el Señor ha bendecido mi vida , tengo una esposa maravillosa, ella es cubana y pertenece al Ministerio de Alabanza de la Parroquia, tenemos un baby de 6 años que esta en primer grado y mi familia especialmente mis padre han sido los primeros sorprendidos con el cambio de vida de su hijo mayor y están profundamente agradecidos con el Señor. Bueno mis hermanos he tratado de ser lo mas breve posible, que Dios los bendiga !!!!

http://www.rcc.org.ar/content/view/166/

Un mes con Eva (1)

Septiembre, es un mes depresivo como pocos: por el fin de los amores veraniegos, por el cambio de estación, la vuelta de vacaciones al trabajo, las separaciones matrimoniales, los gastos extras, porque empieza a refrescar y las noches son más largas. Por eso, todos los días de este mes os ofrecemos unas meditaciones sobre mi amiga Eva, que dio un paso hacia la nada hace diez años. Espero que os levanten el ánimo.


Yo tenía una amiga que se llamaba Eva. Un día vino a verme a casa y me pidió un libro de teología. Entonces yo no sabia que estaba pidiendo ayuda.